THE MOON AND THE NIGHTSPIRIT – Metanoia

Imagina una música que te transporta a las profundidades del bosque. A un lugar de calma y recogimiento, un descanso entre naturaleza y una oscuridad natural y confortable. Y el sonido que te envuelve, acompaña con suavidad la espera de un nuevo día mientras las hadas cantan en tu oído en un idioma que seguramente escape a tu comprensión y los compases pausados y llenos de colorido te acunan.

 

Ágnes Tóth y Mihaly Szabo fundaron The Moon and the Nightspirit en 2003 y lanzaron su primer álbum en 2005 “Of Dreams Forgotten and Fables Untold”. Tras doce años, han lanzado su sexto trabajo de estudio, “Metanoia”. Lo definen como un camino de iniciación y renacimiento, como un regreso al camino prístino y puro de la vida cristalina. Más oscuro que sus predecesores, te transporta a los rincones más profundos de Hungría.

 

 

 

Los puntos comunes en todo el álbum son la voz suave y acariciante de soprano de Ágnes, más frágil y etérea que en sus anteriores composiciones debido a que usa más aire al cantar. Además de una fusión interesante con ritmos orientales y pasajes que crean un entorno meditativo en el que volcar el paganismo y la metafísica que quieren transmitir con sus melodías y sus letras. Se pueden escuchar instrumentos de varias culturas como son el dulcémele y el Morin Juur de Mongolia. Todo ello le da una gran variedad de colorido y matices y una multiculturalidad interesante.

Al principio cuesta un poco acostumbrarse a las sonoridades de los temas, por poco usuales. Hacen falta varias escuchas para adentrarse en su riqueza y comprenderla. Después, se puede notar como despierta la sensibilidad y la sed de conocimiento. Por lo que he podido apreciar, se trata de un álbum conceptual que narra una historia que no puedo llegar a comprender debido a la barrera del lenguaje.

El CD empieza con “A Hajnal Köszöntese”, que inunda del misterio y de la oscuridad melancólica que precede al alba. Es la puerta de entrada al misterio que quieren desvelarnos. Le sigue “Az Elsoe Tuender Megidezese” es cautivadora e intensa. “Mysterion Mega” contiene fragmentos recitados y unas interesantes variaciones en su ritmo que la hacen muy interesante. Las voces, en ocasiones, desgranan palabra por palabra de las letras y consiguen crear interés y alerta. “Kilenc Hid” tiene una estructura más repetitiva y lenta y no sorprende demasiado. Su marcado carácter arábigo recuerda a la danza del vientre mientras suena.

A Fény Diadala empieza tranquila y minimalista para evolucionar e ir ganando mucha expresividad a medida que avanza. Es la que emplea mayor potencia vocal de Ágnes y deja una sensación vital y refrescante.  “Metanoia” da nombre al conjunto da la impresión de estar recorriendo un laberinto que casualmente está en el interior del oyente. “Kristalymezoek” continúa el camino iniciado por la anterior. Y, por último, en “Hen Panta Einai Minden Egy”, la voz sigue, en buena parte de su extensión, una estructura cíclica con sonidos silábicos que se repiten propia de los mantras y eso y su ritmo pausado hace que resulte algo más monótona que las anteriores.

 

 

Con sus pros y sus contras, es un álbum bastante redondo. Reflexivo y a la vez dinámico. Está hecho para escucharlo en un entorno tranquilo y cómodo.

 
Prophecy Productions (2017)
Puntuación: 7/10

 

 

Noelia Montalbán
Noe@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin