DEATH ALLEY

DEATH ALLEY son como un retoño entre MC5 y los STOOGES concebido durante un viaje de ácido y que llegado a su adolescencia descarga una rabia Punk nacida del RNR. Una formación llena de contrastes, de matices y colores, de emociones y pinceladas, un abanico de influencias que siempre se remontan a los 60 y 70. Su personalidad no es una, son múltiples. Una identidad musical de muchas caras. Una identidad musical que precisamente te caracteriza por no detenerse ni limitarse nunca. Así han llegado hasta su segundo álbum “Superbia”, que presenta una mayor dosis Punk. Un disco con más mala leche, más oscuro incluso, pero también más Prog. Sencillamente, DEATH ALLEY aquí son “más”. En todo. Y nada mejor que nos lo explique su guitarrista, Oeds.

 


Read the English version

 

– Hola y, antes de todo, gracias por responder a nuestras preguntas. ¿Cómo ha ido todo últimamente con DEATH ALLEY? ¿Cómo os sentís al haber lanzado vuestro segundo álbum?
Te puedo decir que es una buena sensación. Hemos estado trabajado en el duramente y durante mucho tiempo, y ha sido intenso llegar hasta aquí. Tener “Superbia” aquí da la sensación de ser un renacimiento.

 

– Sacasteis vuestro nombre de una canción/disco de ZEKE. ¿Hasta qué punto representa eso a DEATH ALLEY como banda? ¿Qué significa para ti a nivel personal?
No diría que cogimos el nombre de ZEKE en realidad, no era esa la intención. Pero me gusta la referencia a ZEKE porque es una gran banda, y probablemente “Death Alley” sea mi disco suyo preferido. Creo solo el vago  vínculo a ese estilo de música suyo con tanta energía,  directo, es genial. También está presente en nuestra música, pero también es un contraste afilado con nuestras canciones más elaboradas y calmadas. Me gusta que la gente que tiene una idea de nuestro grupo porque piensa en ZEKE se pueda sorprender cuando nos escucha por primera vez.

 
– Vuestro disco debut salió en 2015, y en 2014 tuvisteis la oportunidad de tocar nada menos que en el Roadburn. ¿Qué significó eso para el grupo? ¿Os abrió muchas puertas nuevas?
Tocar en el Roadburn fue el auténtico comienzo de la banda. Habíamos dado antes algunos conciertos, pero cuando nos confirmaron para el Roadburn nos dijimos entre nosotros:” “¡asegurémonos al 100% de que ponemos todo en orden antes!”. Nos deshicimos de todas las canciones que teníamos, excepto dos, y compusimos todo un repertorio nuevo, que más tarde se convertiría en el álbum “Black Magick Boogieland”.

 
– De hecho “Superbia” sale con Century Media. ¿Cómo surgió todo?
Conocimos a los chicos de Century Media cuando vinieron a ver nuestro concierto en Freak Valley, en Alemania, el año pasado. Les gustó mucho el concierto, tomamos alguna cerveza, y alguna otra cerveza más, y terminamos teniendo una muy buena noche en el festival. Cuando se encaja personalmente, sabes que es un buen comienzo. Incluso mejor cuando el sello tras esos chicos es algo como Century Media, que pueden mover bien tu lanzamiento.

 

– Como he dicho, “Black Magick Boogieland” salió en 2015. Supongo que un primer trabajo es más como un experimento, un proceso de aprendizaje. ¿Crees que ahora estáis más cerca de vuestro verdadero sonido? ¿Qué lecciones aprendisteis de vuestra obra debut?
Me gusta ver todo lo que hacemos, en cada fase de la banda, como un experimento y proceso de aprendizaje. No encajamos nuestra música a un estilo, y en ese sentido en realidad no podemos “descubrir”nuestro sonido porque parte de el es que debe de seguir moviéndose. Eso hace que las cosas se mantengan siempre emocionantes y frescas.

 
– Habéis girado mucho durante, ¿de qué forma ayuda esto a perfilar vuestra identidad como formación?
Creo que girar es la esencia de estar en un combo. Así que girar mucho es una vía rápida para perfilar tu identidad, tanto a nivel personal, como de grupo y en cuanto a la música. Tu música empieza a vivir cuando la tocas en el escenario ante un público, así que cuando puedes hacer eso durante 40 noches seguidas, empieza a crecer rápido.

 

Photo by Lupus Lindemann

– “Superbia” es un trabajo que tiene muchas cosas distintas: psicodelia, complejidad, Funk, Punk, RNR, progresividad, atmósferas, temas directos… Pero todo a lo años 60/70, no da la sensación de estar demasiado pensado, no es demasiado largo…   Es como si la identidad del disco tuvieras muchas caras aún siendo fuerte como unidad, y también tiene diferentes emociones por lo que, ¿qué sentimientos dirías que están representados en la placa?

Los que canalizáis o crees que se pueden transmitir al oyente. Esas emociones o actitud con la que queréis que vuestra música se cruce.
¿Me puedo tomar la pregunta simplemente como un gran cumplido? Muchas gracias. ¡Me alegra escuchar que te haya dado esa impresión! Especialmente cuando dices que no da la sensación de estar demasiado pensado, creo que es una muy buena señal porque, por supuesto, cuando compones música en su núcleo debe haber una energía que presentas con la música. Y la energía o emoción en realidad no se puede pensar demasiado.

 
– He leído que el redondo se creó tras una época un tanto oscura y no demasiado buena. ¿Te importaría desarrollar esto un poco?
Bueno, déjame simplemente decir sobre eso que la crudeza y dificultad de recuperarse de ese periodo ha sido tierra fértil para el nuevo disco, la historia realmente está incrustada en la música de este disco, así que dejaré que hable por sí misma. Creo que cuando quieres recorrer todo el camino debes estar preparado para caer durante el mismo, el arte está en convertir eso en nueva creatividad si aún quieres seguir recorriéndolo.

 
– De hecho en general suena más fiero, esa base Punk brilla aún más. ¿Es un trabajo que sacáis un retrato del momento en el que estáis en ese preciso instante a nivel personal/emocional?
Sí, me gustaría pensar que cada lanzamiento es un reflejo del momento. Y quizás por esa razón la fiera base Punk brilla un poco más en este… ¡Depende de cada uno unir los puntos!

 
– Canciones como “Murder your Dreams” lo demuestran, de hecho habéis sacado un vídeo del tema.  ¿Qué podrías comentar sobre este single y sobre su vídeo?
El vídeo encaja perfectamente con el corte, en el se representa la persecución de un sueño, que también puede ser la caza dentro de un sueño. El sentimiento febril del vídeo refleja la necesidad de huir mientras no tienes ni idea de a dónde ir. No te pueden asesinar en un sueño: en realidad no puedes morir en un sueño pero, ¿qué pasa si el sueño en sí es asesinado?

 
– “Superbia” es terrenal  y cósmico. Por eso he dicho lo de tener una identidad con muchas caras. ¿Son los contrastes importantes para DEATH ALLEY?
Sí y no. Es broma. Sí, creo que el contraste es lo que nos guía, y también lo que intentamos hacer encapsulando tantos estilos diferentes y combinándolos en una mezcla poco ortodoxa de influencias. Si sigues sorprendiendo a la gente, la mantienes despierta y atenta, y eso también es cierto con nosotros, la banda en sí.

 

 

Photo by Lupus Lindemann

– De todas formas el álbum es bastante corto, 50 minutos, así que por decirlo de alguna forma tiene el viejo formato de vinilo, algo que me gusta mucho, no puedo pensar en ninguna canción que sea demasiado corta (si lo es, la pones otra vez y ya está). ¿Era esto algo que buscabais de forma consciente?
En realidad no. La música, en gran medida, también se compone a sí misma: la canción en sí dicta cuánto debe durar. A veces toda la historia se cuenta en 3:20, y a veces necesitas más de 12 minutos. Y la libertad recae en dejar que eso suceda. El disco es demasiado largo solo para un LP por cierto, pero no queríamos quitar una canción solo por ponerla en un trozo de vinilo, así que decidimos imprimirlo en tres caras (A, B, C) en lugar de eso. Así que la música gano al formato: ¡la función sigue a la forma!

 

– Aunque tiene un final épico de 11 minutos, igual que hicisteis en vuestro debut con “Supernatural Predator”. ¿Es esto ahora una tradición del grupo o simplemente sucede?
Me refiero a mi anterior respuesta cuando respondo a esta: creo que es un riesgo atarte a tradiciones de ese tipo. Así que la respuesta: veremos. Es una opción, pero no una obligación.

 

– Hablando de ello, ¿cómo soléis trabajar en el proceso de composición? Además sois individuos con diferentes historias e influencias musicales, ¿qué aporta esto a DEATH ALLEY? Y considerando que este plástico tiene más elementos Prog, incluso influencias más amplias, y diría que en general es más exigente en términos compositivos, ¿hubo alguna diferencia respecto a vuestro procedimiento habitual?
Algunos cortes que compones requieren algo de ensayo porque son más desafiantes o exigentes, efectivamente. Algunos otros se pueden tocar y para adelante. Pero creo que ese es el caso en cualquier proceso de composición, por lo que en sí no fue demasiado distinto a anteriores procesos de composición.

 
– Incluso aunque llevan tocando con vosotros un tiempo, este ha sido vuestro primer largo tanto con Sander como con Uno. ¿Qué han aportado al disco?
Como he dicho, tomamos influencias de cualquier parte, y el estilo o sonido del grupo no se limita solo a una cosa.  Así que cuando llega nueva sangre a la banda, eso también significa nuevas influencias musicales que se ponen sobre la mesa. Prosperamos con esas nuevas fuentes de inspiración. Por encima de eso, da la sensación de que hemos podido estirar el espectro de lo que podemos tocar con DEATH ALLEY con esta alineación, así que tener a Sander y a Uno en el grupo ha ampliado el abanico de posibilidades.

 
– De hecho me ha gustado mucho el sonido de bajo en el disco, está muy presenta y proporciona mucha personalidad. ¿Era esta la visión que teníais? ¿Cómo lo grabasteis?
¡Gracias! Sí, quedó tal y cómo queríamos. El sonido y la forma de tocar de Sander es, sencillamente, lo que necesitan las canciones. La manera en que lo grabamos fue tomar prestado un bajo y un ampli del hermano de Sander, poner a Sander con nosotros en el estudio y pulsar “grabar”. ¡Ese chico sabe tocar…!

Photo by Lupus Lindemann

– De todas formas, el sonido general del disco es muy orgánico y natural, realmente refleja cómo sonáis en directo, con esa energía cruda. De hecho trabajasteis de nuevo con Pieter Kloos para las tareas de producción. ¿Cuáles son los pros y contras de trabajar con alguien que supongo ya conocerá vuestro sonido?
Lo principal es que, aparte de saber que tiene las dotes para hacer el sonido perfecto, es que, sencillamente, confías en la persona con la que trabajas. Es muy agradable trabajar para la grabación con una persona como Pidah, pero también es alguien que tiene gusto, que tiene su propia opinión, y que no teme dar su opinión. Cuando confías lo suficiente en alguien, a veces puedes ignorar su aportación porque estás en el ojo del huracán grabando tu propia música, no puedes supervisar la imagen completa.

 
– Con mucha experiencia de directo y una formación distinta, ¿qué queda y en qué ha variado de los DEATH ALLEY que sacaron “Black Magick Boogieland”?
Todo lo que hicimos desde “Black Magick Boogieland” sigue siendo parte del grupo, y eso incluye los cambios de line-up. Es simplemente parte del camino de DEATH ALLEY y define lo que somos y quiénes somos ahora. E cuanto a sonido, estoy muy contento con la forma en que nos desarrollamos y expandimos, pero aún puedes reconocer los fundamentos de “Black Magick Boogieland”, es un gran balance.

 
– Hace poco sacasteis una playlist de Spotify con las “fuentes de la creación”. Me ha sorprendido un poco encontrar ahí a WATAIN. ¿Cómo o en qué sentido han influenciado a “Superbia”? ¿O es más como una playlist de la música que habéis estado escuchando mientras trabajabais en el nuevo disco?
Esas cosas van de la mano. A veces la influencia es menos directa. A veces ni tan solo eres consciente de la influencia o no te das cuenta exactamente de cómo te afecta.

 

Photo by Lupus Lindemann

– Dicho todo esto sobre “Superbia”; ¿cómo lo describirías con solo 3 palabras?
Genial genial genial.

 
– Hace poco anunciasteis una gira europea con HONEYMOON DISEASE, ¿qué podemos esperar ver en esas fechas? De hecho volveréis a España, donde ya os pudimos ver el año pasado con MANTAR y KADAVAR, ¿qué tal fue la experiencia?
El pasado otoño fue nuestra primera vez por España y, ¿qué podemos decir? ¡Nos apetecía más! Así que volvemos.

 
– Esto es todo, gracias una vez más por responder a nuestras preguntas. Si quieres añadir algunas palabras finales; tómate la libertad de hacerlo.
Las palabras son solo palabras, es su significado lo que les da poder. Así que cuando terminéis de leer esta entrevista, es hora de poner “Superbia”, ponedlo alto y ponedlo otra vez.

 

Tania Giménez
tania@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin