TRIUMPH

Tenemos el placer de entrevistar a una de las bandas más legendarias de la escena rockera. Los canadienses TRIUMPH y Mike Levine, un grupo con un gran recorrido y una discográfica que pasa del Rock ‘n’ Roll al Rock más melódico, nos hablará de sus proyectos y repasaremos un poco su historia en esta entretenida charla telefónica.

English audio version

– Hola, antes de todo me gustaría darte las gracias por responder a esta entrevista. Y, bueno, cuéntanos cómo se encuentra la banda ahora mismo.

Bueno, es un momento bastante silencioso después del lanzamiento del DVD en Suecia, así que ahora tan solo nos estamos relajando.

 

– Estuvisteis algunos años sin dar conciertos, pero hace poco tiempo volvisteis a los escenarios por lo que, ¿cómo ha sido este regreso, cómo han sido estos últimos años para TRIUMPH?

Fue muy interesante volver a tocar después de tanto tiempo. Dimos ese concierto en Suecia y después tocamos en uno de los escenarios grandes en el Rocklahoma y fueron experiencias muy buenas. Estuvimos pensando hacer una gira seria después de esos dos conciertos porque fueron muy bien, nos llevábamos bien y tras el largo descanso todo iba genial. Después la economía empezó a ir muy mal y pensamos que no sería un buen momento para hacerlo. Y por ahora la economía no ha mejorado nada, parece que está igual en todas partes (risas). Así que estamos esperando y viendo.

 

– Sí, bueno, de todas formas en los últimos años habéis sacado ya algunos discos en directo y también algunos recopilatorios pero, ¿pensáis componer material nuevo?

Bueno, cuando tenemos tiempo todos hacemos cosas que quizás podríamos editar; todos cogemos un papel y vemos a ver qué se nos puede ocurrir. Si podemos conseguir suficientes canciones geniales, entonces no veo por qué no deberíamos entrar en el estudio y grabarlas.

 

– Entonces imagino que sois bastante exigentes.

Oh, sí, no tiene demasiado sentido ir al estudio si no tienes material muy, muy bueno, eso sería perder el tiempo.

 

– Claro. Vuestra formación actual es la más clásica que habéis tenido jamás, ¿tenéis la misma química que antaño? ¿No tuvisteis ningún problema al reuniros de nuevo?

Bueno, como habíamos estado separados tanto tiempo, los primeros ensayos que hicimos fueron un poco extraños porque, ya sabes, es como todo; si no lo usas durante un tiempo lo pierdes, incluidas las relaciones (risas). Pero creo que después de 3 o 4 ensayos empezamos a tocar muy bien juntos, nos reíamos todo el rato y lo pasamos genial. Así que fue bastante rápido volver a como era todo en los viejos tiempos.

 

– ¡Eso s genial! Y, ¿dirías que esta buena química entre los componentes de la banda os ha dado, en cierta forma, nueva energía para afrontar esta nueva época del grupo?

Sí, creo que sí. También trabajamos duro para mantener nuestra relación; nos asegurábamos de que hablábamos, nos enviábamos e-mails, íbamos a comer o a cenar y hablábamos de cosas que nos gustaban hacer juntos… Es bastante como en los viejos tiempos, excepto que ya no trabajamos (risas).

 

– Y bueno, ahora, como sois una de las formaciones más legendarias dentro del mundo del Rock, si no te importa me gustaría repasar un poco vuestra historia por lo que, antes de todo, ¿cómo nace un grupo como TRIUMPH y cuáles eran entonces vuestras influencias?

TRIUMPH fue un experimento; teníamos la idea de que queríamos tener un trío que tocara Hard Rock y que quería ganar dinero tocando en festivales (risas), que es básicamente lo que todo el mundo piensa cuando empieza un grupo, pero nosotros queríamos un guitarrista «superstar». Conocíamos a un par de chavales que tocaban con el, hasta que alguien sugirió el nombre de Rik. Fuimos a verlo tocar y lo tuvimos claro, así que lo secuestramos del grupo en el que estaba (risas). Aquella banda básicamente hacía jams, así que vino con nosotros (risas). Básicamente así fue cómo empezó todo. Tocamos juntos, hicimos jams durante varios días… Y así empezó todo. En cuanto a influencias, Gil y yo veníamos de una historia musical más o menos Blues, así que estábamos influenciados por artistas del género de la época Memphis. Y después por el Rock n’ Roll, a los 3 nos gustaban DEEP PURPLE, HENDRIX. Rik especialmente estaba inspirado por cosas más progresivas como QUEEN y YES. Así que, entre todas nuestras influencias, creamos algo un poco diferente.

 

– Sí, sin duda. De hecho durante finales de los 70/principios de los 80 podríais ser definidos como un grupo de Rock n’ Roll pero con ciertas dosis metódicas que creo construyen el sello del combo. ¿Cuáles son tus recuerdos de esos primeros años y de discos de «In the Beginning» hasta «Allied Forces»?

Bueno, de nuevo, estábamos experimentando, ya sabes, cada disco era diferente, no éramos demasiado consistentes en sonido ni estilo. El primer álbum estaba un poco fuera de lugar; era un poco progresivo, era un poco Hard Rock… Básicamente no sabíamos lo que estábamos haciendo (risas). Después de esa experiencia aún nos gustaba lo que hacíamos. No éramos un grupo de Hard Rock experimental, simplemente nos gusta tocar, nos gusta hacer cosas interesantes. «Rock ‘n’ Roll Machine» creo que fue un disco más pesado que el primero, y para nosotros fue un gran éxito aquí, en Canadá. Fue un enorme éxito, así que empezamos a ganarnos una buenísima reputación y giramos como cabezas de cartel. Y después vino «Just a Game» y nos llevó a otro nivel, nos amplió a un público mayor en Estados Unidos con canciones como «Hold On», «Lay it on the Line»… De nuevo, nos hicimos un poco más pesados con «Progressions of Power». Fue un cambio. Después fuimos al estudio, a Metalworks, creo que en 1980. «Allied Forces» fue el primer disco para el que no tuvimos un presupuesto determinado, pudimos hacer demos en el estudio y no en en un almacén, o en el local de ensayo. Y eso nos ayudó mucho, porque tuvimos presión para terminar el disco, pero no tuvimos presión porque solo tuviéramos determinado dinero para el alquiler, por lo que pudimos tomarnos un poco nuestro tiempo y pudimos ser más selectivos con el material. Ya sabes, si una pista no era demasiado buena, podíamos rehacerla si no funcionaba.

 

– Como has dicho antes, creo que todos vuestros trabajos son diferentes los unos de los otros, pero personalmente creo que en los 80 la banda optó por un enfoque más melódico. Creo que lanzasteis redondos más elaborados y también os metisteis un poco en el Rock melódico por lo que, ¿cómo fue esa época para vosotros y por qué hicisteis que el combo tomara ese cambio de dirección musical, por así decirlo?

No creo que fuera un gran cambio porque, de todas formas, nunca tuvimos una dirección específica pero pienso que, como cada disco que haces, es como una fotografía de cierto momento; es lo que tocas, lo que compones y lo que piensas. El proceso de composición lo hacíamos por nuestra cuenta y luego nos juntábamos, hacíamos cambios, ensayábamos… Y ese tipo de cosas. Creo de «Allied Forces», «Never Surrender» y «Thunder Seven», de esos tres discos, que fueron como despedirse de los 70. Además tocábamos bien, componíamos bien y lo pasábamos bien. Y maduramos como músicos y compositores, mejoramos en lo que hacíamos. Hay diferencias entre los discos, absolutamente, nos adaptábamos un poco a la época, y también muestra lo que éramos cómo personas.

 

– Entonces parece que solo hacéis lo que sentís y lo que lleváis en la sangre.

Sí, básicamente, y también intentamos hacer discos para nuestros fans. Si no quedamos nosotros satisfechos, a los fans siempre les gustará esa canción, y siempre la tocaremos en directo. Éramos muy conscientes de que no hacíamos discos para nosotros, ni para la radio, ni para tener éxito, sino que eran para nuestros seguidores.

 

– Sí.. Bueno, como has mencionado que antes del disco «Never Surrender»; ¿crees que la época entre esa obra, «Never Surrender», y «Edge of Excess» fue, quizás, el mejor periodo de la formación?

Bueno, como he dicho antes, creo que «Allied Forces», «Never Surrender» y «Thunder Seven» fueron la cúspide para nosotros. Después de eso llegó «The Sport of Kings», para esa obra estuvimos buscando entre muchas discográficas para que lo lanzaran y esperamos demasiado y la banda se empezó a impacientar, luego nuestro sello nos dijo de sacar un single, pero no quisimos, y entre medio de todo eso empezamos a componer material nuevo, que era de una forma en la que nunca antes lo habíamos hecho. Cuando salió «Surveillance» estábamos en 1988 y no sabíamos qué nos depararía el futuro. No quedamos contentos con esa época; no es que hiciéramos música mala, sino que no estábamos haciendo la música que queríamos.

 

– Y supongo que eso es lo principal. Bueno, otra cosa que me gustaría saber es por qué no os prodigasteis demasiado por Europa. Quizás me equivoco, pero aquí, en España, no erais un grupo demasiado popular y por aquel entonces solo os conocían unos pocos.

Es una pregunta curiosa, porque éramos muy, muy populares en Europa, el problema que tuvimos fue que nunca giramos. Tuvimos un problema porque entonces teníamos un sello distinto en cada país, así que para tocar en Europa necesitábamos que todas esas discográficas montaran una gira, y costaba mucho dinero. Fuimos a Reino Unido y entonces podríamos haber tocado en Alemania, España, Francia, porque solo habría que pagar un barco para salir de Reino Unido. Podríamos haber estado ahí durante un tiempo, haber tocado en todas partes. Y entonces podríamos haber empezamos a vender más discos en España, un poco más en Francia… Al final nadie quiso poner dinero, teníamos que financiarlo nosotros mismos, pero en ese momento de nuestra carrera no teníamos dinero (risas), y como resultado no tocamos. Por aquel entonces teníamos una compañía discográfica para toda Europa. Volviendo a tu pregunta, que me he enrollado, giramos por Estados Unidos pero en Europa la producción no funcionó.

 

– Otra pregunta que tengo es que, al menos en España, os empezasteis a hacer un poco más conocidos con «Thunder Seven» y su famoso vídeo. ¿Dirías que este es vuestro álbum más popular o tan solo es una apreciación personal dado a la experiencia en España?

Creo que eso sería por la experiencia en España. Fue un álbum muy popular… ¿estamos hablando de Europa, no?

 

– Sí.

Sí, supongo que puedes tener razón; fue muy popular en Europa, pero creo que nuestro mayor éxito en Europa, el disco que más vendió (no puedo hablarte de España en concreto) fue «Rock n’ Roll Machine», vendió muchísimo en Europa. «Allied Forces» se vendió mucho en Europa, y creo que «Thunder Seven» también.

 

– Entonces supongo que «Spain is different». Básicamente España apesta.

(risas) ¡No! ¡¿Por qué dices eso?! (risas) Recibimos muchos e-mails de fans españoles, parecen estar encantados con nuestra vuelta. Son amantes del Rock ‘n’ Roll (risas).

 

– De todas formas con la tecnología e Internet las cosas han cambiado un poco…

Sí, desde luego (risas).

 

– Bueno, cambiando de tema, habéis girado por muchos países diferentes, pero yo recuerdo especialmente esas imágenes y noticias sobre el Live at the USA de 1983. ¿Qué tal fue el festival? De hecho ese concierto en su momento superó cualquier otra cosa parecida por lo que, ¿cómo fue la experiencia?

Fue increíble. Fue, sin duda, una de esas dos cosas de las que me alegro que hiciéramos, porque es una enorme parte de la historia del Rock ‘n’ Roll en Norteamérica, sin duda. También fue muy intimidante, porque el día que tocamos el escenario se llamaba «Heavy Metal Sunday» y eran todo grandes cabezas de cartel, ya sabes, todo eran grupos grande que vendían mucho, todos, excepto dos: QUIET RIOT y MÖTLEY CRÜE, que entonces eran bandas nuevas. Tenías ahí a VAN HALNE y TRIUMPH, y SCORPIONS, y OZZY, y JUDAS PRIEST… Nunca encontrarás a ese tipo de cabezas de cartel tocando el mismo día en el mismo sitio. Fue toda una experiencia. Y volamos por la ciudad, vinieron a buscarnos en helicóptero y llegamos volando. Nosotros nos reíamos y divertíamos mucho esperando que el helicóptero no chocara (risas). Y cuando nos íbamos acercando no podíamos ver el escenario de toda la gente que había, era sencillamente increíble. Ahí fue cuando nos dimos cuenta de que podía ser un festival muy, muy grande (risas).

 

– (risas). Entonces imagino que tenéis buenos recuerdos de ese concierto.

Sí, también incluimos esa actuación en el DVD. Sí, fue muy divertido, fue uno de esos conciertos que nunca se olvidarán. Además estuvimos genial, ese día tocamos muy bien. Fue fantástico.

 

– Genial. Bueno, algo que siempre le pregunto a grupos canadienses es qué tienen esas tierras que salen de ahí tantos grandes grupos y artistas, de RUSH a VOIVOD hasta LEE AARON, EXCITER, ANVIL o BRYAN ADAMS por ejemplo. ¿Qué tiene Canadá que tiene esa calidad musical?

Creo que son los inviernos fríos (risas). Con el frío que hace lo único que puedes hacer es quedarte en casa y hacerte músico, no tienes otra cosa que hacer que tocar tu instrumento (risas). Creo que tiene mucho qué ver con eso, y estoy un poco de broma, pero en serio, creo que está relacionado con eso. Recuerdo cuando estaba aprendiendo a tocar la guitarra que me pasaba horas tocando porque hacia demasiado frío como para hacer alguna otra cosa (risas). Así que nos quedábamos en el sótano practicando (risas).

 

– Entonces es parecido a lo que pasa en Europa en Escandinavia.

Sí (risas).

 

– Y finalmente ¿cuáles son vuestros planes de futuro a corto plazo? ¿Tenemos TRIUMPH para rato?

Oh, Dios, TRIUMPH en cuanto a planes futuros… No tenemos un plan, pero nos tomamos las cosas tal y cómo vienen, dejamos que las oportunidades se presenten solas y decidimos si hacer eso o no hacer tal otra cosa. Ahora tenemos ganas de ensayar el material que tenemos compuesto, de volver a trabajar en el estudio y, si finalmente surge la posibilidad, esperamos salir a la carretera. Ahora mismo eso es lo que tenemos.

 

– De hecho sería fantástico veros algún día en España.

Eso estará en nuestra lista, desde luego.

 

– Genial. Pues esto ha sido todo, muchas gracias.

De acuerdo, ha estado bien. Gracias.

 

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin