Potenzia Fest 2022 traspasando las fronteras

Hacía días que tenía anotado en la agenda esta cita, pero aún estaba en duda si acudiría a ella o no, pero para los que vayáis siguiendo nuestra web, ya veis que intento no perderme ni una, así que esta no iba a ser menos. 

Además, el cartel estaba compuesto por dos bandas que tenía muchas ganas de poder ver. Siroll!, que, aunque acababa de disfrutarlos apenas hacia quince días, son de esas bandas que las seguirías por donde vayan tocando para no perdértelas y Angelus Apatrida, que desgraciadamente, todas las veces que había acudido a algún festival en el que ellos actuaban, por H o por B, nunca los podía ver actuar, así que esta vez no se me iban a escapar. 

Hacia mediodía cogí el coche y me encaminé en ruta a La Junquera. Un paseo agradable, aunque en uno de esos días horriblemente calurosos que estamos pasando pero el aire acondicionado y buena música en el coche hace todo más ameno. 

Llegamos al recinto que costaba un poco localizar por el GPS, pero una vez allí, no tenía perdida ninguna. Aparcamos en una gran zona de parking y el acceso estaba justo al lado. 

Ya en la zona de conciertos, las barras estaban en funcionamiento desde las 16h y corría una brisa más fresca que bajaba la temperatura gracias a unos grandes árboles que daban sombra en toda la zona. 

Aún estaban haciendo las últimas pruebas de sonido cuando tendría que haber dado comienzo a la jornada pero tampoco había demasiado público, así que todo se retrasó un poco más. 

Veinte minutos más tarde comenzaban Neurotic Hell. Este grupo de l’Empordà apuestan por canciones en castellano y estilo Glam Rock.  Su puesta en escena, el guitarra y cantante iba estupendamente conjuntado a rallas blancas y negras, con gafitas de sol y una llamativa correa rosa de tejido tipo toalla rosa chicle. Dentro de su repertorio tocaron entre otros, los temas “2 metros 15”, “Me pintas” y “RockStar”. Aunque apenas el público serían más de treinta o cuarenta personas, ellos dieron un gran espectáculo, se nota que tenían muchas ganas de actuar y de contagiar su buen rollo a los asistentes. 

 

En algún tema los bajistas se intercambiaron por el que, si no me equivoco, era el antiguo bajista de la banda, o ese rumor iba corriendo por entre el público más allegado a la banda. 

Su actuación tuvo cerca de cuarenta minutos de duración, al finalizar dieron paso a la siguiente banda y se pusieron a cambiar los instrumentos y trastos del escenario. 

Siroll! serían los siguientes en subirse al escenario. Esta banda de Cardona ya la presentamos en Can Mercader Festival, y una servidora salió totalmente enamorada de allí al terminar su show. 

El PotenziaFest no sería menos, si allí estaba, era sobre todo por ellos. Ellos se mueven entre el trash, el death y el metal más potente que oiréis en la tierra. Sus letras son en catalán, lo que aún llama más la atención, y su puesta en escena te explota la cabeza. No necesitan escenografía, solo el telón con su nombre y que el sonido esté correctamente configurado. El bajo se puede escuchar desde el otro lado de la frontera y todas sus canciones te hacen cantar, mover la cabeza y querer meterte en todos los moshpits posibles.

 

Desgraciadamente, el horario de su actuación no acompañó nada a la banda. Su potencia musical sin duda alguna era para mediados de la tarde, como mucho posicionarlos antes de Reaktion y conglomerar todo el metal cuando más público pudiera haber.  

Inciaron el concierto con “Tu Mateix” y pudimos escuchar sus temas más populares como “Odi a l’amor”,  la corta pero intensa “902” en la que vimos a sus fans haciendo el gesto de la llamada telefónica o “Mes Llenya al Foc”. Sus temas son contundentes rápidos y enérgicos, y así también lo demuestran sus miembros sobre el escenario.

 

Todo y con eso la banda defendió sus también aproximadamente cuarenta minutos de actuación y el público cada vez se iba animando más, viendo incluso algunas víctimas de la brutalidad gironina cayendo por los suelos dentro de los pogos que se iban formando.

 

Les llegó el turno a Trompas de Farlopio, y decir que a la vez que la banda anterior bajaba del escenario y se hacía el tiempo de espera y de cambio de escenario, también cambió un poco el público asistente y se hizo algo más de vacío.  

Ahora aparecieron jóvenes con camisetas de la banda, que disfrutaban del concierto y sin duda eran muy seguidores, pues se sabían todas y cada una de las canciones que estaban sonando. 

Ellos hacen Punk rock, y son un guitarra y cantante secundario, bajista y coros, batería y cantante principal. 

Empezaron la tarde con su tema “Esquilao” de su álbum Adrenalina Pura y dentro de su Setlist sonaron temas como “Barricada” “Hipocritas” “Adrenalina” o “Fuego”.  

Como cualquier banda de punk que se precie, sus canciones hablan sobre política, sociedad, monarquía, alcohol y drogas. 

Con su propia fiesta montada sobre el escenario, los Trompas de Farlopio concluyen su concierto de otros cuarenta minutos. 

Potencia Tóxica salían al escenario un poco antes de que dieran las 21:30h y el cielo ya se estaba oscureciendo, por lo que las luces empezaban a jugar sobre el escenario.

 

Esta banda de la Junquera, y por el nombre del festival casi casi diría que los culpables organizadores de tremendo festival, juagaban en su casa. Ellos hacen una mezcla de punk hardcore y metal y la verdad es que fueron bastante activos sobre el escenario ofreciendo un buen show al público. Con ellos parecía que la gente volvía a arremolinarse en las primeras filas del escenario y a ocupar más la parte central del terreno.  

Ellos son Diego a la voz, Brian y Sergio (Lolo) a las guitarras, “Klaus” al bajo y Mauro a la batería, y esa noche nos ofrecieron temas como “Falsos ideales”, “Terrorismo nacional”, “Sin rencor”, y el que le da nombre a su grupo “Potencia Toxica”. Algunos de estos temas son parte de su disco sacado en 2018, Hardcore Fronterizo.

 

El show estuvo muy bien, su cantante Diego no paraba sobre el escenario, y a todos se les veía disfrutar del momento. Su tiempo acabó y la duración de éste rondaría aproximadamente sobre los cincuenta minutos y contuvo un setlist de veinte temas ni más ni menos.  

Volvíamos al metal, a las voces desgañitadas y a los guturales, tras el rato de espera riguroso que muchos aprovecharon para repostar y pedir la cena, ya que en la barra tenían servicio de bocadillos a precios populares que estaban muy ricos, hay que decirlo.  

¿Cómo puedo presentar esta banda que vino a continuación?  

Ellos hacen trash metal al más puro estilo de Anthrax, Pantera o Kreator, y no defraudan para nada. Pero sobre el escenario hacen una clase magistral de cardio ya que no paran ni un segundo quietos. Creo que para poder entrar a ser miembro de la banda has de hacer una prueba de esfuerzo y superarla; a mí me cansaron solo de verlos y de intentar sacar una fotografía en condiciones que no estuviera totalmente en movimiento.

 

Con su álbum recién sacado To Expect Nothing, en 2021, Reaktion comenzó el concierto con el primer tema de su disco, “Overreaktion”. Entre las idas y venidas de su guitarra Álvaro y su bajista, Edgar, en un no parar de correr por el escenario, presentaron todo su disco al completo y aún les dio tiempo para tocar “Paraphilia” de su anterior disco Learning to Die y “Blackmailed existence” de su primer álbum grabado en 2018, con el mismo nombre que la canción.

 

Durante su show vimos como su cantante Ivan, se tiraba varias veces por el suelo dando más énfasis a sus canciones, incluso en una de ellas caía como muerto y Álvaro trataba de resucitarlo a golpe de riff con la guitarra. 

También nos ofreció unos segundos de introducción de uno de sus temas vestido con una túnica y una máscara blanca que se despojaría de ella en pocos segundos y la tiraría al público.  

Acabaron sus aproximadamente cuarenta minutos de concierto y la gente les vitoreaba por el pedazo de show que habían dado. Sin duda dejaron el listón de la noche bien alto tras la actuación (a mi parecer) de Siroll! Y aún faltaban dos grupos más para dar por finalizada la magnífica velada. 

Unos veinte minutos después, tras el cambio de instrumentación, y sin telón de fondo, empezaban a sonar las primeras notas de “Repudiados”. La banda sobre el escenario son de punk de la old school, y me recordó muchísimo a mi adolescencia cuando nos juntábamos los amigos e íbamos a festivales que se organizaban en una pequeña masía en las afueras de mi pueblo. Temas rápidos y cortos, un largo setlist donde aparecían sus temas “Anarquía”, “Lagrimas de Odio”, “Material deshechable” o “Vivos como muertos”. Hablamos de Totalikers, y aún no tenemos la suerte de poderlos escuchar por Spotify, pero si por Bandcamp.

 

Cuentan con cinco discos y ocho EP’s, y su repertorio para la noche hizo un largo recorrido por todos ellos. Acabaron puntualísimos con aproximadamente entre media hora o cuarenta minutos de concierto para dar paso a los grandes cabezas de cartel. 

Pasaba una hora de la supuesta hora de inicio del show, y no sabemos si es que no estaban listos o que así estaba programado, pero la gente empezó a impacientarse, a gritar y a soltar improperios hacia la banda albaceteña. A esas horas de la noche y a los niveles de euforia y alcohol que llegaba la media del público, hacer esperar casi o más de una hora a cientos de personas quizás no fue la mejor idea. 

Aun así, a la 1 en punto, la banda pisaba el escenario que se había llenado de humo para aguardar ese momento y las primeras notas de “Bleed the Crown” daban inicio a su concierto. 

A esta banda creo que le sobran las presentaciones, pero para los que aún no tengáis la oportunidad de conocerlos, llevan más de 20 años rodando por todas las ciudades del Europa y recorriendo festivales. Ellos son Guillermo Izquierdo, Jose Izquierdo, Victor Valera y David Álvarez y hacen el thrash metal más bueno que podáis escuchar. Angelus Apatrida poco a poco se han ido abriendo paso en el mundo de la fama y están en un nivel que como muchas veces digo, los grupos internacionales les quedan bien a la altura. Ya hace años que son más que internacionalmente conocidos y ofrecieron un show digno de la espera. 

Hacía mucho tiempo que iba detrás de ellos, y en todos los festivales o conciertos que habían actuado nunca había llegado a tiempo para poder verlos, así que esta noche me estrenaba tanto haciendoles fotos como escuchandolos en directo. 

Desde primer momento Guillermo ya hacía rodar su dedo para que se creara un circle pit entre el público, y estos no defraudaron. La gente se me perdía de la visión así que por fin se hacía un lleno parcial en el recinto. 

Siguieron sonando los temas “Adoctrinate”, “One of us”, “Vomitive”, “Of men and tyrants”, “Childhood’s End”, “Violent down”, “We stand alone”, “Give’em war”

La gente cada vez estaba más entregada y algún espontaneo se subía a los amplificadores que había por delante del escenario para después una vez allí, tirarse al público. En el centro, no dejaban de hacerse moshpits y todos disfrutábamos de su directo.

 

Tras rozar la hora de concierto, llegaba el momento de ir terminando y lo hicieron con “Sharpen de Guillotine” y “You are next”, no sin antes agradecer una y otra vez al público allí presente y a la organización el placer de poder tocar esa noche allí, y de que no cerraran las fronteras, que al día próximo tenían que atravesarla. Las cervezas rodaron por el escenario y es que la banda tenía ganas de disfrutar de la noche y no dieron fin al concierto sin antes hacer un pequeño guiño a la cancelación de la banda Korn en el festival Resurrection Fest y cerrando la noche con “Domination” de Pantera. 

Aunque la falta de una masividad de público se hizo presente, toda la organización y los conciertos fueron de diez, el funcionamiento de las barras, los tiempos entre bandas y lo entregadas que estaban con su público también estando disponibles toda la noche por su zona de merchan haciéndose fotos con amigos y seguidores. 

Sin duda es un festival más que apuntamos en nuestra agenda para no faltar los años venideros. 

Galería

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin