MELECHESH

No hay duda de que MELECHESH es una banda que arriesgado mucho desde su formación a principios de la década de los 90; no tan solo apostando por el Black Metal en Jerusalén, sino también por tocar la mezcla de estilos y el sonido tan personal que solo ellos saben lograr. Su reciente “The Epigenesis” aclara todas las dudas acerca de ello, si es que a estas alturas todavía alguien las tenía.
El guitarrista del grupo que ahora reside en Holanda, Moloch, nos habla de su reciente obra y también de la banda en general, desde sus inicios hasta sus planes de futuro.

Read the English version

- Hola y, antes de nada, gracias por tu tiempo. ¿En qué estáis centrados ahora?
Seguimos en el proceso de promocionar el disco y preparándonos para las próximas giras. ¡Muy ocupados y activos, lo cual es genial!

- Acaba de salir a la venta “The Epigenesis”; ¿por qué os llevó tanto tiempo crearlo? Aunque creo nos hemos acostumbrado a ello en aquellos 3 años que pasaron entre “Sphynx” y “Emissaries”. ¿Qué estuvisteis haciendo durante ese tiempo?
Hicimos una gira europea, tocamos en muchos festivales y nos llevó nuestro tiempo pensar en qué nueva dirección tomar, tanto a nivel conceptual, letrístico, musical y visual. Simplemente, tienes que sentirte listo para grabar un nuevo álbum. Si nos hubiéramos dado prisa en entrar al estudio tras “Emissaries” habríamos grabado el mismo trabajo dos veces. ¿Por qué querríamos hacer éso? Nos lo debemos a nosotros mismos y a la gente que ama que nuestra música se mueva hacia delante. Al fin y al cabo, hacemos ésto porque nos encanta lo que hacemos; es el viaje que hace que valga la pena, así que mejor piensa en qué lugar estás para poder apreciarlo completamente.

- Y, ¿cómo ha sido la respuesta del CD?
Hasta ahora ha sido genial. Ya hemos recibido unas 8 reseñas y el compacto ha sido el disco del mes en muchas revistas respetables.

- “Emissaries” tuvo una gran respuesta, por lo que imagino que os gustará cumplir las expectativas de vuestros seguidores por lo tanto, ¿fue más duro el proceso creativo de este nuevo redondo?
En cuantos más plásticos haces más gente cree que no vas a superar el listón que te has puesto. Desde “Sphynx” la gente nos ha estado diciendo que nunca podríamos superar ese compacto y se hizo más difícil con “Emissaries”. Pero tienes que ignorarlo y permitirte a ti mismo pensar en cosas nuevas, integrar nuevas influencias e incorporar elementos que no has usado antes. Tienes que crear nuevas expectativas en lugar de, simplemente, crear a partir de antiguas. ¡No siempre es fácil pero hasta ahora nos ha funcionado!

- Y ahora que he tocado el tema de vuestro disco anterior, si no recuerdo mal, hubo algunos problemas en la producción; ¿cómo ha ido esta vez?
Básicamente hicimos que mezclara nuestro álbum un productor de primera clase, hizo el trabajo más horrible del mundo y se quedó con el dinero. Ésto le costó al sello mucho tiempo y dinero (“Emissaries” es el segundo disco más caro de Osmose después de “Blizzard Beast” de IMMORTAL), ésto retrasó el disco unos 8 meses. No ha ocurrido nada de ésto, esta vez hemos trabajado con el increíble y profesional staff de los estudios Babajim.

- Aunque ahora estáis viviendo en Holanda, el disco fue grabado en los estudios Babajim en Estambul (Turquía); ¿por qué decidisteis hacerlo?
Por muchas razones, primero y por encima de todo: es un estudio increíble, con un increíble equipo y un staff que ha ganado premios Grammy. Estambul es también una localidad extremadamente importante, inspira mucho como lugar, algo esencial cuando grabas un álbum. También los recursos ahí son increíbles, especialmente si estás buscando músicos invitados. Y, finalmente, es una genial forma de hacer una afirmación: ¿por qué oeste cuando puedes grabar un álbum de Metal en el este? Están ocurriendo muchas cosas en el Oriente Medio en lo que se refiere a Metal y la gente no le está prestando atención.

- “The Epigenesis” es vuestro primer álbum con Nuclear Blast, ¿podrías, por favor, explicarnos cómo entrásteis en contacto con ellos y vuestra opinión sobre este sello? Imagino que hubo otras discográficas interesadas en firmar con vosotros cuanto terminó vuestro contrato con Osmose.
Hubo muchos sellos que quisieron firmar con MELECHESH después de que expirara nuestro contrato con Osmose; Nuclear Blast fue uno de ellos. Para nosotros, queríamos una discográfica que pudiera permitirnos ir hacia adelante, empujar a MELECHESH a un nuevo territorio y ofrecer un contrato decente. Nos decidimos por NB y hasta ahora está yendo muy bien.

- Incluso aunque seguís teniendo vuestro propio sello, parece que con cada disco os abrís un nuevo horizonte y creáis un disco más variado…
Sí, siempre se trata de expandir y explorar sin encasillar al oyente (y, por ende, a nosotros mismos).

- Por ejemplo, habéis utilizado más instrumentos tradicionales. Háblanos un poco sobre ello, por favor, y qué instrumentos utilizásteis (así como una pequeña “presentación” de éstos, ya que mucha gente no los conocerá).
Nuestra desde el primer día fue: no usar samples de música tradicional, sino recrearla con guitarras distorsionadas y baterías fuertes. Teníamos canciones instrumentales, pero éso era todo. Esta vez hemos usado más instrumentos tradicionales. El hecho de estar en Estambul lo hizo más fácil y posible. Entre los instrumentos que usamos están Yayli Tanbur, que es un laúd encorvado turco, es un instrumento otomano muy antigua y tuvimos el privilegio de tener al famoso turco Cahit Berkay tocándolo en nuestro disco. También tuvimos un Tar, que es un laúd puntiagudo azerí/armenio, un sitar indio, un baglama saz (el laúd turco más típico), un santur perso (Dulcimer) y percusiones muy variadas. Ésto no hace del disco un trabajo de “Folk” Metal, ya que seguimos teniendo mucha cuidado en crear un buen balance entre todos estos instrumentos y el resto de los temas.

- ¿Es fácil llevar todos estos elementos mediterráneos al estudio?
En cierta manera, porque muchos de los riffs de guitarra se escribieron con esos instrumentos en mente. Pero no siempre es fácil mezclarlo con la textura y sonido de las canciones. Básicamente, todos estos detalles surgen al final, como si fueran “efectos” que se añaden al final de los cortes. Ahora, en lo que se refiere a pistas puramente instrumentales, sí, es muy fácil y natural, sobretodo porque tocamos esos instrumentos (en el disco toco el Baglama saz y alguna percusión, mientras que Ashmedi tocó el sitar).

- Vuestras letras siempre han tratado de asuntos sumerios y mesopotámicos, ¿por qué? Imagino que tiene qué ver con vuestras raíces…
Bueno, al principio fue por nuestras raízes. Estábamos en una escena que estaba empezando a explorar todas estas herencias paganas (celta, griega, vikinga) y queríamos tener nuestra propia palabra. Pero no termina ahí. Es un tema muy inspirador que habla a mucha gente que no comparte nuestras raíces. Para nosotros, la mitología mesopotámica y su esoterismo es el idioma que encontram
os más natural y más inspirador y con el que hablamos sobre lo oculto, la metafísica y temas existencias que encuentras en MELECHESH.

- Tanto vuestro sonido como letras son bastante originales para un grupo de Metal extremo, no hay demasiadas que lo hagan y así de bien. ¿Dirías que tu música es un reto para vosotros y vuestros oyentes?
La verdad es que nunca he entendido cuando la gente dice que nuestra música es “compleja”: no tocamos Jazz Metal técnico. Los ritmos, grooves y sonidos los sacamos de la música oriental y lo cierto es que es muy primaria, puede llegarle a todo el mundo. Tiene el groove básico que puede hacerte hacer headbanging y mosh. Y no deja de ser Metal extremo. Pero le damos a nuestra música muchas vueltas y lleva mucho detrás, así que puede suponer un reto pero por éso lo hacemos: para retarnos a nosotros mismos y a otros.

- Crecísteis en Jerusalén (aunque no sois de Israel) y hace algunos años os mudásteis a Holanda. Así que, ¿por qué Jerusalén y por qué Holanda?
Ashmedi y yo crecimos en Jerusalén (yo he vivdo en Belén) y en 1999 Ashmedi se mudó a Holanda y yo me fui al norte de Francia (que estaba a 3 horas de Amsterdam en tren). ¿Por qué Jerusalén? No tienes mucha opción si naces ahí, ¿no? Tuvimos la suficiente suerte de crecer en un ambiente multicultural dónde teníamos amigos de todo el mundo. Así, en cierta forma, sabíamos mucho del mundo y sus diferencias, incluso antes de salir de ahí. En cuanto a Holanda y Francia bueno, hay muchas razones que nos empujaron a ir a un sitio: los problemas a los que nos enfrentábamos cuando estábamos en casa (los problemas con los que se puede encontrar alguien que no es israelí estando en Israel), educación, relaciones, trabajo, etc.

- MELECHESH empezó a principios de los 90. ¿Qué diferencias hay entre tener un grupo de Metal ahí y en los Países Bajos?
El grupo empezó en 1993-1994. Empezando como un grupo de Black Metal en Jerusalén por aquel entonces fue una experiencia increíble y única. Por supuesto, nos encontramos con más penurias que otros de nuestros equivalentes europeos; no solo éramos un grupo de Black Metal en medio de una tierra sagrada, sino que también tocábamos Metal en una zona que no está está considerada como una parte del mundo del Metal. Así que tienes menos oportunidades, menos opciones de tener algún tipo de atención, no haces giras… Todas estas pirvaciones nos hicieron quiénes somos y, en cierta manera, tuvimos la suerte continuar mudándonos a Europa.

- Y, finalmente, ¿hay planes de gira para promocionar el disco? ¿Alguna oportunidad de veros en España?
Bueno, tenemos una pequeña gira de presentación del disco a finales de noviembre en Benelux, Alemania y Francia; entonces giraremos por europa con NILE en enero/febrero y después por EEUU en marzo/abril. De momento España no está en la lista, pero espero que podamos hacer algo ahí pronto.

- Ésto es todo. Gracias una vez más por tu tiempo y buena suerte con el disco. Si quiees añadir unas últimas palabras a la entrevista, es tu turno.
¡Muchas gracias por la entrevista y salud a nuestros fans en España!

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin