WRATHCHILD

Han pasado más de 20 años desde que sacaron su último disco, “Delirium”. Pero los macarras de WRATHCHILD están de vuelta con la actitud de siempre. Ese grupo que se formó en 1980, incluso antes de MÖTLEY CRÜE, con unas pintas y actitud única en un país en el que no había bandas de su estilo como es Reino Unido, regresan con un nuevo trabajo, “Stakkattakktwo”, el cual es un claro tributo al enormemente apreciado álbum que les llevó a la fama. Aquí tenéis esta entrevista que mantuvimos con uno de los fundadores; el bajista Marc Angel.

Read the English version

– Hola, gracias por responder a nuestras preguntas. ¿Qué tal va todo ahora mismo con la banda? ¿Cómo os sentís están de vuelta al ruedo en 2011/2012 con WRATHCHILD?

Saludos Reinas del Metal de los reyes del Rokk’n’Roll», o «reinas» del Rokk’n’ Roll, depende de vuestro punto de vista, ¡jaja! Ahora mismo estamos en un buen momento, gracias por preguntar.

 

– Os formasteis a principios de los 80, teníais una actitud distinta en Reino Unido, donde por aquel entonces no muchos grupos tocaban vuestro estilo. ¿Fueron fáciles las cosas para WRATHCHILD durante vuestros comienzos? Y, ¿cuál fue vuestra motivación tras formar la banda?

Formamos WRATHCHILD antes de MÖTLEY CRÜE incluso, y todos sabíamos entonces que no estábamos interesados en el Rock progresivo o en los grupos del estilo BLACK SABBATH o en subirnos al escenario con vaqueros y camisetas como si acabáramos de llegar de salir de una fábrica de hacer cajas de cartón! Así que al principio de nuestra carrera nos propusimos reaventar el Glam pero con un serio toque Hard y Punk. Lo llamamos «Glam Metal». Una vez nos pusimos a crear nuestra ropa y demás complementos para los directos, empezamos a hacernos más y más extraños. Tres de nosotros (yo, el guitarrista y el batería Eddie Star), tocaban en una banda de Punk aún más descabellada antes de conectar con WRATHCHILD, y si escucháis las primeras grabaciones, podéis notar raíces muy Punk en muchos de nuestro himnos, incluso aunque nuestros dioses de la guitarra eran KK Downing (JUDAS PRIEST), Michael Schenker (UFO), porque ambos tenían una imagen genial con sus mallas de cuero y el pelo largo rubio, y el floreciente Eddie Van Halen. Las cosas nunca iban a ser fáciles para una formación con nuestra actitud y con las pintas que teníamos entonces. Pero eso nos hizo más fuerte. Y, por supuesto, ayudó enormemente que Geoff Barton, entonces de SOUNDS y más tarde director de la famosa revista «Kerrang!», se interesara por nosotros muy al principio.

 

– Sacasteis 4 discos durante los 80 que causaron bastante impacto entre los seguidores del estilo. ¿Cómo vivisteis aquella época del combo y cuáles son vuestros mejores recuerdos? ¿Cómo te sientes ahora cuando escuchas vuestros primeros trabajos?

Quedé destrozado cuando nuestro cantante dejó el grupo al final de la gira de nuestro «Delirium». En aquel momento sentía como si nosotros cuatro nos hubiéramos hecho con el mundo, en los malos y buenos momentos. ¡Nos quedamos rotos! Pero la vida continúa y el Metal sigue. Había muchas cosas que arreglar después de eso pero, para ser sincero, de todas formas los tres que quedábamos solíamos lidiar con todo. Solo fue algo de tiempo después de estos eventos cuando entré en un psiquiátrico para poder recolectar cualquier tipo de detalle de muchas de las experiencias extremas que conllevan ser un componente de los míticos WRATHCHILD. Los momentos más destacables incluyen agotar las entradas en el «The Marquee» un par de noches, tocar en un «Fulham Greyhound» abarrotado en uno de nuestros conciertos de «regreso» y, por supuesto, girar con W.A.S.P. Oh, y un montón de reuniones con abogados y demás durante los muchos problemas legales en los que, de alguna forma, nos hemos metido nosotros mismos. En cuando a escuchar los discos anteriores; con toda sinceridad, no los pongo demasiado. ¡Eso sería básicamente como si tuviera la cabeza metida en mi propio culo, ja!

 

– A mediados de los 80 supisteis que también había una formación americana llamada WRATHCHILD. ¿Cómo fueron aquellos años (imagino que pasasteis bastante tiempo con abogados, etc.)?

Como he dicho, el recuerdo general para mí es tener que leer un montón de páginas y páginas de faxes, declaraciones y facturas de abogados, conferencias telefónicas transatlánticas, alojamiento de última hora en hoteles, y todo para tener que defender o nuestro propio nombre o nuestro trabajo. Nunca supe que el Rock n Roll podría ser tan complicado. Llegamos a un acuerdo con el grupo americano respecto al tema del nombre. ¡Pero el balance fue que ni de coña un grupo de yankis nos iba a parar! Ni siquiera se cardaban el pelo. ¡Hay cosas en la vida que merecen destacarse! Y proteger nuestro nombre es una de las más importantes.

 

– Entonces, en 2005, volvisteis (aunque con un nombre distinto), ¿qué causó esta «vuelta»?

Mi madre (Dios la tenga en su gloria) había estado gravemente enferma durante mucho tiempo. Pero tuvo una visión: me dijo que me había «visto» a mí y a los chicos en un gran escenario en algún sitio como Japón, con colores en el pelo y hordas de fans saltando con una canción llamada algo como «Trickle Treat». Mamá siempre había apoyado mucho mi música, me dio mi primera guitarra, firmada por Elvis Presley, la cual había comprado ella misma cuando era una adolescente. Esta fue toda la inspiración que necesitaba para impulsar a lo que quedaba del grupo para volver a la acción. Fuimos a escribir «Trikk of Treat», la cual fue una pista inmensa de nuestro nuevo disco, «Stakkatakktwo». Todo el mundo bota con este corte cuando lo tocamos, ¡y ahora vamos a llevar nuestro culo a Japón!

 

– Y, ¿qué estuvo haciendo el combo de 1989 hasta entonces? Háblanos un poco sobre esto para todos aquellos que no conozcan proyectos como PSYCHOWRATH.

Hasta entonces hemos estado trabajando con nuestros propios proyectos. Por ejemplo, pasé unos 10 años en una formación de Indie Rock llamada «Bang Bang Machine». Hemos estado fichados por London Records y sacado un par de compactos y girado muchísimo. Sobretodo por Europa. Pero esto me dio la sensación de lo que podría haber estado haciendo WRATHCHILD todo ese tiempo atrás, ya que nunca habíamos salido del país. PSYCHOWRATH surgió porque estábamos probando un nuevo vocalista, Gaz «Psychowrath» Harris, y no queríamos ningún escándalo con nuestros primeros conciertos con el. Como suele pasar, se corrió la voz y no tenía ningún sentido intentar pretender que no éramos WRATHCHILD. Mientras tanto, el anterior cantante aparentemente decidió reformar el grupo pero sin los componentes de la banda, y eso llevó a un enorme mal rollo. Afortunadamente, al final todo el mundo se dio cuenta. Gaz mostró estar por encima en todos esos primerizos bolos y ahora es un miembro a tiempo completo del pelotón de éltie WRATHCHILD. Ahora es un figurón natural de la banda sobre el escenario y en disco suena increíble.

 

– Esta «vuelta» dio nacimiento a vuestro último disco, «Atakkattakktwo». Así que, antes de todo, ¿por qué decidisteis llamar así a esta nueva obra? ¿Qué significó (y sigue significando) «Stakk Attakk» (1) para vosotros?

El título «Stakkattakktwo» para el nuevo CD no lo dudamos ni un segundo. Primero de todo, la ortografía queda muy bien. Todas las «K» y «T» seguidas. «Stakkattakktwo» ahora es nuestro sinónimo a la palabra WRATHCHILD. Puedes buscar «Stakkattakktwo» en Google y te llevará directamente a nosotros. Nuestro primer redondo, «Stakk Attakk», nos hizo despegar y, solo por esa razón, le tenemos cariño. También hay algunos grandes cortes, y esos cortes definen a la banda de entonces, porque cada uno de ellos fue concebido en una época en la que ninguno de nosotros sabía que alguna vez haría un CD. Así que devuelven todos esos recuerdos de un grupo de chavales emocionándose con el hecho de dar conciertos, ensayar, componer y debatir la ropa y setlist de directo sin ningún miedo en absoluto de lo que podría deparar el futuro.

 

– Han pasado varios meses desde que salió este nuevo redondo asó que, ¿hay algo que te habría gustado cambiar o hecho de forma distinta?

¡Ja! ¿Estamos alguna vez satisfechos como artistas? Es una pregunta peligrosa. Por supuesto, me encantaría haber jugado con el un poco más, pero llega un punto en el que te dices a ti mismo: «¡Esto es! ¡Hagámoslo!». Tenemos planes de hacer una reedición de edición limitado, pero tendríais que hablar sobre ello con la compañía discográfica.

 

– «Psychophantic Suicide» es, por ejemplo, vuestra primera balada como tal. ¿Cómo se os ocurrió un tema como este?

Bueno, la verdad es que diría que nuestra primera balada es «Long Way to go», del disco «Delirium», pero la voz de Gaz encajaba muy bien con el rollo «baladero» de «Psychiphantic Suicide» y, simplemente, se tenía que incluir en la nueva placa. Trata sobre esa gente que hace año, pero que termina haciendo daño a aquellos a quienes más quieren. El final es nuestra versión de «Hey Jude», de los BEATLES. Me encanta como el corte llega a su clímax con un enorme coro que va y viene. Al final de «Psycho…» el chico del tema llega a un estado mental de éxtasis y delirio, piensa que por fin ha logrado algo monumental, pero en realidad, simplemente, está viendo su propio cadáver.

 

– Musicalmente seguís sonando reconocibles pero con un cierto toque nuevo. ¿Dirías que esto es tan solo una evolución natural? Ya que han pasado más de 20 años desde que salió vuestra anterior obra.

La composición siempre ha sido lo más importante para mí. No me gusta demasiado actuar y toda la mierda que va con eso: las fiestas después de los conciertos, las drogas y «dejarse ver» en la escena. Pero siempre me gusta crear algo y después recrearlo en un ambiente de grupo. Cualquier banda debería tener los mismos derechos y royalties tan solo para prevenir toda la mierda que puede pasar con un disco. Los cantantes que no saben tocar un instrumento son los peores pidiendo créditos en entrevistas y por cosas en las que han estado muy poco involucrados. Al final esto cabreará a alguien más del grupo. Las claves de esto suelen ser la regularidad y el la facturación de miembros del grupo que son «esenciales». En comparación, WRATHCHILD solo ha pasado por tres cambios de personal en más de 30 años.

 

– Por ejemplo, me atrevería a decir que «Stakkattakktwo» es vuestro disco más variado. Hay temas que podrían haber encajado perfectamente en vuestros trabajos de los 80, otras pistas tienen ciertos elementos Hard Rock o incluso AOR… ¿Os habéis abierto a más influencias con los años?

Bueno, diría que ahora tengo mucha más seguridad en mis habilidad, y es muy fácil trabajar con Gaz en lo que se refiere a probar cosas nuevas. Yo y Lance (Rokkit) trabajamos bien juntos con la formación anterior, y algo parecido con Phil (Wrathchild, fundador y actual guitarrista solista); nos comunicamos bien con las melodías y arreglos. A ambos nos gustan las mismas cosas y todos venimos de un pasado musical de disfrutar de «grandes» coros y ritmos pegadizos. Para nosotros la música es un banquete sobre la mesa, y la mesa «wrath» es muy grande.

 

– Y, después de tantos años sin ser demasiado activos con los verdaderos WRATHCHILD en el estudio; ¿han sido las cosas diferentes? La composición, el proceso de producción (ya que imagino que los equipos de producción habrán cambiado mucho desde los 80 con todas las grabaciones digitales y demás).

Los ordenadores se han hecho con el arte de grabar. Cualquier puede hacerlo y alguna gente ni siquiera sale de su casa. Comprimirán un archivo y lo enviarán al otro lado del mundo (o incluso a la puerta de al lado) al batería, que se lo enviará al bajista en algún lugar de Mongolia y después pagarán a alguien en Suecia para que «masterice» el resultado por 300 dólares la canción. ¡Y ahí está tu disco! Recuerdo cuando grabar en una cinta de vídeo era lo último y motivo de burla, para a mí meC parecía que los estudios estaban dominados por mesas de mezclas del tamaño de portaaviones que nunca se usaban. «Stakkattakktwo» se grabó de forma bastante convencional, con todos nosotros juntos en el estudio en todo momento, y usamos micrófonos, cabinas y baterías reales.

 

– Como he dicho antes, vuestro disco debut causó un gran impacto entre los seguidores de este estilo. Hoy en día Internet permite que más gente tenga un acceso más fácil a distintos grupos y lanzamientos, también las generaciones más jóvenes; ¿habéis notado esto? ¿Dirías que con vuestra última obra habéis recibido más atención?

Amo y odio Internet. Es inmediato, lo cual es algo bueno, especialmente para comunicarte con los fans, pero trabajar en el rollo de las redes sociales en todas sus formas, Twitter, Facebook, etc., consume muchísimo tiempo y prefiero tener una vida. Los buenos siempre ganan. Por mucho tiempo que pases en Internet postrando no tendrás una base de seguidores fiel. Afortunadamente, estamos haciendo más fans cada día y volviendo a ganar algunos de los antiguos. Nunca damos esta gente por segura porque siempre es un placer recibir un cumplido después de un concierto o cuando alguien ha comprado el disco. Aunque echo de menos las cartas del viejo lcub de fans. ¡En una carta podías oler el perfume!

 

– Y, finalmente, ¿qué le depara el futuro a WRATHCHILD?

El future para WRATHCHILD es Heavy Metal, Rokk ‘n’ Roll. Seguimos siendo los mejores en lo que hacemos. Iremos a una ciudad cerca vuestro. ¡STAKKATTAKKTWO!

 

– Esto ha sido todo por mi parte, gracias una vez más. Si quieres añadir algunas últimas palabras; las líneas finales son todo tuyas.

¡STAKKATTAKK is BAKK! Visitadnos en www.wrathchildofficial.com

Marc Angel, el bajista, asesino de cuatro cuerdas de STAKKATTAKK.

 

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin