MONSTER MAGNET + SEVENTH VOID

Los norteamericanos MONSTER MAGNET han estado durante dos décadas forjándose su nombre dentro del Rock algo que, sin duda, han logrado gracias a su constante trabajo y calidad, sin perder su actitud tan rockera durante estos 20 años. Prueba de ello es que, a día de hoy, siguen lanzando trabajos tan buenos cómo su último (que data de este mismo año 2010) “Mastermind”.
Sin duda, todos los seguidores del Stoner estuvieron de enhorabuena el pasado martes 30 de noviembre, ya que podían volver a disfrutar de la banda en la Ciudad Condal quiénes, en esta ocasión, venían acompañados por el cuarteto de Doom Metal neoyorkino SEVENTH VOID.
Para los que no los conozcáis, SEVENTH VOID es un proyecto que se formó hace ya varios años por el guitarrista y batería de TYPE O NEGATIVE pero que, a pesar de ello, lanzaron su primer trabajo de larga duración el pasado 2009 (aunque no se ha distribuido a nivel mundial hasta este 2010).

La velada se abrió con la actuación de estos últimos, quiénes venían a presentar su reciente “Heaven is Gone”  durante cerca de unos escasos 40 minutos en los cuáles tocaron casi al completo su debut.

Los que fueron allí esperando una segunda parte de TYPE O NEGATIVE pudieron salir decepcionados, y es que este combo practica una música más sencilla y directa, incluso densa y pesada, que mezcla el Doom con el Rock (con algunas guitarras a lo THIN LIZZY) y un enorme predominio de los graves, sin mencionar algunos bastante interesantes solos de guitarra y más que correctas composiciones.
Escuchamos temas cómo “Killing you Show” (con la que abrieron su concierto), la propia “Heaven is Gone” o “Last Walk in the  Light”.
Gozaron en todo momento de un buen sonido, tanto por su parte cómo por la de la sala, y supieron cómo caldear fácilmente el ambiente de la sala Razzmatazz habitada por un público que pareció corresponder al buen hacer de SEVENTH VOID sobre las tablas; siendo considerable, prácticamente llenaba media sala, (sobretodo tratándose de un martes) y, además, parecía que más de uno ya había dado varias escuchas al primer redondo de los de Brooklyn, tarareando algunos de sus cortes.
Siguieron cayendo títulos cómo “Shadow on Me” o “Broken Sky”, con la cuál cerraron su repertorio dejando con un muy buen sabor de boca a los que disfrutamos de su buena actuación.
Todas las canciones sonaron especialmente contundentes, mostrando la habilidad musical de los artistas que componen esta formación (y no únicamente la de Johnny y Kenny) y su profesionalidad (lo cierto es que no podemos encontrarle ninguna pega a su concierto) que, afortunadamente, el público allí congregado pareció apreciar desde el primer momento.

Con unos 15 minutos de retraso salieron a escena los cabezas de cartel: MONSTER MAGNET y con su líder, Dave Wyndorf, sorprendentemente obeso. Lo cierto es que este cambio en su figura fue una de las cosas que más llamó la atención cuándo la banda subió al público, sobretodo dado a que prácticamente no hay fotos promocionales de los últimos años.
Mientras subían a las tablas sonaban acordes de “Nod Scene”. Quizás no fuera la mejor forma de comenzar su repertorio, ya que se trata de un tema bastante largo y complejos, con algunos cambios de ritmo que pueden hacer que el público deje de prestar atención a los pocos minutos. Sin duda, esta forma de dar el pistoletazo de salida a su actuación dejó algo frío al numeroso público. Aunque lo cierto es que aquello no fue ningún inconveniente, ya que mientras su concierto avanzaba fueron ofreciendo puro Rock cómo solo ellos saben. De hecho, prueba de ello es que continuaron con “Tractor”, “Dopes to Infinity” y “Hallucination Bomb”, con la cuál dieron paso a uno de los tres cortes que descargaron de su último redondo, “Dig that Hole”.
A excepción de su bajista, MONSTER MAGNET mostró ser un grupo bastante estático sobre el escenario (aunque prácticamente todas las canciones dan pie a que los guitarristas se luzcan durante algunos minutos). Curiosamente, su actitud fue todo lo contrario a la de su público, que se mostró totalmente entregado de principio a fin y sin dejar de corear sus canciones, fueran de qué época fueran.
Uno a uno siguieron descargando pistas tales cómo “Look your Orb for the Warning”, “Dinosaur Vaccum”, que la juntaron con “Brainstorm” o la versión de ROBERT CALVERT, “The Right Staff”. Ésta última dio paso a su ya legendaria “Space Lord” tras la cual (y ser una de las más vitoreadas de la noche) se tomaron un descanso.
A pesar de no interactuar demasiado con el público, no hubo ninguna pega a nivel musical, ni tan solo vocal. Quizás por ello los asistentes al bolo los recibieron más que eufóricos cuando regresaron al escenario para regalarnos, ni más ni menos, que 4 bises.
El primero fue “Gods and Punks”, para así dar paso a “Bored with Sorcery”, ambas pertenecientes a su último compacto, “Mastermind”. No desentonaron, pero probablemente los que allí nos encontrábamos esperábamos toparnos con más clásicos a modos de bises. Y, en cierta manera, así lo hicieron, ya que continuaron con “Crop Circle” y pusieron el punto y final con uno de sus himnos, “Powertrip”.
Un concierto de 90 minutos más que correcto que dejó satisfechos a sus fans y durante el que mostraron la gran habilidad que han adquirido a lo largo de todos estos años, quizás por ello, a pesar de venir bastante a menudo a nuestro país, todos sus conciertos suelen ser un éxito de taquilla.

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin