Kat Katz

En octubre del año pasado se supo que Kat Katz decidió salir de la banda de Grindcore AGORAPHOBIC NOSEBLEED. Kat había sido su vocalista durante los últimos siete años, compartiendo tanto tareas vocales como compositivas. Las consecuencias de su marcha vieron una guerra de «el dijo/ella dijo» entre ella y los otros miembros del grupo a través de comunicados de Facebook. Según ambas partes, el grupo dio un exitoso concierto en el Quebec Death Fest. En algún momento después de eso, no encontraban a Kat y, a su vuelta, habían aireado su frustración. Lo que quisiera que ocurriera, hizo que Kat dejara el combo, una decisión que anunció a sus fans a través de su Facebook. Anterior a todo esto, Kat y yo debatimos la idea de que ella formara parte de un artículo sobre las mujeres en el Metal underground y la misoginia que aún exista. Tras necesitar un tiempo para pensárselo, me puse en contacto para ver si podría escuchar su versión de los hechos y ver qué podemos esperar de ella en el futuro.

Read the English version

 

– Ahora que han pasado algunos meses, ¿qué tienes que decir sobre tu salida de la banda? ¿Hubo circunstancias anteriores a esta que te hicieron que esto fuera la gota que colmara el vaso?
Las dinámicas del grupo parecieron deteriorarse cuando empecé a expresar mis opiniones más abiertamente. Mis entonce compañero de banda no está acostumbrado a que la gente no esté de acuerdo con el, y no creo que ayudara el hecho de ser mujer. Creo que la principal razón por la que todo se estropeó tan pronto es que semanas antes de irme, se me acercó físicamente de una manera en la que me hizo sentir tremendamente incómoda. No lo esperaba. Nos habíamos quedado en la misma habitación de hotel muchas veces y nunca había pasado nada. Fue irrespetuoso no solo hacia mí, sino hacia su pareja, y me puso en una situación muy complicada. No sé como esperaba que terminara esa situación sin ser destructiva para el grupo y para su relación.

 

– En uno de tus comunicados dijiste que «como alguien que ha tocado en la escena extrema durante muchos años y he permanecido (para mi propio perjuicio) callada sobre experiencias de acoso e intimidación sexual anteriores a mi trabajo con ANb, he decidido que por mi propio bien, el círculo de misoginia y el comportamiento sexual indeseado hacia a mí tiene que parar». ¿Puedes explicar por qué tú, y muchas otras artistas mujeres, sienten la necesidad de callarse ante estas situaciones?
Una cultura que de manera casi ritual sexualiza a la mujer solo puede ser sustentada por una cultura de negación. Si señalas a alguien su comportamiento, te dirán que es mentira, que todo está en tu imaginación. Cualquiera que haya presenciado una situación de acoso tiene que elegir una posición. Siempre es más fácil apuntarse a la negación. Y, por supuesto, los acosadores justifican su comportamiento diciendo que cualquiera que se deje intimidar, lo merece. La mujer está socialmente condicionada para mimar y proteger al hombre. Lleva mucho trabajo dejar ese papel, pero lo intento. No es mi trabajo proteger el ego de nadie. No soy responsable de las acciones de nadie, excepto de las mías.

 

– Al leer los titulares que la prensa hizo sobre tu comunicado acerca de haber sido intimidada por tus compañeros de banda hombres, desde la perspectiva del lector daba la sensación de que te intentaban victimizar, y por otro lado el grupo intentaba pintarte como una mujer sobre-emocional. Obviamente no eres ninguna de las dos. ¿Qué pasó por tu mente al leer todo esto y cómo te sentiste cuando ciertos medios iban a lo seguro para proteger a los miembros masculinos del grupo?
Daba la sensación de que algunos medios intentaban invalidar mi experiencia. Toda mujer lucha contra el estereotipo de «mujer histérica», y me decepcionaron enormemente mis compañeros de banda por explotar ese tropo. La cantidad de narcisismo, drama e inseguridad que he visto por parte de los hombres dentro del Metal es asombrosa, y no produce consecuencias; los berrinches se aceptan sin inmutarse. Como mujer, muestras ira, hablas claro, y automáticamente te tachan de «loca».

 

– Imagino que después de estar en el grupo durante siete años, irse no ha sido una decisión fácil, y que habrás sentido algo de traición y mucho dolor. ¿Fue este el caso? ¿Qué te ayudó a superar todo?
Me siento bien por haber tomado una decisión que fue lo mejor para mí. No me siento bien con las reacciones de alguna gente que cree en vez de eso tendría que haber hecho lo que es mejor para el grupo. Alguien que fue un amigo durante quince años me dijo que el «nunca me perdonaría» por hablar claro. Desde entonces no hemos vuelto a hablar, lo cual es considerablemente más doloroso que dejar la banda. Me importa esta gente, pero tengo que ser consciente de que no todas esas personas han demostrado que yo también les importo a ellas. No puedo invertir en gente a la que le importa más mantener las apariencias que cubrirme las espaldas. Ayuda que ahora sé que hice lo correcto, pero eso no lo hace más fácil. Por suerte, tuve el apoyo de mis amigos y de mi pareja. Se expuso, estuvo a mi lado desde el principio y siguió conmigo cuando estaba en mi peor momento. Siempre estaré agradecida por eso.

 
– Quiero hablar de tu grupo antes de ANb, SALOME. A muchos nos encantaba ese grupo, un proyecto que creaste y dejaste por motivos personales. ¿Tuviste una experiencia similar con los componentes de esa banda? ¿Qué te gustó o disgustó de la experiencia en comparación con tu trabajo con ANb?
Pensé que tenía una buena amistad con el batería de SALOME. Cuando decidió que quería una relación sexual y dije que no, volvió al típico patrón de intimidar y hacerme luz de gas. Durante años seguí intentando hacer que nuestra relación como compañeros de grupo funcionara, hasta que me di cuenta de que solo lo estaba intentando uno de los dos. Me prometí a mí misma que no pagaría de nuevo el precio del egoísmo de otra persona. Cuando mis compañeros de ANb mostraron la misma falta de respeto por mí, me fui antes de que hicieran más daño.

 

– Me inspira mucho cuando veo a mujeres como tú en la escena Metal canalizando ira y emociones en forma de música y arte. ¿Qué sacas de tocar en directo y qué quieres que canalicen otras mujeres cuando las ves actuar?
No creo que hoy hubiera seguido viva sin usar la música y el arte para procesar experiencias y emociones. En mi infancia sufrí acoso sexual y fui la principal cuidadora de una madre con esquizofrenia y falta de perspicacia. Nos solía encerrar en casa con sillas puestas contra las puertas. Como niña que era, me sentía impotente, y ese sentimiento permaneció conmigo mucho tiempo después de irme de casa. Cuando estoy sobre el escenario, me siento poderosa. Estoy por encima de mis traumas del pasado. Estoy por encima de los rígidos estereotipos de género. Y se me escucha. Quiero que otras mujeres vean que no hay limites en la expresión de una misma. No tienes que vivir la vida para la que naciste.

– ¿Tus experiencias te han hastiado?
Algunos días me siento positiva y con esperanza. Otros días no. Lo que nunca cambia es mi hipervigilancia cuando trabajo de cerca con hombres. Se necesitan límites fuertes.

 

– ¿Qué te depara este año? Sé que has estado presentándote a programas de doctorados. ¿Algún futuro proyecto musical en marcha?
He decidido dar algunas clases más y ganar algo de experiencia en investigación antes de presentarme a programas de doctorado de psicología clínica. Mientras tanto, soy consejera de gente que ha estado sin hogar de manera crónica y viven con graves problemas mentales, discapacidades de desarrollo y problemas de abuso de sustancias. En cuanto a nueva música, estoy muy emocionada con la canción que saqué el 3 de Mayo en el segundo recopilatorio Adult Swim’s Metal Swim. Colaboré con Gibbs Thou, y fue una divertida muy divertida y significativa. Fue la primera vez que tuve un papel principal componiendo la música. El recopilatorio incluye a artistas como SUNN O))), BARONESS, DARK CASTLE, THE BODY y muchas otras fantásticas bandas.

 

– ¿Dirías que la misoginia siempre será un problema en el Heavy Metal? Si es así, ¿qué podemos hacer para que la situación sea más tolerable para nuestras músicos y fans mujeres?
Creo que la misoginia y el racismo siempre serán un problema. Pero tengo la esperanza de que la cultura se haga más inclusiva. La gente tiene que hablar claro siempre que se topen con intolerancia y tienen que dejar de ser ser espectadores del abuso. No sé si alguna vez podremos comunicarnos con gente con falta de empatía, pero podemos intentarlo, y al menos podemos disuadir el comportamiento abusivo.

 

– ¿Cuál es tu consejo para aquellas mujeres dentro de la música que trabajen en géneros dominados por hombres?
Tenéis que ser fuertes. No internarioricéis la falta de respeto. Os reducirán a tetas y culos, y dirán cualquier cosa con tal de reducir vuestra posición e invalidar vuestro talento. Sabéis que merecéis respeto. No lo toleréis, y desafiad sus comportamientos de mierda.

 

www.hearsheroars.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin