LANTERN

La escena Death hoy en día es rica, de eso no cabe ninguna duda, incluso dentro del tipo de sonido más old school. Muchas son las escenas que capturan todo el sonido y esencia de bandas de finales de los 80 y principios de los 90, pero hay una que se caracteriza por ir más allá, y esa es la finlandesa. Bandas como SWALLOWD o KRYPTS, entre otras, hacen de este estilo algo especialmente oscuro y terrorífico. Y LANTERN (el ahora quinteto que empezó como dúo) no son una excepción, con un sonido sombrío tremendamente cautivador, una atmósfera especial que envuelve todas sus obras, y unas letras terroríficas de las que se puede leer mucho entre líneas, dando la sensación de que se trata de una banda más personal de lo que parece. Su segundo disco, “II: Morphosis” está a punto de salir. Y es una morfosis en toda regla y en todos los sentidos. Es evolución, es cambio… Hace pasar al oyente que se aventure por el proceso/ciclo de la vida, y también muestra el constante crecimiento musical y personal que vive la banda. Hoy profundizamos más en este mundo de LANTERN que se antoja tan profundo de la mano de Cruciatus, principal compositor y quien hasta hoy se encargaba de todos los instrumentos.

 

 

Read the English version

 

 

 

– Hola y, antes de todo, muchas gracias por responder a nuestras preguntas. ¿Qué tal va todo ahora mismo con LANTERN, a punto de sacar vuestro segundo disco?
¡Saludos! Las cosas van genial en estos momentos. Los vinilos de “II: Morphosis” llegaron a nuestra sede la semana pasada (ahora es 8 de marzo), y estamos esperando que cualquier día lleguen los Cds. El lanzamiento el 17 de marzo es inminente. ¡Puedo sentir cómo finalmente sucede este álbum!

 
– Antes de todo, en lugar de pedirte que cuente la historia del grupo, me gustaría saber cómo se os ocurrió el nombre del grupo y qué representa. Parece como una metáfora sobre fuego y oscuridad, lo cual parece encajar con la banda perfectamente.
Empecé a darle vueltas al nombre del grupo tras formar la banda con el vocalista Necrophilos. Recuerdo dónde estaba (estaba de paseo) cuando se me ocurrió el nombre Lantern, al principio un recordatorio de un tema de MORTUARY DRAPE, pero más allá, un título que representa el fuego contenido (vida, destrucción, foco), reliquias del pasado (como lo somos nosotros de alguna forma, jaja) y, por supuesto, luz en la oscuridad que nos rodea… La oscuridad que crea a su alrededor nuestra música. Ya ves, se requiere una fuente de luminosidad para crear sombras vibrantes.

 
– Desde que salió vuestro disco debut, “Below”, en 2013, habéis formado un line-up de directo completo, incluso J. Poussu estuvo en el estudio para el nuevo disco. ¿Tuvo esto algún tipo de efecto en el resultado de “II: Morphosis”? ¿Te ves incorporando al estudio a más componentes en el futuro?
Ahora todos los miembros de directo son miembros de la banda de pleno derecho, incluyendo J. Noisehunter al bajo y St. Belial a la guitarra rítmica. Esta fue la evolución después de que saliera “Below”, con II: Morphosis” siendo el primer trabajo oficial presentando a LANTERN como quinteto. Por supuesto, para mí ha sido mucho más relajado operar teniendo que lidiar solo con un instrumento, pero también tuvimos que ensayar más duro y pulir los detalles de los temas mejor antes del estudio en comparación con las anteriores tareas en el estudio. Pero el resultado es extremadamente satisfactorio: “II: Morphosis” es mucho más compacto que sus predecesores, no solo en cuanto a interpretación, sino también en cuanto al disco como un todo. El foco en el trabajo individual de cada componente del quinteto nos ayudó a alcanzar esta entidad hermética, sin duda.

 
– Como he dicho, dentro de poco sacaréis vuestro nuevo álbum, ¿cómo os sentís ahora que está acabado?
Como suelen hacer los músicos, me separé del disco (solo un poco) después de acabar la grabación y el master, pero ahora que ha pasado el tiempo y el álbum está empezando a llegar a los fans y a crear algo de revuelo, ¡estoy impresionado! La sensación es que el material es tremendamente fuerte, refrescante y respeta el legado de LANTERN, que ha estado con nosotros desde que empezamos a crear y ensayar las canciones, y ahora esa sensación vuelve refortalecida. Extrañamente, sacar el segundo disco también ha despertado mi necesidad de crear música nueva. Concluir los anteriores trabajos me ha permitido conjurar más material de LANTERN, mientras la creatividad estuvo un poco emn parón cuando nos concentramos en “II: Morphosis”.

 
– La morfosis es un fenómeno de crecimiento, de cambio. ¿Cuán autobiográfico es este título? Es obvio que habéis pasado por una evolución musical la cual, ¿va ligada también a una evolución personal?
En realidad no he pensado en ello de esa forma. ¡Es buena! Para nosotros la evolución ha sido constante, natural e imperceptible a nuestros ojos. No ha sido deliberada y, definitivamente, no ha sido una secuencia de decisiones. Tan solo intentamos evitar la auto repetición mientras nos mantenemos tan LANTERN como podemos, lo cual necesita desecharnos de nuestra piel, por lo tanto, “renacer” una y otra vez. Llegados a eso, el disco habla de “morfosis”, un concepto ligado a morir, la muerte, la existencia y la vida después de la muerte. Así fue cómo lo preparamos en primer lugar, aunque el oyente puede sacar sus propias conclusiones. Por supuesto, el auto crecimiento debe ser un resultado inevitable de hurgar de cabeza temas tan sombríos y profundos. Siento que he logrado procesar una abundante cantidad de pensamientos y emociones mientras trabajaba en este álbum, y supongo que de alguna forma me ha cambiado.

 

 

– Las letras tiene un toque de horror, pero en lugar de las típicas tipo Lovecraft/historias de terror parecen ser más reinterpretaciones de ciertas experiencias. ¿En qué se basan vuestras letras y hasta qué punto son personales?
Diría que las letras a menudo son divisiones de distintos tipos, mezclando realidad con ficción, ya sabes, llevando las cosas un poco más adelante y al final “más allá”. El lado superficial de las letras puede ser sobre muerte, visiones bizarras que tengo o terrores que me fascinan, terrores desconocidos y fes escondidas. También tengo tendencia  tratar temas más profundos, visiones y pensamientos en letras de terror más “mundanas”, confiriendo a los cortes una, digamos, sub-letra, un mensaje que se puede leer entre líneas. Estos son, naturalmente, los elementos más personales de mis letras. No suelo escribir puros manifiestos o sermones, quiero que las letras también sean cautivadoras.

 

 

– De hecho esta sensación de terror permanece a lo largo de la atmósfera general del disco. El ambiente y la sensaciones parecen ser una parte importante, incluso sello me atrevería a decir, de esta obra. Por ello me gustaría saber qué es LANTERN para ti. ¿Quizás una vía de escape? Si es así, ¿qué canalizas a través de ella?
Es mi herramienta para canalizar emociones y visiones de un estancamiento interior que no puedo alcanzar a través de ningún otro medio. El ambiente y la atmósfera son básicamente de lo que trata nuestra música. Son elementos clave para retratar el paisaje de esos campos de dentro, de lo contrario sería bastante fácil describir de una manera tradicional. Supongo que es el aura retorcida y de otro mundo lo que nuestra mejor logra evocar mejor.

 
– La muerte también está muy presente a lo largo de todo el compacto, incluso reflejada en la fantástica portada de Zbigniew Bielak. ¿Cómo se relaciona con el contenido musical y lírico del álbum? ¿Qué representa?
Como se ha tocado antes, el disco llevo al oyente a través de un proceso de transformación, del momento de la muerte al fenómeno durante e incluso después de ella. El disco cubre en sí mismo un collage de temáticas de canciones y letras, mayormente culminando en ese “capullo humano” dejando que se pudra y muera y alcanzando una especie de cúpula, lo cual también simboliza la manera en que el disco progresa en general.

 
– “II: Morphosis” es un álbum lleno de diversidad, de pasajes muy variados, pero me llamó la atención como las partes más lentas y las más rápidas causan el mismo efecto en el oyente, ya que expresan oscuridad de la misma manera y con la misma intensidad. ¿Tiene cada parte que servir el mismo propósito dentro del todo que es el álbum?
Nuestro repertorio de canciones es muy variado en sí mismo: casi cada canción en nuestra discogr5afía es muy diferente, ya que los temas giran fuertemente entorno a sus temas. Todos los detalles son trabajados tenazmente a medida para servir los propósitos de cada tema. Mientras el disco reflexiona sobre la muerte desde distintos ángulos, los cortes también tienen sus propias dimensiones musicales. La variedad afecta a la velocidad, estilo y tono, con cada pieza defendiendo el anteriormente mencionado campo interior, y al mismo tiempo ganando una resaca similar. Y sí, toda esta diversidad en “II: Morphosis” se exhibe bajo la misma sombrilla proverbial muy bien. No monitorizo de manera demasiado deliberada los riffs que formo pero, además, intento creer en mi instinto sobre lo que suena a LANTERN y lo que no. Supongo que esto ayuda a que las cosas se mantengan uniformes y auténticas.

 

 

– Incluso aunque transmitís el mismo tipo de emociones oscuras y desoladoras, hay contraste a nivel sónico (no emocional). ¿Qué propósito cumplen los contrastes en este álbum?
Tal y como yo lo veo, los contrastes son esenciales en la música, especialmente en este tipo de música, donde hay tantos detalles que hay que resaltar. No siempre es cuestión de las ondas de sonido en sí; a veces el sonido entre el ruido y la manera en que la calma se hace pedazos puede ser más crucial. Ambos enfoques se complementan el uno al otro y ayudan a que los detalles tengan relieve dentro de la oscuridad… Permite la existencia de un clímax diría.

 

 

– La composición es muy fuerte; cada corte tiene su propia identidad y tiene momentos memorables. No hay rellenos pero, al mismo tiempo, todo da la sensación de ser pasional y honesto. A veces una composición e interpretación cuidada parece ser opuesta a una interpretación honesta. ¿Cuán fácil es conseguir un buen equilibrio?
Alcanzar un equilibrio exige mucha paciencia, a menudo mucho tiempo para dejar que cuza a fuego lento, y también una ardua labor y disposición para tomar decisiones, incluso algunas duras. No puedes pensar demasiado, ni en tradiciones ni en lo que la gente espera de ti. A veces tienes que desechar buenas ideas solo porque no encajan en el concepto, regrabar una toma casi perfecta para conseguir la toma perfecta, etcétera. No puedes forzar las cosas; trabajar como en un profundo de estado de no-ser es vital para hacer que la música suene auténtica.

 
– Creo que el sonido ha visto un notable cambio en comparación con vuestro debut. Por primera vez no habéis mezclado vosotros mismos, y de tales tareas se encargó Dan Lowndes en Resonance Sound Studios. ¿Cómo fue todo este proceso y cómo fue que se encargara otra persona?
¡Eso sin duda! Me ha gustado poder concentrarme en crear y tocar la música exclusivamente, sin duda. Trabajar con Dan ha requerido pulir dos cualidades: a) aprender a cómo ser un productor / sacar lo mejor de los demás, ya que no estás a cargo de inmortalizar el sonido tú mismo, y b) dejarte salir de tus barreras y necesidad de controlar, dos cosas que estaban muy arraigadas a mi manera de trabajar, habiendo hecho casi todo yo solo musicalmente durante más de 15 años. Pero llegamos a lo que queríamos bastante rápido y ahora, definitivamente, no volvería a la vieja formación.

 
– Y, ¿estáis satisfechos con el resultado obtenido? Creo que es este sonido ligeramente más pulido encaja mejor con LANTERN.
¡Lo estoy! La mayoría del rollo necro de los antiguos lanzamientos fueron sobretodo porque no era capaz de hacer el trabajo de audio, o solo por tener métodos poco ortodoxos al hacerlo. Por lo tanto, como has dicho, un sonido más afilado nos encaja igual de bien, si no mejor. Una producción mejor da más derechos al ambiente complejo y a menudo rápido, también, dando a los detalles la audibilidad que merecen. Esto es algo que sufren nuestros antiguos trabajos, aunque tienen para compensar una satisfactoria sensación de misterio.

 
– De nuevo habéis trabajado con Dark Descent Records, un sello que últimamente parece estar haciéndose más grande. ¿Habéis notado esto como grupo? ¿Qué tal van las cosas con ellos?
Sí, hemos notado que DDR ha crecido como sello durante estos 5 años de colaboración, pero no ha llegado a puntos negativos en realidad. Trabajar con Matt es como trabajar con un colega. Nos deja hacer primero nuestra música, e intentamos hacerlo lo mejor posible para mantener las cosas lo más rentable posibles, con resultados varios, jaja.

 
– Dicho todo esto sobre “II: Morphosis”, ¿cómo lo describirías con solo 3 palabras?
(más) fuerte, (más) compacto, (más) desagradable.

 
– Y, finalmente, ¿algún otro plan de futuro a corto plazo?
Bueno, aparte de lidiar con el ajetreo del lanzamiento de “II: Morphosis”, ahora mismo nos estamos centrando en nuestro concierto de presentación/décimo aniversario en el Helsinki Death Fest a principios de mayo. Después de eso, pretendemos empezar a ensayar temas antiguos y nuevos, que pensamos grabar para un proyecto 7’’ pospuesto, o cualquiera que sea el formato en el que finalmente te desarrollará esa sesión. Aparte de eso, estoy componiendo música nueva (despacio pero firme), y también empezaremos con los riffs que St. Belial tiene en stock. Veremos si esto significa que podamos liberarnos de mi dictadura compositiva.

 

 

– Esto es todo por nuestra parte, gracias una vez más por responder a nuestra entrevista. Si ahora quieres añadir algunas últimas palabras; las líneas finales son todo tuyas.
¡Gracias por esta entrevista! Estad atentos al nuevo disco, y ojala os podamos pillar en directo.

 

 

Tania Giménez
tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin