15 años de Queens of Steel: Raquel García

En Queens of Steel seguimos de celebración (ya sabéis, en 2020 cumplimos 15 años… ¡Casi nada). Continuamos charlando con diferentes personas que, de una forma u otra, forman parte de la «escena» Metal. Hoy hablamos con otra mujer, la fotógrafa Raquel García, que además es la impulsora del proyecto Rockin’ Ladies. RL se encarga de visibilizar a las mujeres artistas del panorama Metal nacional, reclamando así su espacio y, a su vez, dejando claro que el machismo es un problema estructural y, por lo tanto, el Metal no está exento de el, siendo todavía necesarios proyectos como este. De hecho en estas siete preguntas Raquel también reflexiona sobre los cambios que están habiendo en este ámbito dentro del «mundillo».

– Queens of Steel llevamos quince años dando por saco, que se dice pronto. En estos años han salido muchos discos. ¿Qué discos recuerdas especialmente o son tus favoritos de estos últimos quince años? Esos que ya casi has rallado.
Bueno… No me voy a acordar de todo lo que me ha flipado en los últimos 15 años. Pero he escuchado hasta la saciedad el primero de Kvelertak, «Yellow & Green de Baroness», varios de Mastodon, el «The Plague Within» de Paradise Lost, los discos de Ghost (todos) , el «Mark of the Necrogram» de Necrophobic, los de Ne Obliviscaris (todos también, porque vaya pasote de banda), el «Codex Omega» de SepticFlesh, Graveyard, etc… No sé… Kampfar, Myrkur, Mgla, Batushka…


– Incluso han salido nuevas bandas. ¿Cuáles son tus preferidas?
Algunas de las que ya comento arriba. Graveyard, Kvelertak, Ghost, Ne Obliviscaris, Mgla, Batushka…

– ¿Y la separación que más lamentas?
Pues las separaciones que lamento son debidas sobretodo a la muerte de algún componente, como Motörhead, o la de Slayer… Pero bueno, hoy en día es un clásico hacer giras de despedida para venir otra vez al cabo de un año o dos. Vamos, que es garantía de que volverás a verlos.

– Todos aquí vamos a conciertos, festivales… En quince años hemos recorrido muchos kilómetros, a veces solo nos ha hecho falta coger el metro. ¿Qué concierto o festival recuerdas con especial cariño?
Pues mira, hace unos 4 años, el concierto de At The Gates en Barcelona me marcó. No solo porque me lo pasara increíblemente bien, sino también porque entre banda y banda salimos a la terraza de la sala donde la gente va a fumar, y un tío enorme con un pedal más grande que él, se cayó al suelo de espaldas por hacer el monguer con una amiga suya. Su gigantesco cabezón fue a aterrizar contra el pie del que era mi pareja entonces. El «CATACRUCK» que se oyó fue tremendo, y mi ex incluso se asustó de que el gigante con el pedo enorme se hubiera abierto el cráneo. Bien, pues el «catacruck » que se oyó fue el dedo gordo del pie de mi ex al partirse. Tuvo que pedir hielo en la barra y en el hospital mintió al explicar cómo se lo había hecho, porque claro, si explica que un gordo borracho se lo había roto de un cabezazo nadie se lo iba a creer. Me estuve riendo de eso durante semanas cada vez que lo miraba… De hecho, me estoy riendo y mucho mientras escribo esto.
Y ya sin accidentes cómicos de por medio, pues los últimos conciertos de Sólstafir y Kvelertak + Mastodon en Madrid, o los de Ne Obliviscaris y de Ghost en Barcelona (absolutamente impecables ambos). Y el de Paradise Lost en el Summerbreeze de hace unos 3 años lo recuerdo con especial cariño, porque tocaron temas buenísimos y hacía añísimos que no los veía.

– Son bastantes años si lo piensas. ¿Cuál sería tu momento(s) memorable(s)? Algún hito o logro de estos últimos años, a nivel musical o personal.
Bueno, para mí personalmente fue todo lo que ha surgido con Rockin’ Ladies, que con la tontería va a cumplir cuatro años desde que empecé a gestionarlo. Y lejos del éxito o no éxito que haya tenido, es porque es la primera vez que logro terminar un proyecto de este calibre. Tengo mil inquietudes y a veces me cuesta acabar lo que empiezo, sobretodo si entraña muchas sesiones para llevarlo a buen puerto.
Además, este proyecto me ha llevado a conocer un sinfín de personas que valen muchísimo, que me han enseñado una barbaridad de cosas, que me inspiran a trabajar para ser mejor persona… No sé, ha sido como ganar la lotería en muchos aspectos. Sin quitar que me ha llevado al límite del estrés y del exceso de curro. La verdad es que jamás tuve la intención de que creciera tanto, no soy una persona competitiva ni con demasiadas ambiciones más allá de ser feliz y tener paz mental… Pero aún así con todo, estoy muy feliz de poder compartir con el mundo mi visión de que entre todos podemos mejorar el panorama.


– Todo evoluciona (a veces involuciona) con el tiempo, también la «comunidad» metalera. ¿Cuál crees que ha sido el mayor cambio que se ha vivido o se está dando dentro del mundillo en este tiempo? Para bien o para mal. Es que si nos ponemos a pensar, ¡hace quince años ni existía Spotify!
Pues mira, el mundo cambia, correcto. Y no hay nada que podamos hacer para evitarlo, todo está siempre en movimiento. La llegada de Internet ya marcó un cambio brutal. Primero, por la facilidad de acceso que se tiene a la música, que en parte está bien. Segundo, porque antes hacía música quien realmente sabía (o quién era un buen producto, por el motivo que sea, y atraía inversores). Ahora cualquiera se graba en casa y saca un disco. Lo que está bien y mal. Bien porque muchos más grupos tienen la oportunidad de hacer cosas interesantes y darse a conocer. Mal porque hay un superávit de grupos y es prácticamente imposible conocerlos bien a todos y, para qué engañarnos, también hay mucho flipado… A mó Spotify me encanta. Puedo hacerme playlists y no tengo que estar cambiando de disco constantemente, descubro bandas nuevas, etc. Y luego lo que me gusta me lo compro, discos, merch, etc. Soy una romántica, ¡qué le vamos a hacer!
Otra cosa que a mí me encanta que haya pasado, es que haya caído el velo de autocomplacencia que había en el mundo del metal en cuanto al machismo. “¡No! ¡En el metal no hay machismo! ¡Somos una gran familia!” Es una gran familia si eres un hombre blanco y hetero. Este es un tema que da para largo, así que no me voy a explayar aquí, pero machismo hay. Y mucho. Que, vamos a ver, venimos de milenios de patriarcado y tod@s hemos recibido una educación similar. No pasa nada, no hace falta enfadarse ni rasgarse las vestiduras, aquí estamos todos para aprender y evolucionar y tenemos que ayudarnos entre tod@s.
Aunque por suerte, cada vez son más y más los hombres (y mujeres) que dejan atrás esta lacra y no se están cortando un pelo en llamar las cosas por su nombre. Mi admiración hacia ellos es absoluta, porque se enfrentan a un rechazo grande por parte de su propio género.

– Mirando al futuro, ¿cuál sería el mejor escenario posible para ti si piensas en los próximos quince años?
Ni siquiera sé qué voy a cenar hoy. Yo no hago nunca planes a tan largo plazo así que no suelo imaginar cómo pueden ser las cosas a tantos años vista… Pero, sinceramente, sí que me gustaría que sigamos por este camino que hemos empezado en cuando a apoyarse unos a otros sin importar el género. Me gustaría que proyectos como Rockin’ Ladies no fueran necesarios.
Me encantaría que la gente comprara más discos y fuera a más conciertos, porque es la única manera de mantener viva la música. Si queremos mantener la escena activa hay que hacer cosas interesantes y dejar de competir tanto. También creo que se va a tener que innovar, y mucho, porque las mismas fórmulas de siempre, en un mundo que cada vez cambia más rápido, van a dejar de funcionar.
Por supuesto sería perfecto que existieran más ayudas de organismos oficiales (ayuntamientos, etc.) para organizar festivales y eventos, pero esto no habría ni siquiera que mencionar porque es algo bastante básico. Organizar bolos y festivales es una brutalidad de trabajo y gasto, y parece que luego la gente solo le ve las pegas, que ya sabemos; criticar y que te lo den todo hecho es muy fácil… A mí que alguien se atreva a meterse en embolaos así la verdad que me causa bastante admiración, de hecho, están invirtiendo tiempo y dinero en darme arte, oye, pues no podría estar más agradecida la verdad.

¡Ah! Y por supuesto, espero que los medios como vosotr@s no dejen de existir nunca. ¡Felicidades por el currazo!

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin