ENSANGUINATE – Eldritch Anatomy

¿Sabéis eso que nos cuentan, porque algunxs somos demasiado jóvenes para haberlo vivido, de que el Metal en los 80/principios de los 90 era algo amenazador y peligroso? Y creo que es algo que la mayoría hemos podido sentir al empezar a escuchar este estilo, sobre todo dentro de subgéneros como el Thrash o el Death. Es algo que estaba ahí, que hacía muchos álbumes especiales y que se ha perdido. Se ha perdido por poner todos los “check” en la lista de HM2, producción analógica y otros aspectos técnicos, olvidándose lxs artistas, en muchas ocasiones, de algo mucho más sencillo: de lo instintivo. De la emoción. De lo primigenio. Lo que sale de las tripas. Incluso para hacer algo old school hay que mirar un poco más allá y “reinventarse”. Pues eso es precisamente lo que nos traen los eslovenos ENSANGUINATE en su primer trabajo de larga duración, “Eldritch Anatomy”.

Se trata de una obra que desde el primer riff sorprende. Sorprende por la potencia. La nitidez. Por lo compacto y lo sólido. No parece que estemos escuchando a unos debutantes. Suenan como una potente máquina perfectamente engrasada. Todos los engranajes a punto y marchando en perfecta sincronía. Una máquina que viene dispuesta a destrozar y atemorizar con su Death Metal, o Black/Death, o Death negruzco. Como prefiráis llamarle. No es fácil colgarles una sola etiqueta. Aunque en el fondo parecen tharashers haciendo Back/Death. Se notan unas bases, unos cimientos de Death americano, e incluso de Thrash (sobre todo en las guitarras) pero lo que más florece es un sonido más a lo  DISSECTION, también hay algo de D666 y de los nuevos WATAIN, especialmente en esa manera de, con algo aparentemente sencillo, crear algo que suene completo y grande pero no rimbombante. Actual pero no demasiado moderno. Ni impersonal. Con estructuras no del todo usuales pero tampoco técnico. Y, valga decir, han sabido conseguir el sonido idóneo para este tipo de visión.

Por lo que es un disco rico. También en emociones. Navega por la tristeza, la desesperación, la ira… Muchas texturas y colores dentro de una oscuridad y una malicia que lo invaden todo, que es el punto de conexión entre todas las canciones del disco. Unas canciones que no se repiten. Destacan algunas como “Cadaver Synoid”. De lasa más grotescas y directas. Puramente Death Metal. Y con cierto toque DEATH. “Death Vernacular” sobresale y atrapa por su imponente ambiente. Una atmósfera terrorífica. Mientras que “Vile Grace” es de las más escandinavas con esa mezcla de DISSECTION y los actuales WATAIN, como comentábamos al principio. Es más que obvio que hay talento compositivo e instrumental. Estos tíos saben crear canciones entretenidas, ricas, con varias capas y un muy importante sentido de la melodía. Crean una oscuridad muy poderosa. Y, lo más importante, lo hacen porque saben hacerlo. Porque pueden Y es que aquí hay mucho potencial (y posiblemente sea eso precisamente lo más destacable de la obra). Un disco bien compuesto y bien tocado. Con unas letras que, aunque siguen la estética habitual metalera, no tocan temas del todo típicos, o no desde la perspectiva más tradicional, y con una forma muy poética.

En “Eldritch Anatomy” ENSANGUINATE han construido, sobre unos cimientos puramente de los 80 y principios de los 90, algo actual y propio. Suena oscuro. Peligroso. Amenazador. Te coge por el cuello y no te suelta. Esa es la sensación aural que han conseguido. Esto es old school de 2022. No hace falta un equipo retro en el estudio; solo el instinto.

Emanzipation Productions (2022)

Puntuación: 8/10

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin