Threat Over Europe 2010 – Sala Be Cool 24/11/2010

La gira bautizada como Threat over Europe llegaba el pasado jueves 25 de noviembre a la Ciudad Condal , y con ella venían los norteamericanos de THREAT SIGNAL por primera vez  a Europa acompañados de los daneses RAUNCHY, los suizos con tintes industriales SYBREED, los suecos M.A.N. y el grupo italiano emergente IN COLD BLOOD. La pequeña sala Be Cool fue el lugar escogido como punto de reunión  tanto para un buen puñado de seguidores del Metal más moderno y alternativo como para bandas noveles y otras que ya se han ganado un puesto dentro de esta escena.

IN COLD BLOOD fueron los encargados de abrir la ceremonia aunque, por motivos de trabajo, tan solo pudimos ver

los últimos dos temas de esta banda emergente italiana que no rompía con la tónica alternativa de la gira. Un grupo joven (formado en el 2005), que entre sus líneas contaba además con un DJ, y con muchas ganas a la hora de descargar su música variada y agresiva. Un combo joven pero que está cerca de sacar su segundo álbum de larga duración y que ya ha tenido la oportunidad de girar con formaciones de la talla de THE HAUNTED, ALL SHALL PERISH, ILLDISPOSED o las leyendas de MUNICIPAL WASTE. En su corta actuación parecieron dejar satisfechos a la parte más joven del público, que no dejó de hacer headbanging al ritmo de su música.

Tras IN COLD BLOOD subieron al pequeño escenario M.A.N., un grupo provinente de Gothenburg (Suecia) que presentaba su nuevo trabajo, “Massive Audio Nerve” y una propuesta bastante variada y, en cierta medida, innovadora.
El vocalista de esta formación es Tony JJ (exMNEMIC, ICON IN ME, etc.) y el bajista, Rob Hakemo, más tarde volvió a salir al escenario entre las líneas de RAUNCHY.
Durante, aproximadamente, media hora mostraron con calidad y un gran sonido su Metal brutal de diversos detalles e influencias, pudiendo recordar en algunos pasajes melódicos, e incluso en ciertas partes vocales, a SYSTEM OF A DOWN y en otras ocasiones a bandas tan dispares cómo MUDVAYNE o incluso MESHUGGAH.
Entre su repertorio cayeron temas cómo “My Own Sickness” (pero en directo sin Burton Bell ni Dino Cazares) o  “Logocide” (del cuál hicieron un videoclip).
Sin duda, fueron una buena forma de caldear el ambiente que ya se había empezado a animar con la primera banda, sobretodo ganas  a la energía que derrocharon ambos grupos.

Llegaba el turno de SYBREED, una banda suiza que también prensentaba un sonido bastante variado, pasando del Metalcore o del Death melódico al Metal industrial con una facilidad tremenda, pero siempre con una gran mezcla entre brutalidad y melodía y, por supuesto, mucho groove.. Estos chicos también han tenido la ocasión alguna vez de codearse en directo con nombres cómo los de, por ejemplo, SAMAEL e incluso de actuar en el afamado festival esloveno Metalcamp.
Lo cierto es que esta mezcla de sonidos puede dar un resultado muy bueno. Y así fue, por no decir que la banda lo da todo en directo y sabe animar a su público cómo nadie, especialmente gracias a su vocalista. De hecho, con ellos vimos por primera vez a gran parte del público realmente entregado, agolpandose en las primeras filas, coreando sus temas y formando pogos e incluso subiéndose al escenario y haciendo “crowd surfing”.
Gozaron en todo momento de un buen sonido compacto, bruta y sólido, a pesar de que flojearan en algunas coros pero, aún así, estos chicos siguen siendo un combo que hace que se disfrute de ellos sobre el escenario.
SYBREED, con seguridad, dejaron enormemente satisfecho a casi toda la audiencia allí congregada y dejó con ganas de más, ya que únicamente tocaron cerca de 35 mintuos, a un público que parecía estar viviendo de los conciertos cada vez con más intensidad.

Aunque no fueran los cabezas de cartel, llegaba el turno del grupo que servidora esperaba con más ganas: RAUNCHY. Los daneses presentaban su reciente “A Discord Electric”, nada menos que su quinto redondo de estudio y con el que siguen mateniéndose fieles a su propio sonido, mezclando agresividad con melodía, partes pegadizas y sonidos industriales así cómo influencias de diversos estilos como Death o incluso Pop.
Desafortunadamente, en cierta medida, nos encontramos con varios cambios (e importantes) en su line-up, ya que no pudieron venir ni el cantante, Kasper, quién fue sustituido por Travis Neal, actual vocalista de los americanos DIVINE HERESY. Tampoco nos encontramos con el guitarrista Lars Christensen, por lo que en su lugar vino el músico de sesión sueco (también de MNEMIC) Victor Salomonsen y, cómo ya hemos dicho, en lugar de Jesper Kvist, el bajista de M.A.N. repitió con el combo danés.
No sabía cómo llevarían su peculiar estilo al escenario, y mucho menos con una formación tan distinta, pero nada pareció ser un inconveniente para ellos: estos músicos cumplieron con nota su papel y su estilo habitual permaneció intacto e igual de inconfundible.
Comenzaron su actuación con “Blueprints for Lost Sounds”, de su úlimo compacto, para así dar paso  a su conocida “I get What I See”, que levantó por completo al público barcelonés. De hecho, en lo que duro todo su show la gente seguía animada cómo nunca, haciendo mosh constantemente, subiéndose al escenario a cantar algunas palabras con ellos (en ocasiones, prácticamente robarles el micrófono) y haciendo “crowd surfing” sin parar. Continuaron con “Night Prty”, también de su nuevo “A Discord Electric” y “Join the Scene”.
Cabe mencionar que el guitarrista de sesión, Victor Salomonsen, se metió al público en el bolsillo desde el primer instante vistiendo una bufanda y camiseta del Barça.
Volvieron a su nuevo disco para tocar “Rumors of Worship”, aunque sin olvidar títulos ya clásicos cómo “The Bash” o “Warriors”.
Se iba acercando el final y ellos no bajaban la calidad ni el buen sonido, de hecho, si en algún momento la voz parecía haber enmudecido fue por motivo de la sala, ya que dependiendo detu situación el sonido podía mejorar o emperorar. Fuera cómo fuere, no sufrieron de ningún problema técnico serio y, aparte de demostrar su calidad en todo momento, también dejaron claro que ellos también le ponen ganas y, sobretodo, mucho dinanismo, sabiendo perfectamente cómo llenar el escenario.
Cómo punto y final tocaron “Phantoms”, la cuál el frontman dedicó, con unas emotivas palabras, a todos sus seguidores que, sin ningún tipo de duda, respondieron cómo es merecido al gran concierto que dio el combo danés.

Y por fin llegaba el plato fuerte de la noche, los cabezas de cartel… los yankis de THREAT SIGNAL, que por primera vez cruzaban el charco. La verdad es que estos chicos siempre han ido pisando fuerte, de hecho su debut “Under Reprisal” fue editado por, ni más ni menos, que Nuclear Blast y, 4 años desde
entonces, han dejado claro que los cambios de formación que ha habido en la banda han matenido su personalidad intacta.
Desde los primeros acordes el público enloqueció por completo con su brutalidad pero, desafortunadamente, a las pocas canciones dos vigilantes de seguridad de la sala se acercaron al público para pedir que dejaran de hacer mosh, aunque éso no fue incoveniente para que la gente siguiera disfrutando al máximo de la actuación de los norteamericanos ni para dejar de subir al escenario a cantar con el grupo algunas de sus letras.
Llevar su sonido de toques Core, Thrash Death con cierto aire progresivo y su mezcla entre melodía y brutalidad tampoco es tarea fácil, y menos en directo. Pero, al igual que RAUNCHY, dejaron claro que saben lo qué hacen y cómo lo hacen, sea en estudio o en directo, y sonaron igual de bien que en cualquier disco de estudio. De hecho, dejaron sorprendidos a muchos con sus pasajes melódicos, sus estructuras complicadas y algún que otro gran solo de guitarra que, por cierto, más de uno grabó en vídeo.
Entre su set-list escuchamos cortes como “A New Beginning”, de su álbum debut, el cuál obtuvo una gran respuesta por parte del entusiasmado público. Aunque la selección de su repertorio fue buena y muy completa, ya que dieron un digno repaso tanto a su debut como a su segundo “Vigilance”, editado el pasado año 2009.
Poco más de una hora de concierto que no bajó su calidad en ningún momento y en la que, cómo hicieron todos los grupos que presenciamos esa noche, ninguno de los integrantes se tomó un respiro y, cómo agradecimiento por parte del público que los veía aquí por primera vez y cómo ya hizo con el resto de bandas anteriores, les regaló una abrumadora respuesta. De hecho, toda la noche merece ser recordada tanto por la gran audiencia cómo por el buen hacer y ganas de todas las bandas que formaban el cartel, en todos los aspectos. Esta cita que prometía ser imprescindibile para cualquier amante del Metal más actual, cumplió y superó todos los pronósticos.

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin