WOLFBRIGADE

“In Crust we Trust”, ¿no? Y más si es mezclado con Heavy Metal, Death Metal, D-Beat… O, simplemente, digamos que creemos en el Lycanthro Punk. Porque los legendarios WOLFBRIGADE, estos adelantados a su tiempo y rompedores en los 90, están de vuelta tras seis años y un cambio en su formación para presentarnos su nuevo trabajo, “Run with the Hunted”, el cual muestra a una banda que, dentro de las “restricciones” de su estilo, siempre evoluciona y busca en nuevas direcciones. Hoy repasamos un poco la trayectoria de los suecos, y muy especialmente su nueva obra, de la mano de uno de sus guitarristas, Erik.

 

Read the English version

 

– Hola y, antes de todo, muchas gracias por responder a nuestras preguntas. ¿Qué tal va todo últimamente con WOLFBRIGADE justo después de haber lanzado vuestro primer álbum en 5 años?
¡Hola! Todo bien. Acabamos de volver a casa tras un fin de semana en la República Checa y Polonia. Ahora un descanso de verano y después algunos conciertos y festivales más. Nos alegramos de haber sacado por fin el disco. ¡5 años es un poco demasiado! Ahora nos podemos centrar en el futuro. Ojalá no pasen 5 años hasta el siguiente lanzamiento.

 
– Después de haber sacado «Comalive» os tomasteis un descanso, entonces volvisteis con «Damned» y ahora, 5 años más tarde, «Run with the Hunted» ve la luz del día por lo que, ¿qué habéis estado haciendo durante estos últimos años? ¿Durante cuánto tiempo habéis estado recopilando el material que podemos encontrar en el nuevo disco?
Bueno, yo (Erik) y Jocke empezamos a componer temas básicamente justo después de grabar “Damned”. Entonces, después de un año, las quitamos todas y empezamos de nuevo. Esta vez sentimos que lo estábamos haciendo bien. Hicimos demos y algunos de los cortes terminaron en el disco. Pero durante mucho años la banda, básicamente, ha estado inactiva debido al hecho de que nuestro antiguo batería estaba tocando en algunos otros grupos, entre otras cosas. Fue una época frustrante para el resto de nosotros. Afortunadamente encontramos a nuestro nuevo batería, Tommy, y nos pudimos centrar en ensayar algunas de las demos y en componer material nuevo. Pero teníamos prisa, ¡alquilamos el estudio seis meses después!

 
– Empezando a indagar en este disco y hablando sobre su evocador título, ¿a qué hace referencia exactamente?
El título básicamente sume la temática de la placa  y de nuestra banda. Muchas de nuestras pistas tratan sobre alienación y un deseo innato de libertad. También se vincula con la temática lobuna que siempre hemos tenido. Para nosotros el lobo representa la naturaleza en su forma más salvaje. El lobo, en muchos aspectos, es un incomprendido. La gente lo caza y lo mata porque creen que es peligroso. Así que su pura existencia es una gran metáfora sobre el conflicto entre el hombre y la naturaleza.

 

– En general creo que este disco es, posiblemente, más melódico que los anteriores, aunque igual de agresivo. ¿Teníais una idea clara sobre cómo queríais que sonara el disco?
Bueno, tras la audición, y cuando supimos que Tommy era el hombre para el trabajo, la dirección del sonido fue fácil. Su manera brutal de tocar la batería nos dio toda una nueva intensidad otra vez e hizo la elección de la dirección de la música de este disco muy clara. ¡Un disco directo a tu cara! Y el hecho de que solo tuvimos un mes hasta la grabación hizo la elección más fácil, jaja.

 

– Y, ¿es fácil conseguir un buen equilibrio entre melodía y agresividad?
No, esa parte siempre es la más difícil. Creo que lo hicimos bien en este redondo. De nuevo, debo mencionar a la batería de Tommy. Eso hace un poco más fácil combinar agresividad y melodías de todas formas.

 
– En este largo mezcláis vuestras habituales letras sociales con algo de ciencia ficción y terror, pero me da la sensación de que más bien son metáforas, ¿me equivoco?
Sí, a menudo usamos metáforas en nuestras letras. Lo que sale en las letras es simplemente lo que hay en nuestra mente en el momento o lo que encaja con la canción. En este disco Johan escribió la mayoría de las letras.

 
– De todas formas, ¿qué inspiró algunas de las letras? Imagino que la vida en general, pero me refiero a cosas más concretas, como cierto eventos sociales o políticos, literatura, etc. Ya que también hay algunas letras que parecen estar un poco inspiradas por la literatura.
“Kallocain”, por ejemplo, es una novela muy conocida del la autora sueca Karin Boye. Es una distopia oscura sobre un mundo donde todo el mundo es expansible y donde todo está fuertemente controlado por el estado. También hay algunas otras referencias a antigua literatura distópica, como George Orwell. Mayormente escribimos letras desde un punto de vista personal, sobre todo y nada. Para nosotros la voz también es un instrumento, así que las letras se tienen que ajustar a la canción para encajar.

 

– Por ejemplo, creo que “Kallocain” es el mejor ejemplo de lo que acabamos de mencionar, la cual es, posiblemente, una de las pistas más pegadizas del trabajo. ¿Qué podrías contarnos sobre esta canción? Es bastante larga, ¿tuvisteis que componerla de manera distinta? También parece que captura a la perfección su temática con el sonido general.
Encontramos las demos del disco “Lycanthro Punk” y describimos una canción que no había entrado en el disco. Creo que no tenía letra ni nada. La arreglamos un poco, Johan escribió la letra y usamos una intro que habíamos grabado hacía mucho tiempo pero que no habíamos utilizado.

 

– Una de las mayores diferencias que encontré entre este disco y vuestros últimos es la producción. ¿Te importaría arrojar un poco de luz sobre cómo trabajasteis en ella y quién se encargó de tales tareas?
Tanto “Damned” como “Run with the Hunted” se grabaron en vivo en el estudio Fredman. “Damned” fue un disco más oscuro y pesado. Decidimos probar otro sonido en este para beneficiar más las canciones intensas y rápidas. También grabamos en Sunlight Studios con Tomas Skogsberg. Y después de vuelta al estudio Fredman para mezclar todo el disco. Como siempre, no queremos hacer el mismo álbum dos veces.

 
– Y, en tu opinión, ¿qué dirías que diferencia a “Run with the Hunted” de “Damned»?
Como ya no giramos tanto los discos son más importantes para nosotros. Intentamos explorar nuevas y viejas ideas y sonidos para mantenerlo interesante. Esta vez no hay pedales HM2, por ejemplo. Queríamos probar un sonido de guitarra y bajo diferentes. Un sentimiento más de directo. En “Damned” también tuvimos más tiempo para componer los temas, así que esta vez nos centramos en la agresividad e intensidad y, simplemente, dejarlo fluir!

 
– De hecho “Damned” recibió una respuesta muy buena tanto de los fans como de la prensa, por lo que las expectativas en esta nueva obra eran altas. ¿Os preocupáis en algún momento por las expectativas de vuestros fans o sentís presión de alguna forma por estar a la altura de anteriores lanzamientos? Quizás tras tantos años de experiencia y ya habéis dejado eso atrás y hacéis las cosas simplemente para vosotros mismos y de forma más instintiva.
Nunca hacemos nada para satisfacer o ajustamos nuestra música al clima musical del momento. Cuando empezamos a componer un nuevo disco siempre escuchamos el anterior como referencia. Y entonces decidimos qué dirección queremos tomar para el siguiente. Intentamos no repetirnos y es divertido explorar nuevos elementos, aunque nuestro estilo musical tenga sus limitaciones. Pero para este disco tomamos la decisión consciente de no renovarnos, sino simplemente hacer un álbum brutal a toda velocidad! Cuando estamos satisfechos simplemente esperamos que a los fans y a la prensa les guste.

 
– Pues dicho todo esto sobre “Run with the Hunted”; ¿cómo lo describirías con solo 3 palabras?
2 palabras es suficiente. ¡Lycanthro punk!

 

– Cuando empezasteis el Crust estaba más vinculado con la rebeldía, pero hoy en día es un estilo musical de fácil acceso que no está cerrado únicamente a un cierto tipo de público. Creo que el hecho de trabajar con un sello como Southern Lord lo demuestra. ¿Es esta expansión del género algo positivo para un combo como WOLFBRIGADE?
Sí, nuestro objetivo siempre es mantener nuestra creatividad. Tras el LP “Comalive” sentimos que necesitábamos algo nuevo para mantener al grupo junto, y para tener la inspiración para hacer nuevas canciones! Necesitábamos hacer algunos cambios reales. Fichamos por Southern Lord y decidimos esforzarnos de verdad en hacer un disco más elaborado. Algo que sentimos no habíamos hecho desde los primeros días. Southern Lord nos dieron el presupuesto para crear el sonido que buscábamos. Y en “Damned” y “Run with the Hunted” empezamos a hacer demos de nuevo. Algo que no habíamos hecho desde los 90.

 
– Pero sigue tratando sobre temas políticos y sociales. En este sentido el mundo está cambiando rápido, para peor desafortunadamente por lo que, teniendo esa conexión con WOLFBRIGADE cómo grupo, ¿cómo crees que tanto el mundo como WOLFBRIGADE han evolucionado desde los 90?
Todo y todos cambian. El mundo para peor y WOLFBRIGADE para mejor.

 
– Empezasteis bajo el nombre de WOLFPACK, y lo cambiasteis, si no me equivoco, tanto por motivos políticos como creativos. ¿Por qué decidisteis que queríais seguir con un nombre distinto? WOLFPACK es el mismo grupo que WOLFBRIGADE pero, ¿consideras que son la misma entidad?
Sí, es el mismo grupo. Simplemente cambiamos la mitad del nombre.

 
– Lleváis en la escena Punk desde hace ya más de dos décadas. ¿Hay alguna receta secreta para sobrevivir a algunos de vuestros contemporáneos?
Hemos aprendido a calmarnos. No tienes que sacar un disco y girar y después volver a empezar. Hicimos eso y casi se llevó toda la diversión. Veo el disco “Damned” como una especie de nuevo comienzo para nosotros. Como ya no giramos mucho, debido a responsabilidades de la vida adulta, familia y trabajo, los discos se han convertido en algo más importante para nosotros. Nos gusta mucho juntarnos y simplemente pasar el rato, debatir arreglos de canciones o ensayar. Y, por supuesto, ayuda que yo, Jocke y Mike nos conozcamos desde que éramos críos.

 
– De hecho hoy en día 20 años es bastante. ¿Tenéis tanto mejores como peores momentos con/para la banda hasta la fecha?
Jaja, todo lo peor es algo de lo que ahora nos reímos. Muchos momentos Spinal Tap. Pero conciertos muy mal organizados, con todo lo que eso incluye, mata al grupo.

 

– ¿Recuerdas de dónde vino todo el rollo “lycanthro”? Básicamense te ha convertido ahora en un nuevo estilo musical.
Creo que ha caracterizado al grupo que viene de una ciudad pequeña (Mariestad). Por encima de todo, nos atrevimos a ser creativos y mezclar Death Metal, Heavy Metal, melodías y D-Beat, era un tabú total en 1995. En Mariestad no había escena y no había reglas sobre cómo debía sonar un grupo D-Beat. Creamos un sonido propio. Ningún otro grupo en aquel momento sonaba como nosotros. Tuve la idea cuando necesitábamos un nombre para el segundo disco. Lycanthro Punk.

 
– La mayoría de vosotros tenéis proyectos paralelos. ¿Hay noticias sobre alguno de ellos? ¿Es fácil, teniendo trabajo diario, lidiar con estas actividades?
Ninguno del grupo tiene ya proyectos paralelos. Todos queremos centrarnos al 100% en WOLFBRIGADE. Como he mencionado en una pregunta antes, no tenemos ni tiempo ni ganas de centrarnos en más de un grupo.

 
– Y, finalmente, ¿cuáles son vuestros planes de futuro a corto plazo?
Probar algunas ideas de canciones. Teníamos algún material que no acabó en el último disco porque no encajaba. Y algunas ideas nuevas. Veremos qué pasa. No será “Run with the Hunted” parte 2, jaja.


– Esto es todo, gracias una vez más por responder a nuestras preguntas. Si quieres añadir algunas palabras finales; tómate la libertad de hacerlo.
Gracias por las preguntas. ¡¡¡Salud!!!
Erik

 

Tania Giménez
tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin