Tenía muchísimas ganas de volver a ver al combo guipuzcoano que tantas veces me habían hecho gozar tanto en directo como en disco, y que mejor que esta ocasión junto al grupo irlandés Gama Bomb , en esta pequeña pero acogedora sala bilbaína. ¿Lo malo? El hecho de que el concierto era entre semana, pero no se dilató en demasía en el tiempo.  Lo justo,  como para que el respetable pudiera coger el último metro a su hora, e ir a trabajar o a estudiar cómodamente al día siguiente, o a eso que esta tan de moda últimamente, el paro.

" />

GAMA BOMB – Sala Black 17/11/2009

 

      Tenía muchísimas ganas de volver a ver al combo guipuzcoano que tantas veces me habían hecho gozar tanto en directo como en disco, y que mejor que esta ocasión junto al grupo irlandés Gama Bomb , en esta pequeña pero acogedora sala bilbaína. ¿Lo malo? El hecho de que el concierto era entre semana, pero no se dilató en demasía en el tiempo.  Lo justo,  como para que el respetable pudiera coger el último metro a su hora, e ir a trabajar o a estudiar cómodamente al día siguiente, o a eso que esta tan de moda últimamente, el paro.

Tenía muchísimas ganas de volver a ver al combo guipuzcoano que tantas veces me habían hecho gozar tanto en directo como en disco, y que mejor que esta ocasión junto al grupo irlandés Gama Bomb , en esta pequeña pero acogedora sala bilbaína. ¿Lo malo? El hecho de que el concierto era entre semana, pero no se dilató en demasía en el tiempo.  Lo justo,  como para que el respetable pudiera coger el último metro a su hora, e ir a trabajar o a estudiar cómodamente al día siguiente, o a eso que esta tan de moda últimamente, el paro.

La descarga de hoy era eminentemente thrasher, aunque de muy diferente factura. Legen Beltza (lepra negra) con un toque muy personal, a caballo entre Annihilator y Death y con ese toque marca de la casa, aderezado con algún que otro tema en euskara. Mientras que el de Gama Bomb es de corte más clásico, con voz aguda inclusive. De hecho para mí este grupo me recuerda mucho a un americano de la old skool llamado Heathen.

Legen Beltza es un combo guipuzcoano de thrash metal formado en el año 96, que cuenta ya con tres discos y una demo. La demo titulada Ziztu bizian se editó en el año 99 y tenía la peculiaridad de que era totalmente en euskara. En el 2001 sacarían su primer redondo bajo el sello IZ Rock, titulado Istorio triste bat de nuevo también en su idioma materno.

En el 2003 vería la luz Insanity editado por la americana Crash Music. Este hecho y que ya iban cogiendo algo de nombre, hizo que cambiarán el rumbo hacia el idioma de Shakespeare aunque metieran un tema en euskera. Obviamente, esto les abriría muchísimo las puertas tanto en el estado español como en Europa.

En el 2006 editaron el que hasta la fecha es su último disco: Dimension of pain. Pero esta vez decidieron volver a Europa para su distribución y ficharon por la archifamosa Mausoleum Records (Bélgica). Este ha sido el redondo de su consagración, a nivel Europeo, Estado Unidense y Español. Han girado a lo largo y ancho del estado tocando en el Lorca Rock y siendo teloneros de bandas como Destruction, Testament o Su ta Gar.

El último año han estado parados componiendo y grabando su próximo disco, del cual nos dejaron un adelanto: Vaporized. Podemos decir que suena todavía más cañero que los anteriores.

Pasadas las 20.30 de la tarde-noche llegábamos a la Santana 27 de Bilbao. Y el concierto comenzaba con puntualidad Bilbaína. La velada la abrían Legen Beltza, quienes se encontraban ante su primer show en mucho tiempo, dado que habían estado componiendo y grabando lo que será su cuarto disco de estudio.

La sala era bastante pequeñita, y aunque no estuviera a reventar, si que había la suficiente gente como para calentar esa gélida noche de noviembre. En un comienzo el respetable, se encontró frio ante una de las bandas con más proyección dentro de la escena vasca, y uno de los puntales del thrash en la península. No dándole al cuarteto ese calor, que necesita una banda al volver a dar conciertos.

Xanti (bajo y voz) se paso todo el concierto intentando motivar a todo el mundo (con mucho humor) en tres idiomas: castellano, inglés y euskara, haciendo alusión a ese Txokolate que siempre ha caracterizado en sus conciertos. Y aunque quizá la reacción del público no fuera la que ellos esperaran, estuvieron como una apisonadora, soltando todos y cada
uno de sus trallazos.

Comenzaron con Satanic neighbourhood e Ilunpean dituzu de Dimension of pain, tocando la puerta de nuestra memoria con su más reciente trabajo. La tralla continuaría a la vez que continuaban repasando su último redondo mediante la homónima Dimension of pain y Meet me in the dark.

Llegado este momento del concierto a un servidor se le había pasado todo el frio que pudiera hacer fuera, y le empezaba a doler ya el cuello de tanto molinillo. Uno de los temas que más potente sonó fue Fucking dawn of the dead también de su último trabajo. Poco después caerían las rompedoras Calling the black storm y Cannibalistic revolution

A modo de adelanto nos llegaba Vaporized de su próximo trabajo. He de decir que si todo el disco es como este tema, será a priori un bombazo.

Para el final se guardaban todo el caviar beluga: Under the blackstar y Awaits you de su segundo disco, haciendo que subiera la temperatura a 2000º centígrados. Me gustó ver al nuevo batería del grupo Iban, muy bueno. Y ambos guitarras martilleando la cabeza como siempre.

Me dejaron un gran sabor de boca, aunque quizá les faltara esa frescura y rodaje que dan los conciertos. Un buen primer plato para la tormenta que se avecinaba.

Poco después de acabar este primer show, sobre las 21.30 llegarían los irlandeses Gama Bomb. Desde un comienzo saltaban al ruedo con una energía inconmensurable, con ganas de comerse el mundo en esta su primera vez en Bilbao.

Nada más empezar con Zombie Blood Nightmare la actitud del público cambió totalmente. Se notaba a quien había venido a ver el respetable. Comenzó un mosh en medio de la sala que no decayó en ningún momento del show. Continuaron con Steel Theet y Return to blood castle, siendo este un comienzo atronador.

Para muchos era la primera vez que teníamos la oportunidad de verles en directo, y sabedores de ello tocaron un setlist conformado con temas de todos sus discos, equilibrado cuando menos. Estábamos ante un grupo rodado, que derrochaba energía en todos y cada uno de sus temas como si se fuera a acabar el mundo. De esa forma cayeron Three witches, New eliminators of Atlantis, Hammer Slammer siendo este último un auténtico pelotazo que no dejo a nadie indiferente.

El cantante Phily Byrne embutido en una chupa de cuero rojo, departía tranquilamente , constantemente y con mucho humor con la audiencia. Una de las veces hizo mención a la película robocop para soltar el intenso pero corto trallazo Ocp. Ese breve tema quedo en un suspiro cuando soltaron Slam anthem, Last ninjas unite y Zombie creeping flesh, canciones que enardecían aún más nuestros ánimos.

Con una audiencia totalmente entregada y con temas potentes y rápidos escucharíamos Evil Voices, Hell Trucker, Mussolinni Mosh y el esperado In the court of General Zod. Luego hicieron un claro guiño al old skool con Bullet Belt para dar paso al final. Para ir acabando tocaron Final Eight y Zombie Brew, aunque tanto por el público como por ellos mismos el concierto podía haber durado un par de horas más, ya que tanto unos como otros disfrutábamos como enanos.

Aún quedaba una sorpresita, que ni siquiera estaba en el listado de canciones, Time Crime, a modo de regalo y haciendo las delicias de todos y cada uno de nosotros.

A modo de conclusión destacar que Legen Beltza dieron todo lo que tenían para intentar calentar a un público que en ningún momento tuvieron entregado. Quizá por ser los prim
eros en tocar, quizá por la hora, quizá porque llevaban mucho tiempo sin subirse a una tarima. Pero aún así nos repasaron casi por entero Dimension of pain , su último trabajo, para que recordásemos lo que va a venir.

Después salto la apisonadora irlandesa. Una sorpresa en muchísimos aspectos para mí, no tanto en el sonoro, ya que realizan un thrash de corte clásico. Sino por la cantidad de gente que les vino a ver y sobre todo por la actitud de los músicos en todo momento sobre el escenario. Derrochando energía y simpatía de igual modo, se supieron ganar al respetable desde el minuto 0, dando lo que aquella fría noche de martes requería: tralla, tralla y más tralla.


Xabier Rivas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Highslide for Wordpress Plugin