THINE

Siempre he guardado los discos de THINE como oro en paño, y es sorprendente cuanto menos la poca atención que ha recibido siempre este grupo británico. “Journeys” sorprendió, y en 2002 con “In Therapy” crearon una de las mejores obras dentro del género. Un género difícil de catalogar, de la vertiente más melódica y melancólica del Metal, también con tintes de Rock, con mucha belleza y sutileza… Y desde entonces, desafortunadamente, el silencio más absoluto. Pero nunca es tarde si la dicha es buena y, nada menos que 12 años después, THINE nos presentan su tercer trabajo, “The Dead City Blueprint”. Sobre esta impecable obra hablamos con el guitarrista Paul, quien nos da todo tipo de detalles sobre este nuevo y esperado lanzamiento del grupo.

Read the English version

– Hola y, antes de todo, gracias por tu tiempo. ¿En qué estáis centrados ahora mismo? ¿Cómo os sentís al estar de vuelta con THINE?

Nos sentimos un poco ansiosos, jaja. Ha pasado mucho tiempo desde el anterior. Por ahora, en general, la respuesta ha sido genial (aunque, obviamente, no puede gustar a todo el mundo), y nosotros estamos satisfechos… Pero es un proceso extraño. Como padre orgulloso realmente no sabes si tienes un hijo feo o no. A pesar de ello lo quieres pero a veces, simplemente, no sabes cómo lo ven los demás, aunque esperas que encuentre su camino en el mundo y gane aceptación, incluso aunque cada paso que de se vaya a juzgar. Para la industria son épocas distintas. Las ventas son difíciles de predecir. La banda se tiene que hacer por amor a la música por encima del dinero, eso desde luego.

 

– Vuestra anterior obra, “In Therapy”, se lanzó hace nada menos que 12 años, a lo largo de los cuales habéis estado casi en silencio. ¿Qué habéis estado haciendo durante estos últimos años?

Tienes razón con que estuvimos casi en silencio, en cierta forma, aunque realmente el grupo nunca paró. Pero la vida a veces toma otro camino, y la gente tiene que seguir su propia senda durante un tiempo en este curioso viaje de la vida. Seguimos tocando en directo durante algunos años después de “In Therapy”. Nuestro batería se fue varios años antes de volver en 2008 o así. Aunque seguimos componiendo canciones todo el tiempo. Antes me solía cabrear que pasara el tiempo y no sucediera nada, entonces pensé: “cuando sea el momento adecuado, entonces sucederá”, por lo que supongo el momento era apropiado, las circunstancias eran apropiadas, y aquí estamos otra vez. Pero realmente no da en absoluto la sensación de que haya pasado 12 años. El tiempo (tal y cómo se percibe) parece que solo acelera cuanto más mayor te haces, y no puedes hacer demasiado para detenerlo.

 

– Y, ¿cómo crees que ha evolucionado el grupo durante estos últimos 12 años?

Ahora hay mucha más madurez, como creo que es evidente en el nuevo disco. “In Therapy” fue más un disco de Dark Rock/Metal, pero creo que ahora somos mucho más que eso. En este álbum hay una diversidad mejor, algo de emoción más profunda que antes, mejores canciones, canciones genuinas. También trajimos de vuelta algunas de esas ideas más de tipo Prog de nuestra primera placa, y algunos arreglos un poco más épicos se podría decir. No queríamos simplemente recomponer temas del tipo “In Therapy”. Eso no tendría sentido, y solo serviría para resucitar lo que fue y no para nutrir lo que ES.

 

– Considero todos vuestros lanzamientos esenciales pero creo que, por algún motivo, siempre habéis sido una formación bastante infravalorada. ¿Crees que hay alguna razón tras esto? Ahora las cosas no son como hace una década, Internet está mucho más presente y hay un acceso más fácil a la música por lo que, ¿crees que ahora cambiará esta situación para vosotros?

Estoy muy de acuerdo. Creo que estamos muy a la altura de grupos con los que nos comparen pero, por la razón que sea, para nosotros ha sido difícil tener los mismos públicos, y creo que posiblemente esto vaya a seguir. Nunca hemos tenido ese bombo que nos empuje, pero por lo menos tenemos unos fans muy dedicados que aprecian lo que hacemos y que han estado ahí a lo largo de los años, e incluso hemos afectado a las vidas de algunas personas para bien cuando tuvieron épocas de problemas. Esto no es necesariamente cosa de ventas, sino de proyectar tu arte a las masas, y quizás incluso marcar una pequeña diferencia a lo largo del camino. Pero realmente es cuestión de realización. ¿Cuánto lleva alcanzar un punto de satisfacción en la vida? ¿Tebemos que ser ricos? ¿Tenemos que ser adorados? ¿Tenemos que ser influenyes? ¿Debemos ser líderes? ¿No es suficiente, simplemente, existir? Parece una condición muy humana guiada por el ego que nunca sea suficiente así que, como consecuencia, nunca estamos contentos. Así que sí, buena pregunta, y si encuentra al respuesta, por favor, dímelo, jaja.

 

– He leído que habéis pasado algún tiempo refinando las canciones que forman parte de vuestro nuevo “The Dead City Blueprint” por lo que, ¿cómo y cuándo se empezó a perfilar esta nueva obra?

La canción más antigua del disco (“Brave Young Assassin”) es originalmente de 2003 más o menos, así que la hemos refinado y vuelto a componer muchas veces para darle la forma que tiene ahora. Muchas, muchas canciones se escribieron después de “In Therapy”, pero gradualmente, a medida que se componían cortes nuevos, estos sustituyeron a los más antiguos. Todos formaron una pequeña pero significativa parte de la evolución de este álbum en sus años formativos, pero al final una época oscura mía en 2012 me llevó a componer todas las canciones nuevas en un periodo de tiempo de 7 meses (excepto “Brave Young Assasin”) y deshacerme del resto. Aunque aún hubo un refinamiento constante de esas pistas, así que el impacto emocional fue lo más fuerte y estremecedor posible. Espero que lo consiguiéramos.

 

– Vuestra obra debut fue “A Town like this”, 4 años después salió vuestro segundo “In Therapy”, el cual se construyó sobre los cimientos de vuestra anterior placa, pero con cierto giro en cuanto a sonido, o progreso musical si así lo prefieres. Ahora en “The Dead City Blueprint” creo que hacéis los elementos de vuestro segundo trabajo más sólidos y fuertes. ¿Es vuestro nuevo redondo la mejor descripción de lo que es THINE o simplemente estáis en una evolución constante?

Creo que evolucionamos constantemente. Cada disco es una fotografía de un momento, de dónde estamos en nuestra vida, como personas. Aunque no creo que THINE se pueda definir con un estilo particular, ya que no es una parte consciente o considerada de lo que representamos. La gente quizás diga que somos un grupo de Rock porque con “In Therapy” compusimos un álbum de Rock, pero nosotros (o desde luego, yo) no lo sentimos de esa forma. No somos restrictivos, porque no nos quedamos quietos. Nuestros pensamientos cambian, crecemos y evolucionamos. Y como no queremos sacar discos cada dos años, nuestro salto en la evolución y diversidad aparece más sustancial. “The Dead City Blueprint” diría que representa THINE más perfectamente que nunca, pero solo en ESE momento, porque ese tiempo ya ha pasado, se ha desvanecido en la historia tan pronto como nació.

 

– Uno de vuestros puntos fuertes y sellos siempre han sido esas atmósferas oscuras y frágiles, algo que crea cierto sentimiento cautivador. ¿De dónde tomáis inspiración para crear la atmósfera general? Y, ¿hay algo que queráis transmitir con ella?

Mmm, no estoy demasiado seguro de dónde viene. Algo de oscuridad descansa en algún lugar, y sentimientos muy reales, pero es algo en lo que, yo personalmente, trabajo extremadamente duro cuando compongo. Formo una (normalmente frágil, jaja) visión en mi mente y entonces intento trabajar para llevar eso a la “vida” de la forma más exacta posible. Pero sí, en ocasiones los temas pueden estar inspirados por algunas notas de un tema que escucho al azar (recuerdo una parte de 4 segundos de un corte de KATE BUSH aterrizó en una de las pistas de este trabajo). Estas atmósferas son de dentro, de un lugar profundo, y me ayuda personalmente a poder sacarlas y convertir lo negativo en positivo.

 

– Aparte de esta sensación melancólico también me parece destacable la forma en la que mezcláis distintas influencias musicales, Rock, Prog y Metal pero sin ser posible etiquetaros o destacar cierto subgénero metalero al cual sonéis parecidos. Habéis sido así de únicos desde el principio por lo que, ¿teníais claro desde el momento en el que empezasteis el combo que queríais crear un sonido tan personal?

Muchas gracias. Creo que eso es porque realmente no es una decisión consciente de qué estilo tiene qué ser, simplemente lo que fluye de forma natural para representar un estado de ánimo o un sentimiento. Así que me gusta pensar que, sencillamente, todo encaja junto como un todo sin ser extraño o forzado. Nos comparan con varios grupos de Prog, pero realmente no escucho Prog. Realmente no escucho tampoco mucho Rock, así que evolucionamos en un producto propio más que de nuestras influencias. O a veces, en el pasado, he querido crear algo que tuviera un sentimiento de THE DOORS, por ejemplo, pero solo es mi percepción de lo que son THE DOORS y no la realidad. Es como retirarte a tu propio mundo. Uno de interpretación y de una percepción retorcida. En los tipos de las primeras demos creo que sí, incluso entonces teníamos nuestra identidad individual, ya que nos estábamos desarrollando, pero no recuerdo que pensáramos que deberíamos sonar completamente diferentes a todo el mundo… Aunque sí, no queríamos sonar como las bandas de Doom o de Black Metal, o de Thrash, o the Folk, o como las bandas de Rock. Cuando conseguimos un contrato discográfico, nos dijeron que lo principal era ser original, así que nuestro primer largo, “A Town like This”, fue básicamente su propia bestia, diferente de la mayoría del resto de musical Metal cogiendo muchos estilos para crear esta (a veces) sombría y compleja atmósfera. Al final estaba un poco demasiado fragmentado, pero esa era entonces la naturaleza de las composiciones. Cada corte era como un cortometraje, con “escenas” que cambiaban y un guión oscuro y abstracto, jeje. Ahora los temas fluyen como un viaje cohesivo.

 

– De todas formas, os han comparado con formaciones tales como KATATONIA o ANATHEMA y, ciertamente, hay algunas similitudes pero, ¿qué grupos podrías mencionar como los más influyentes para el sonido de THINE?

Es una buena pregunta, porque realmente no lo sé. Debe haber pequeñas influencias aquí y allá y en todas partes, pero la composición nace del sentimiento. Puedo ver un poco de ANATHEMA y KATATONIA de hace años, pero creo que eso paró en la época de “In Therapy”. Más allá de el tan solo andamos nuestro propio camino. Recuerdo que “Cold Seed”, de TIAMAT, tuvo una pequeña influencia a la hora de perfilar una especie de enfoque también en los temas de “In Therapy”, pero para este disco, nada. Tan solo agitación y personal y buscar un sentido de renovación como resultado. Tan solo viene de… Algún lugar. Momentos de inspiración a los cuales se les da forma.

 

– Vuestra música es muy emocional, como he dicho antes, también en cuanto a letras. De hecho las letras encajan perfectamente con el ánimo de vuestra música. ¿Es algo que buscáis hacer que todo en vuestros discos forme parte de un todo?

Sí, todo viene junto. Pasamos un periodo de tiempo muy largo analizando cada línea y cada palabra, incluso cada ritmo de sílabas de este compacto. Recomposición constante para conseguir la imagen visual dibujada por las letras para reflejar la música y perfeccionar las emociones que representa la música. Extremadamente importante. Creo que en este disco funcionó bien, mucho mejor que antes. Nada es falso o forzado en absoluto. Nada compuesto para sonar bien o brutal. Tan solo real y honesto. Creo que tiene que haber algo profundo debajo de la superficie para que esto salga como ha salido, pero requiere tiempo y paciencia.

 

– Y, siendo música tan emocional, ¿de dónde tomáis inspiración para las letras? ¿Podrías ver un disco como una descripción de un cierto momento en vuestra vida?

Este disco, absolutamente, ha salido de la vida y tribulaciones, del atontamiento, y del periodo de 2012 antes mencionado. Aquí también hay muchos temas existenciales, algunos comentarios sociales basados entorno a la indiferencia, temas de moralidad, mucha introspección, algo de reflexión, algunas conceptos entorno a la destrucción y renovación, mucha psicología. En cierto sentido, es un diario de un periodo de tiempo ahora del pasado y, aunque el contenido pueda parecer bastante negativo, el propósito es que sea un catalizador para que se convierte en un optimismo simbólico y en cambio. Ese túnel muy oscuro tiene un final, y al final hay iluminación y descubrimiento, en cualquier manifestación que pueda presentarse por sí misma. Sea a través de la luz o de la oscuridad, la vida aún trata de aceptar el camino, los momentos entre el comienzo y el final.

 

– Todo suena emocional y fluye con naturalidad, pero el groove, las melodías pegadizas… Todo parece ser emocional aunque calculado. Por ello me gustaría saber cómo soléis trabajar en el proceso de composición.

Tengo un sentimiento, entonces construyo sobre el y lo exploro. Algo que represente pérdida o vulnerabilidad, o belleza, etc., etc. Grabo una demo de el en casa y entonces puedo absorberlo y evolucionar ese sentimiento. Normalmente es la música lo que viene primero, pero a veces una línea, o unas pocas palabras que forman una afirmación, y una pista pueden venir de esas palabras, por cómo suenan juntas las palabras, y después fluye a partir de ahí (a veces al principio las palabras pueden no tener sentido también, hasta que las piezas del puzzle se empiezan a poner poco a poco). Después escribo y reescribo las letras hasta que el mensaje es claro (y normalmente con múltiples significados). Hoy en día también disfruto tocando el teclado, para pedazos añadidos de atmósfera.

 

– Por otro lado, Dan Mullins está de vuelta en el grupo. ¿Qué motivo su regreso? Además ha sido el ingeniero de sonido del disco. ¿Cuáles son los pros y los contras de que un miembro de la banda se encargue de tales menesteres?

No puedo recordar totalmente por qué volvió. Quizás venga de un tiempo en el que el resto de nosotros terminamos ensayando en su casa y hablamos sobre hacer una demo, hace varios años. Después de un tiempo llevé algunas canciones a su casa y las tocamos, solo el y yo, unas 5 canciones o así. Entonces surgió a raíz de eso. Nuestro anterior batería es ahora nuestro bajista, así que no hubo ningún problema. No tuvimos que echar a nadie. Dan hizo un buen trabajo con el sonido, y debido a nuestra relación con el dueño de Academy Studios, tuvimos todo el tempo que necesitamos para grabar. Los pros de que Dan se encargue de eso es que nos consiguió más control sobre la producción y dirección en comparación con cualquier anterior lanzamiento y, obviamente, tuvo conocimiento de los temas antes de que entráramos en el estudio así que, básicamente, sabía/sabíamos cómo deberían ir. No estoy seguro de si hubo demasiados controlas, aunque posiblemente el no pudiera disfrutar de ver los cortes tomando forma estando tan involucrado con los pequeños detalles, pero supongo que, hasta cierto punto, también fue lo mismo conmigo. De todas formas, con el tiempo puedes alejarte y apreciar en lo que salió del trabajo duro.

 

– Dicho todo esto sobre “The Dead City Blueprint”; ¿cómo lo describirías con solo 3 palabras?

Un recordatorio doloroso.

 

– Y, finalmente, ¿cuáles son vuestros planes de futuro a corto plazo?

Seguir componiendo y refinando canciones nuevas, después quién sabe. Si la gente quiere otro disco, estoy seguro de que haremos uno antes de 2015, jaja, de lo contrario seguiremos componiendo.

 

– Esto es todo , gracias una vez más por responder a nuestras preguntas. Si quieres añadir algunas palabras finales; tómate la libertad de hacerlo.

Muchas gracias por vuestro tiempo e interés por ver de qué tratamos, y ojalá de una buena percepción a vuestros lectores. Saludos.

 

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin