SHAAM LAREIN

No voy a mentir, cuando me recomendaron por primera vez SHAAM LAREIN y escuché el proyecto, no terminaba de pillar la idea. No me gustaba. Pero le di más oportunidades y se convirtió su debut “Sculpture” en uno de esos discos que va creciendo con las escuchas. El proyecto de la propia Shaam es dramático. Misterioso. Pasional. Pero sobre todo es oscuro. Es tan triste como bello. Con unas armonías e interpretaciones vocales únicas y unas letras muy personales. Es una de esas obras con símbolos. Que esconde cosas. Así que nada mejor para desvelar sus secretos y descorrer velos que charlar con la propia Shaam Larein.

Read the English version

– Hola, gracias por tu tiempo, ¿cómo lo llevas?

Hola Tania, claro, de nada. Estoy bien, acabo de venir de dar un paseo. Está precioso afuera. Nevado y quieto.

-Antes de nada, ¿de dónde surgió la necesidad de formar la banda?

Oh, bueno, creo que de la necesidad de tener músicxs tocando melodías. Así de simple. Tenía muchas ideas en mente. Muchas canciones que quería compartir. Así que entró la gente adecuada.


-Vienes de Uppsala. Parece que ahí hay mucha cosa. Parece que hay creatividad. ¿Sientes que ahí formas parte de algo?

Yo soy de Estocolmo pero vivo en Uppsala. En mi opinión, Uppsala ha marcado su música con grandes bandas, desde luego. Grandes bandas. Aquí lxs grandes artistas respetan el arte. También hay mucha mierda, como en cualquier ciudad, jaja. No sé si siento que soy parte de algo. Para mí no es así. Compongo música y después le pido a la persona que podría añadir algo interesante el disco que colabore. Pero creo que he marcado mi música de una manera bastante positiva, tanto aquí, en Uppsala, como fuera.

-Hace poco has estado “lanzando” una trilogía de vídeos grabados en directo. ¿De qué canciones y por qué? ¿Cuál es la historia que hay detrás?

¡Sí! Elegimos tres temas que queríamos tocar (“Lunar Crater”, “Traveler” y “Lifes Coma”). También con el pensamiento de tener tres energías diferentes con las que tocar. Nos aburrimos y queríamos hacer algo especial para el álbum, ya que todos los conciertos del año pasado se cancelaron/pospusieron. Así que le pedí a Gottfrid (Åhman) que volviera a colaborar conmigo. Y, básicamente, le di total libertad para que filmara los temas y también para que los editara. Quería que los vídeos sonaran un poco diferente del disco. Son más crudos. En realidad, reflejan exactamente cómo sonamos en directo; siempre es más intenso y sucio. ¡Y voila!

-Tu disco debut es “Sculpture”. Salió hace algún tiempo pero la segunda edición se editó en septiembre. El principal foco del disco parece estar puesto en las letras y en las voces, ¿me equivoco? Y, ¿cómo trabajas en las líneas vocal teniendo tres voces distintas? ¿Qué aporta esto a tu creación?

¡Es correcto! Como ya era cantante antes de empezar a explorar mis habilidades como compositora, es algo natural que mis canciones se centren mucho en las voces. A menudo canto melodías aquí y allá, pero no cojo la guitarra y toco. Por supuesto, también me centro en el instrumento. La verdad es que ya estoy componiendo el siguiente álbum y ahora estoy empezando con los instrumentos. ¿Por qué tomar siempre el camino más seguro? Pero cuando escribo las voces (o cuando lo hice para “Sculpture”) no pienso “¿quién debería cantar esta parte o esta otra?”. Tan solo intento crear y poner ahí todas las voces, y mientras estoy en el proceso sale de manera natural de quién es cada parte. Estamos las tres, que somos diferentes pero juntas nos complementamos. Me encanta poner a Linnea en las notas más altas, especialmente cuando quiero que algo suene muy fuerte y potente. Tiene una voz que eleva las voces. Nathalie tiene ese rollo peligroso, histérico con el que me encanta experimentar y volverme loca todo lo posible. Su voz profunda aporta este fondo tranquilo y firme que adoro.

-Tu sonido es tan desesperado como bello. ¿Cuáles son tus inspiraciones no musicales? Otrxs artistas, momentos, viajes…

Muchas gracias. Encuentro mucha inspiración en la música. Me encanta explorar y dejarme inspirar por sonidos. Indagar y experimentar con ellos. Pero hay mucha inspiración que viene de leer y de, simplemente, vivir esta vida loca e intensa. Escucho muchas cosas y muy variadas. Soy tan abierta como estricta. La cosa es, dame buena música y la escucharé, mientras no sea Reggae. Pero últimamente he escuchado escuchando a TAPHOS, una banda de Death Metal de Copenhague. Buena mierda.

-De hecho cuando escuché tu música por primera vez me vino a la mente una frase de Kenneth Anger que dice “He encontrado la definición de lo Bello. Es algo tan intenso y triste […] Que casi no puedo concebir una clase de Belleza que no tenga nada qué ver con la Pena”. ¿De qué manera la Pena es parte de lo Bello o viceversa? ¿Tiene la tristeza, socialmente, una mala reputación?

Qué forma más bonita de decirlo. En mi opinion, es el/la observadorx quien tiene qué decidir dónde reside la belleza, y entonces tienes que decidir cómo definirlo. La Pena para mí es algo muy poderoso. Puedo expresar mucho con ella. Cuando sientes algo que impulsa otras emociones, pueden suceder muchas cosas por el camino. Especialmente en el proceso de composición. Para mí, la Pena tiene muchas caras, y una de ellas es bella. Diría que os atreváis a mostrar lo que diablos estéis sintiendo sin pensar demasiado. Al final, la música es cuestión de gustos. Pero, en mi opinión, cuanto menos lo intentes, más auténtico es. No, no creo que la Pena tenga una mala reputación a nivel social. ¿Por qué? Somos humanxs. Sentimos. La Pena es poder. Actitud. Cuando te sientes triste, puedes hacer mucho. Yo, soy más valiente cuando estoy triste.

-En general da la sensación de que para ti lo más importante en la música son las emociones, las energías que canaliza. Parece que no dejas que la racionalidad interfiera con tu creatividad. Y creo que de esta manera logras crear una sensación que casi induce al trance. ¿Es este tipo de emoción algo que quieres que transmita tu música? ¿Qué herramientas o procesos utilizar para llegar a este estado como de trance?

¡Sí, se podría decir que es así! Me gusta el misterio. En realidad a veces dejo que la racionalidad interfiera, abre muchas puertas interesantes a mi creatividad. Cosas con las que no me atrevería a jugar creo. Pero sí, sobre todo cuando creo cierro la puerta al exterior e intento estar conmigo misma y con las ideas que tengo. ¡Me gusta lo que has dicho de inducir al trance! Aunque no es algo en lo que piense activamente. Me hace pensar que quizás te llevé a otro lugar en el que, ojalá, sintieras algo que marcara tu experiencia allí y te dejara huella. Sería algo bonito que transmitir. También pasión, y atreverse a abrir la mente, volverse locx y entonces aterrizar firmemente en el suelo. No sé si tengo herramientas, quizás solo ese autorretrato mío que va saliendo. No me centro demasiado en eso. Quiero que la música sea lo más honesta posible sin intentar alcanzar un sonido especial que quizás no esté en mí. De esa forma conectas con tu música a otro nivel.

-¿La principal fuente de inspiración de SHAAM LAREIN viene de Dentro o de Fuera?

La verdad es que no sé si entiendo la pregunta al 100%. Si por Dentro de refieres a mí, a mi yo Interior y mi esfera privada y si por Fuera te refieres a mi entorno, el mundo en el que vivo, diría que ambas. Cuando compongo estoy abierta al 100% con mi creación. Escuchar lo teatral de la música, los diferentes elementos que cambian en las canciones, la combinación entre lo misterioso/dramático/histérico y lo frágil (por ejemplo), me reflejan a mí misma. Eso es mi yo Interior, que permito que surja en mi composición. No me afecta demasiado el exterior, aunque a veces es necesario. Quiero decir, la vida fuera de mi propia burbuja tiene mucho que ofrecer, pero tengo cuidado con lo que elijo coger de ella.

-Por lo que, ¿qué es para ti tu música? ¿O qué refleja? ¿A ti misma?

Oh, bueno, es muchas cosas, pero para darte algo, lo que junto son mis pensamientos y emociones para crear libremente mi propio mundo, en el que me atrevo a probar mis límites sin dudarlo. Unx amigx que conozco cada vez más cuanto más tiempo pasamos juntxs. Se podría decir que es mi debilidad y mi fuerza unidas para formar este sonido. “Sculpture” fue así. Definitivamente, me retrató. Pero también retrata el mundo a través del filtro de mis ojos y de mi mente.

-Y, ¿qué es “Sculpture”? ¿Es un Símbolo? Tanto el título (que es bastante evocador) como el disco en sí.

A medida que llegaba al final del proceso de composición, veía algo frágil, poderoso y dramático. Las canciones adquirieron un cuerpo y una historia propias, pero dependen el uno del otro también. Vi que tenían un vínculo. Juntos crearon un viaje de principio a fin. Y con esto me refiero desde el primer tema, “Aurora”, hasta el final con “Traveler”. Cuando escuché el disco sentí como si estuviera contemplando una escultura. Así que sí, para mí entonces fue obvio cómo se tenía que llamar el disco.

-¿Y el artwork? Es bello y, de nuevo, parece muy simbólico, ya que parece que la parte visual/estética es importante para ti. ¿Son otro aspecto más de tu obra?

¡Gracias! ¡Por supuesto, por supuesto! ¡Para mí el artwork es muy importante! Poder dejar que la parte visual hable por la música, que te haga pensar y reflexionar… Es bello. Es la cara exterior del álbum. Volqué mucha pasión y tiempo en elegir los elementos adecuados. También prefiero trabajar con arte en vez de elegir una foto del grupo/mía y ponerla en la portada. Eso es aburrido. Esta la hizo Pelle (Åhman). El artwork ya estaba hecho, pero cuando lo vi no pude pensar en otra cosa. Tenía que tenerlo. ¡Era “Sculpture”! También me gusta trabajar con cosas que quizás no sean muy obvias. Me gusta coger otro camino. Menos los dos singles que sacamos, “Aurora” y “Traveler” (hechas por la gran Luciana Lupe Vasconcelos), que tienen portadas más específicas para los trabajos.

-Háblanos de la canción “Zaman”, que es árabe. Eres sueca pero tienes orígenes orientales. ¿Es importante para ti, no solo en un contexto creativo, mostrar estas raíces?

Para ser sincera, “Zaman” es una pieza muy importante. Fue la última canción que sentí completaba el disco. Me gusta mantener ese tema “oculto”, pero en general trata sobre el pasado que ha marcado tu vida, que te derrotó con lo que tenía preparado para ti y que nunca te pidió permiso o te volvió a mirar. La canción está cantada en árabe porque así lo necesitaba. No era mi intención inicial, pero me di cuenta de que mis expresiones se sentían más reales cuando cambié el idioma. Cuando canto para mí misma casi siempre me escucho un aire de oriente medio. Lo siento aunque me considere 100% sueca. Mis padres me enseñaron mucho sobre mi cultura. No sé si pienso en ello como algo importante y en lo que poner atención, pero sí como algo que ha marcado algo en mí en lo que se refiere a mis raíces. No presumo de ello, pero lo aprecio y respeto por lo que me ha dado.

-Dicho todo esto sobre “Sculpture”; ¿cómo lo describirías con solo tres palabras?

SHAAM LAREIN – “Sculpture”.

-Y, finalmente, ¿cuáles son ahora tus planes de futuro a corto plazo en estos tiempos inciertos?

Por ahora estamos componiendo material nuevo y nos centraremos en eso. Y si las circunstancias mejoran, quizás algunos conciertos/festivales. No voy a mentir, echo mucho de menos el escenario.

– Esto es todo por nuestra parte. Gracias de nuevo por tu tiempo. Si quieres añadir algo más, es tu turno.

¡Gracias por esta entrevista!

Tania Giménez

Tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin