ANGUISH

Necro Doom. Solo esas dos palabras son necesarias para describir lo que hace el grupo sueco ANGUISH. Y no me refiero solo al sonido, sino a su esencia. Sus ambientes. Sus letras. Su ocuridad. Su imaginario. Este año han lanzado en formato digital su más reciente álbum, “Doomkvädet”, que ha salido en CD hace muy poco. Un álbum que ha surgido en mitad de una pandemia mundial. Pocas cosas más Doom puede haber. Hoy charlamos con su vocalista, J. Dee, con quien indagamos en su simbolismo, sus letras y mucho más.

Read the English version

–  Hola, antes de nada gracias por tu tiempo. ¿Cómo lo lleváis? Aunque ya se ve el final, siguen siendo tiempos inciertos, ¡aunque parece que os habéis mantenido ocupados y creativos!

Hola. Claro, es un placer. Bueno, por supuesto, el actual estado del mundo podría ser mucho mejor pero, para mí personalmente, no ha habido demasiada diferencia en comparación con antes de la pandemia. Aunque, si todo hubiera ido como estaba planeado, habríamos salido de gira, pero en vez de eso tuvimos tiempo para entrar en el estudio. Son tiempos extraños, pero nunca puede entorpecer el proceso creativo.

-¿Cómo es crear un Artefacto durante una pandemia mundial? ¿Mientras se trabaja en él se es realmente consciente de lo distópica que es la situación? ¿Se convierte el disco en una especie de refugio, una forma de escapismo?

La música, como un todo, en algunos casos se convierte en un refugio. Las canciones de nuestra “ópera magna” han estado en las cañerías durante algunos años, por lo que se empezó antes del brote. Pero supongo que una plaga en los tiempos modernos pone la definición del Doom en su auténtico lugar. Suecia ha tenido una contingencia muy distinta respecto a la pandemia, por lo que hemos tenido muchas más libertad en comparación con muchos otros países. Esto hizo posible que ensayáramos, aunque teniendo mucho más cuidado.  Por lo que, para una persona del tipo, digamos “no muy fan de los grandes grupos de gente”, como yo, ha sido para mejor. Para mí la música siempre ha sido una forma de liberarme. Una manera de sacar mi ira. Si no compusiera y tocara, la verdad es que no sabría cómo lidiar con mis emociones.

-El “Artefacto” es vuestro nuevo álbum, “Doomkvädet”. ¿Qué significa el título (de manera literal y no literal)?

Es un final. Una especie de testimonio. Es cuento de algo muerto. Y el nacimiento de algo antiguo aunque joven. La muerte del Doom Metal. Doomkvädet, la canción de la maldición (“doom”).

-Este disco acaba de salir en CD con Sun & Moon Records. ¿Cómo os pusisteis en contacto con ellos y por qué? ¿Hay planes de lanzar algún otro formato físico?

Cuando grabamos “Doomkvädet” lo hicimos sin tener un sello. Sentíamos que High Roller no eran para nosotros, ya que no parecían entender realmente ni las Artes Oscuras ni a nosotros. Buscamos un poco por todas partes, y así fue cómo encontramos Sun & Moon. Parecían encajar bien con nosotros, y conocían las Artes Oscuras. Lo mejor de todo es que querían editar nuestra última creación. Como la pandemia nos tiene a todxs cogidxs por el cuello; veremos. Ojalá exista un vinilo algún día, en el futuro.

-Este disco es vuestro primer trabajo con la batería de Björn. ¿Qué efecto dirías que tuvo esto en el resultado final?

Sinceramente, enorme. Aportó un peso a la batería que nunca antes habíamos tenido.  Es la definición del Doom. A ritmo lento y constante. Dio a los temas el tipo de zumbido que ahora llamamos “Doomkvädet”. Las primeras demos que grabamos para los cortes eran un poco más enérgicas, aunque no más rápidas. Simplemente diferentes. Ya os hacéis una idea.

-De todas formas, hace poco anunciasteis que ha dejado el grupo. ¿Qué tal está yendo la búsqueda de un nuevo batería?

Sí, desafortunadamente para nosotros. Pero valoramos mucho haberlo conocido. Soy fan de OCEAN CHIEF desde que era muy joven. En cuanto a la travesía parar encontrar unx nuevx batería; está en marcha mientras hablamos. Así que, en vez de buscar, le pedimos a nuestro amigo Erik, que lleva la batería en ONDSKAPT, si podría entrar en nuestro vacío. Por lo que, cuando terminemos esos conciertos que tenemos, podremos dedicar por completo nuestros esfuerzos en buscar y probar potenciales baterías.

-Yendo a algunas de las pistas del largo, ¿cómo y por qué decidisteis tener de nuevo a Christoffer y a Daniel Arvidsson en “Our Funeral”? ¿Qué añadieron/aportaron con su colaboración a las voces?

Todo empezó  cuando David vino con ese monstruo de demo. “He empezado a componer otra canción”, dijo. Y entonces la escuché. Ya sabía que quería a ambos como invitados, pero no había decidido en qué tema. Pero cuando escuché la demo de “Our Funeral”, supe que esta se convertiría en nuestro funeral. Escribí sus piezas para ellos y las hicieron exactamente como lo imaginaba en mi mente. Nunca he estado tan orgulloso de una canción como cuando escuché la versión completa, con todas sus partes montadas.

-Da la sensación de que ese tema no solo cierra el disco, sino un ciclo. ¿Qué significado simbólico tiene?

Puede que sea un descarriado en la escena Doom Metal, o al menos de una opinión discordante; pero creo que el Doom Metal lleva mucho tiempo muerto. El último gran trabajo fue en los 80 y desde entonces y en adelante, todos nosotros estamos manteniendo unas pequeñas brasas incandescentes. La mayoría de discos y bandas de Doom después de esa caída de la gloria, apestan (posiblemente alguna gente nos meta en esa categoría también, pero no me importa). Es un buen lugar en el que estar; poder escuchar todas las obras maestras de entonces y sentirse cautivadx una y otra vez. “Our Funeral” es la sensación y el abrazo de esta muerte. Juntarse alrededor de esta maravilla ancestral y enviarla a su último sueño. Y con él nos mantenemos erguidos, porque no somos nuestros antecesores. Y nunca podremos serlo.

-Diría que “Doomkvädet” es vuestro trabajo más completo, más oscuro y más pesado hasta la fecha. ¿Era algo que buscabais o tan solo un resultado de cómo fluyó todo? ¿Cómo compararías, o en qué difiere, de vuestras anteriores obras?

Bueno, supongo. Creo que esta vez realmente quería que fuera “más” que antes. Y el resto de chicos estuvieron de acuerdo.  Realmente no hemos cambiado nuestra visión firme sobre lo que queremos conseguir, simplemente queremos más de eso. Para empezar, no está afinado tan bajo como nuestras anteriores creaciones. David llegó a una conclusión hace algunos años: el peso, la oscuridad y la atmósfera no amplifican lo más allá hacia el infierno que quieras ir con la canción. Y tenía razón, sin duda. Y los temas de las letras son más íntimos.

-Todo el álbum es terriblemente aplastante y melancólico, pero diría que tiene una especie de oscuridad bella. ¿De dónde nace esto? ¿Cuáles son vuestras inspiraciones no musicales? Arte, momentos, viajes…

Gran parte de nuestra inspiración común viene de músicxs suecos, como las canciones de Alan Edwall. Además, cada año paso tiempo en su ciudad natal, donde los valles son profundos y los bosques salvajes. Para mí personalmente, todo se puede convertir en una fuente de asombro. Puede ser un gato cazando o el diabólico aullido del viento. El bosque es casi un cliché está sobado en los grupos nórdicos, pero también es cautivador. Uno de los momentos más monumentales que he vivido fue la cumbre del Kebnekaise en el norte de Suecia. Pocas cosas más grandiosas hay que la gloria de la naturaleza.

-Toda esta aura misteriosa, oscura, está redondeada por vuestras letras pero, ¿de qué tratan? ¿Las catalogarías como fantasía oscura, algo que viene de Dentro, experiencias codificadas…?

Desde “Magna” mi mente se ha vuelto un poco extraña, aún no puedo decir por qué, si está relacionado con la edad o con el conocimiento. No lo sé. Pero ya sabéis cómo va; a veces, simplemente, cambias. Y los temas de las letras han cambiado conmigo. “Doomkvädet” va de locura y la sensación de estar perdidx y sin esperanza. Va de miedos. Y del Necro Doom.

-Así que, ¿qué es para vosotros vuestra música? ¿O qué retrata/canaliza?

Es el canal con el cual recolectamos nuestros corazones y deseos. Una manera de dejar una marca en el mundo. Aunque no seamos un gran nombre en la escena, al menos tenemos esta música. Si no es para nadie más, al menos para nosotros. Han pasado ya tantos años…

-En la portada no hay rastro del zorro. ¿Cómo es eso? Y, ¿qué representa el arquetipo del zorro en el imaginario de ANGUISH?

“Through the Archdemons Head”, “Mountain” y “Magna est vis Siugnah” tenían un tipo de sentimiento diferente, a nivel emocional. Pero “Doomkvädet” es de una naturaleza distinta. Otro tipo de narrativa. El zorro representaba muerte y renacimiento. La dualidad y el anhelo de Siugnatha. Sigue presente en “Doomkvädet”, solo que con un matiz distinto.

-La portada es obra de Louise Wik. ¿Cómo trabajó en ella? ¿Le dísteis alguna pauta?

Le dimos algunas ideas básicas.  Le mandé algunas demos y las letras para que se hiciera una ida de la dirección que buscábamos. Pero el resto fue todo ella. Creo que se le debe dar al/la artista toda la libertad posible. Quiero decir, es una profesional en este caso. Queríamos su arte por el imaginario cautivador y la oscuridad que logra manifestar.

-Antes de terminar la entrevista y dicho todo esto sobre “Doomkvädet”; ¿cómo lo describirías con solo 3 palabras?

Puro Necro Doom

-Y finalmente, ¿qué es lo siguiente para ANGUISH?

Empezaremos a componer algo de material nuevo y a prepararnos para, esperemos, el final de la pandemia. El abismo no espera a nadie.

– Esto es todo por nuestra parte, gracias de nuevo por tu tiempo. Si quieres añadir algunas últimas palabras; tómate la libertad de hacerlo.

Gracias por las bien articuladas preguntas. No importa lo que suceda, persistiremos y resistiremos a pesar de las vacilaciones de las modas musicales.

Tania Giménez

Tania@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin