Brutal Assault 2010 (día 2)

El segundo día la jornada prometía, habiendo grupos interesantes desde buena mañana y algunos de los cabezas de cartel más esperados.
La primera sorpresa del día fueron PROGHMA-C, unos polacos que practican metal experimental bastante bien elaborado, un poco en la línea de grupos como A PERFECT CIRCLE. Ofrecieron una buena actuación, y aunque a esas horas aun había muy poquito público, el que había dio buena muestra de pasarlo bien.

Los siguientes fueron BONDED BY BLOOD, uno de los grupos que más han destacado dentro de esta ola de bandas que han salido recuperando el sonido thrash de los años ochenta.

Tras ellos volvimos a un estilo más actual, con los post-metaleros CALLISTO, que dieron un concierto sobresaliente presentando su disco “Providence”.
Seguimos con otros finlandeses, CATAMENIA, que defraudaron bastante. Ari Nissilä, el cantante, no paró de gritar al público para animarlo, yendo de un lado a otro del escenario, pero vocalmente no daba la talla en directo, destrozando los temas.
En cuanto terminó su concierto empezó a llegar una bola de ruido desde el otro escenario, y es que empezaban a tocar DEVOURMENT. Me acerqué por curiosidad, a sabiendas que el grindcore no me va, y lo más destacable que vi fue la máscara de cabeza de caballo que llevaba el bajista. Tan solo aguanté una canción, y ante el aviso de “We’re gonna destroy this fucking place” preferí irme no fuesen a destruirme a mí. Demasiada brutalidad por que sí para mi gusto, muy planos como para encontrar algo que me atraiga.

Ahora sí, uno de los grupos que tenía curiosidad por ver, los americanos KYLESA. Una de las curiosidades de este grupo de sludge es que tiene dos baterías, consiguiendo cierta resonancia en la percusión que hace aun más marcado el ritmo, aunque se les puede objetar que podrían sacarle bastante más juego al hecho de llevar dos percusionistas, ya que la mayoría del rato van doblados. Dieron un concierto muy enérgico, con las baterías sin dejar de sonar ni un solo momento, y con tanto los dos guitarristas como el bajo sin parar de moverse de un lado al otro y saltar, alternándose a las voces, si bien la guitarrista Laura Pleasants no tiene la mejor voz en directo. Alternando momentos más lentos con otros más rápidos, en todo momento sonaron intensos y pesados, dando el que para mi gusto fue el mejor momento en lo que llevábamos de día.
Problemas técnicos con la batería hicieron que MONSTROSITY empezaran con unos 15 minutos de retraso. Con tanto retraso el público empezaba a estar ansioso, y en cuanto salieron, descargando death metal como tan bien saben hacerlo, se volcó por completo. Una lástima el problema que tuvieron, que hizo que su actuación quedase muy cortita, porque estuvieron muy bien y nos quedamos con ganas de más.
Llegaba el turno de KALMAH, un grupo del que no esperaba gran cosa, pero que dieron un concierto bastante correcto de death melódico. Empezaron con “Rust never sleeps”, único tema que tocarían de su nuevo disco “12 gauge”, para echar la vista atrás con temas como “The groan of wind” o “Heroes to us”, y terminar el concierto recordando su primer disco con “Hades”.

Con CRUSHING CASPARS el tiempo empezó a estropearse y cayeron las primeras gotas del festival, y es que bastante bien se había comportado el clima hasta entonces, ya que la previsión había dado incluso lluvias para los tres días. Se lo tomaron a broma, diciendo que siempre que tocaban en festivales llovía, y siguieron repartiendo hardcore sin ningún problema, y su público disfrutando y desmadrando también sin que les importase la lluvia.
Para cuando tocaron NECROPHAGIST ya había dejado de llover, pero en vez de contra los elementos, tuvieron que luchar contra el técnico. Muy mal sonido el que tuvieron, sin escucharse el bajo en casi todo el concierto, lo que en un grupo tan técnico desluce muchísimo. No sé si fue por esto, o que directamente su propuesta musical no es demasiado accesible, haciendo death metal de una manera tan exageradamente técnica, pero quedó un concierto muy frío, que no enganchó con la gente.
Era el turno de HYPNOS, un grupo de black/death metal originario de la República Checa, y que tras varios años de parón habían elegido precisamente el festival para volver ante su gente. Yo no los conocía, pero allí tenían mucho tirón y tuvieron muchísimo público. Sin toda la parafernalia típica de los grupos black, dieron un concierto bastante correcto.

Empezaban ILL NIÑO, pero en ese momento dejé el área de conciertos, pues tenía curiosidad por acercarme al meet and greet con una de las mayores atracciones del cartel: el canadiense DEVIN TOWNSEND. Pero tras más de tres cuartos de hora de cola, habiéndola recorrido casi por completo, terminó el tiempo que le daban y nos quedamos con las ganas… pero es que para entonces la cola era aun más larga que cuando yo la había cogido. Increíble la expectación provocada por este hombre, normal dado lo poco que se deja ver en directo.
Volví a tiempo de poder ver a CONVERGE. Su último disco “Axe to fall” me había encantado y tenía muchas ganas de verlo, pero me defraudaron. El concierto por su parte fue una locura, sin parar de correr de un lado a otro, sin descanso, y con un juego de luces que te noqueaba, pero dando también un sonido muy embarullado que saturaba muchísimo.

Era ya noche cerrada cuando nos fuimos colocando para ver a DEVIN TOWNSEND, el principal motivo para haber ido a este festival, mientras en el otro escenario tocaba LOCK UP, y es que viendo lo que había ocurrido con el meet and greet, más valía tomar posición pronto. Al llegar la hora, algo parecía no funcionar, pero Devin estuvo majísimo y desde el primer momento salió al escenario, y mientras iba de un lado al otro comprobando las cosas, no dejó de dirigirse al público y de hacer bromas, dando buena muestra de lo loco que está. Al final, tras unos minutos de retraso, se preparó todo el grupo para empezar, y justo con el primer acorde de “Addicted”, cayó un diluvio. La noche no nos había dejado ver cómo estaba el cielo, y estuvo cayendo una tormenta impresionante durante medio concierto. Preocupado por la cámara de fotos, me tocó perderme un buen trozo del concierto, pero lo que se vio valió la pena. Acabamos chorreando, pero pudimos ver temas como “Supercrush”, “Truth” o “By your command”, antes de que el concierto terminase con “Deep peace”. La lluvia deslució el concierto, y me dejó con ganas de volver a verle en mejores condiciones.
Llegaban ahora otros dinosaurios de la escena: CANNIBAL CORPSE, que no vimos más que de fondo ya que estábamos recuperándonos tras la que nos había caído. El stand de merchandising oficial hizo el agosto, ya que todo el mundo quería una camiseta seca, y yo no fui menos, a pesar de los p
recios bastante abusivos que tenían.

Tiempo de ir a ver a IHSAHN, ante al que hay que descubrirse. Increíble el concierto que dio el ex cantante de EMPEROR. Acompañado por la banda LEPROUS al completo como instrumentistas, consiguió crear una atmósfera impresionante. Él siempre en el centro, sin moverse, y todo el grupo alrededor suyo, envueltos en una neblina y bañados por una luz roja, fueron cayendo temas de sus tres discos en solitario, como “The barren lands”, “A grave inversed”, “Scarab”, “Unhealer”, que cantó francamente bien el teclista de LEPROUS, a falta de tener a Mikael Akerfeldt sobre el escenario, o “Frozen lakes from Mars”, entre otros.
Ya se terminaba la noche, pero aún pudimos ver a otros clásicos como NAPALM DEATH y a AURA NOIR, el grupo del bajista de IMMORTAL, en clave de black/thrash, y con más pose que gusto. Salieron revolucionadísimos al escenario, pero con una propuesta bastante floja.

Tiempo de volver a la zona de acampada, y ver si las lluvias habían causado muchos destrozos. Los caminos estaban bastante impracticables, y tocó dar un poco de rodeo para evitar algunos caminos que si ya antes eran una trampa, al estar llenos de barro eran directamente un peligro. Afortunadamente donde yo tenía la tienda no hubo problemas, pero otros no tuvieron la misma suerte, y al día siguiente, ya a la luz del día, vimos zonas bastante destrozadas, totalmente encharcadas. A mí incluso me vino bien, ya que mientras mucha gente intentaba poner a salvo sus cosas, yo pude ir a ducharme sin hacer nada de cola, que si bien los días anteriores no había sido excesiva, sí te tenía tus 15-20 minutillos esperando… no demasiado, pero que habrían solucionado con solo poner alguna ducha más.

 

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin