Hammerfall European Tour 2011 – Sala Salamandra 06/12/2011

Un cartel ecléctico cuanto menos era el que lideraban HAMMERFALL seguidos por VICIOUS RUMORS (muy grata sorpresa cuando se incorporaron al cartel, por cierto), AMARANTHE y DEATH DESTRUCTION. Sin duda, prometía ser un concierto que reuniría a distintas generaciones y generaciones con distintos gusts, uniendo a una banda de Heavy/Power Metal como son HAMMERFALL con loslegendarios VICIOUS RUMORS y dos jóvenes formaciones suecas con un estilo mucho más moderno: por un lado AMARANTHE, con una fórmula similar ala de SONIC SYNDICATE y el mismo estilo de Death melódico, y por otro DEATH DESTRUCTION, con su Groove con pinceladas de Metalcore, Deathcore y Thrash.

Fueron DEATH DESTRUCTION (con Fredrik Larsson, también bajista de HAMMERFALL) los encargados de abrir la velada en sla de Hospitalet Salamandra. Mientras la gente todavía iba entrando a la sala, DEATH DESTRUCTION comenzaron su actuación de enfoque moderno y potente repasando su único largo hasta la fecha, “Death Destruction”, y con los temas de dicho trabajo dejaron un buen sabor de boca especialmente al sector más joven del público. Con una puesta en escena llena de energía caldearon el ambiente e incluso lograron que parte de la audiencia allí congregada coreara algunos de sus estribillos o el título de “Fuck Yeah”.

Una actuación más que correcta, llena de energía, pasión, ilusión y buen hacer, con la cual dejaron más que satisfechos a los que se habían acercado a Salamandra para disfrutar del directo de AMARANTHE.

Cuando salieron a escena AMARANTHE Salamandra se veía densamente poblada y numerosas personas se amontonaban en las primeras filas
para no perderse ni un detalle del combo sueco. Sinceramente, al ser un grupo de reciente creación y que en este mismo año han sacado su álbum debut, “Amaranthe”, no esperaba en absoluto que llevaran tanta y que esta se supiera al dedillo cada uno de sus temas. Quizás por eso ese estallido de euforia al ir saliendo, uno a uno, los 3 vocalistas del combo (que vinieron con su vocalista de directo, Richard Sjunnesson, ex SONIC SYNDICATE y THE UNGUIDED). De hecho, como he mencionado, el
concepto de AMARANTHE es similar al de SONIC SYNDICATE, contando con dos vocalistas masculinos (uno para las voces rotas y otro para las limpias) pero, en este grupo, en lugar de teniendo una mujer al bajo, es una tercera cantante.

Durante su actuación de cerca de media hora dieron un buen repaso a su único larga duración, descargando temas como “Leave Everything Behind”, “Enter the Maze”, “1.000.000 Lightyears”. En todo momento gozaron de un buen sonido y, sobretodo, de una puesta en escena entregada y dinámica, sabiendo cómo meterse al público en el bolsillo y transmitiéndole su energía, y la respuesta fue una audiencia que no dejó de corear sus temas y moverse constantemente al ritmo de ello. Al ritmo de cortes como “Call out my Name” o “Hunger”, con el cual cerraron su actuación. Una actuación que, aunque a la parte más clásica del público quizás no les llamaran demasiado la atención, apuesto que hicieron que sus seguidores más jóvenes se fueran a casa con una sonrisa de oreja a oreja. Y es que, entre las nuevas generaciones, parecen ser toda una promesa.

 

Llegó el turno del grupo que más ansiaba ver: los legendarios VICIOUS RUMORS y, sobretodo, tenía curiosidad por ver qué tal se defendía Brian Allen, su nuevo vocalista, sobre el escenario.

Comenzaron su actuación a por todas, dispuestos a destrozarnos dando el pistoletazo de salida con todo un clásico “Digital Dictator”. Con un comienzo así, las expectativas eran altas, muy altas. Y con tan solo ese tema ya pudimos ver que los años no pesan para VICIOUS RUMORS, y tampoco pasan para Geoff o Larry. Continuaron repasando su clásico “Digital Dictator” con el devastador “Minute to Kill”, con el cual todos nos dejamos el cuello y nos desgañitamos coreando el estribillo. Con cortes de este calibre, si Brian Allen no hubiera estado a la altura, estos pocos minutos de concierto habrían sido una completa decepción pero, afortunadamente, demostró estar a la altura, aunque mostrando una actitud llamativa para una banda como VICIOUS RUMORS.

Como era de esperar, ya llegaba el momento de escuchar algo en directo de su reciente disco, y lo hicieron ofreciéndonos “Murderball” (la cual ya tiene vídeo). Volvieron a echar un vistazo al pasado con “Down to the Temple”, de su álbum homónimo. Mientras nos iban regalando una canción tras otra, la banda no dejó en ningún momento de moverse por el escenario con total comodidad y como si siguieran siendo chavales de 20 años, ofreciendo una puesta en escena honesta y con pasión, con mucha energía y entrega, disfrutando en todo momento de lo que hacen. Sin duda, eso fue algo que el público percibió y por ello les regaló la aceptación que merecían, que no podría ser menos cálida y entregada que la suya.

Cuando empezaron a entonar su legendario “Soldiers of the Night” me pregunté, “¿tan pronto?”, fue entonces cuando miré el reloj y vi que prácticamente habían pasado ya alrededor de 40 minutos de actuación, pero que se pasaron en cuestión de segundos (y estoy segura de que no solo para mí). Con “Soldiers of the Night”, como no podría ser de otra forma, se volvieron a meter al público barcelonés en el bolsillo. Y es que una Sala Salamandra no dejó de dejarse las cervicales y la garganta con este corte, siempre con el puño en alto y la mano en el corazón frente a estos titanes del Metal.

Para cerrar escogieron “Don’t Wait for me”, pista que abre su redondo homónimo e, igual que el disco en general, se trata de una canción más pegadiza y melódica pero, aún así, no dejó de hacer las delicias que todo el público que habitaba aquella noche en Salamandra.

Un concierto breve, y que se hizo todavía más breve, en el que nos dejaron con ganas de verlos por nuestro país como cabezas de cartel. De todas formas, repasaron su discografía de gran manera dentro de un repertorio corto pero bien seleccionado.

Una actuación llena de ganas y pasión, tanto por parte de los fans y del grupo. Incluso Brian Allen se tiró al público y tuvo un final de bolo un tanto accidentado, pero eso no fue ningún inconveniente para sacar todavía más fuerza y salir al escenario a despedirse de un público que quedó encandilado con una actuación soberbia en todos los aspectos. Una actuación soberbia por parte de un combo que, a pesar de los años y los cambios de formación, sigue con la misma fuerza, la misma energía y, sobretodo, con los pies en el suelo y con ganas.

 

Era el turno de los cabezas de cartel: HAMMERFALL, que aprovechaban esta ocasión para presentar su último “Infected”. De hecho, comenzaron con el mismo tema que abre este compacto, “Patient Zero”. Tras un tema bien recibido viajamos al pasado y a su gran “Legacy of Kings” con el aclamado y coreado “Heeding the Call”. Mientras se confundían canciones más actuales como “Any Means Necessary”, la potente y con mucha garra “Band Yourhead” (y la mayor parte del público siguió su título al pie de la letra) o “Let’s get it on”, tampoco se olvidaron de clásicos imprescindibles como “Renegade”, Riders of the Storm”, “Legacy of Kings” o “Let the Hammer
Fall”, con la que hicieron gritar hasta dejarse los pulmones al público barcelonés hasta que, de las ondas emitidas por los gritos de sus fans, el martillo cayó y nos hizo a todos corear su estribillo hasta quedar afónicos. Y es que la respuesta del público ante una actuación excelente, en la que mostraron muchas tablas y ante una puesta en escena tan dinámica y amena, sin dejar de lado esos toques épicos que cobran más vida en directo, no podría ser otra cosa que igual de buena.

A pesar de centrarse, como era obvio, en “Infected”, pudimos disfrutar de varios cortes de “Glory to the Brave”, “Legacy of Kings” o “Renegade”; no pasaron por alto ningún trabajo pero sí olvidaron “Crimson Thunder”. Quizás tantas pistas contemporáneas no es lo que más habrían preferido sus seguidores de todas formas, se marcharon del escenario con “The Templar Flame” para después interpretar dos bises, “One more Time” (también de “Infected”), pero cerraron definitivamente su actuación con todo un clásico que no podría faltar, “Hearts on Fire”, posiblemente de las mejores recibidas en toda la noche, a pesar de que los suecos gozaron en todo momento de una respuesta abrumadora por parte de una Barcelona que los esperaba con los brazos abiertos.

Tania Giménez

Sergio Fernández


 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin