El Drogas y su gira exclusiva 40º Barricada

Nunca fui de las aplicadas a lo que al Rock Nacional / callejero se refiere, pero una cosa he aprendido con los años.. A “ El Drogas” hay que ir a verlo en concierto. 

El pasado 28 de Mayo,  se dio esta gran oportunidad en la Sala Apolo de Barcelona. Tres años después de su último concierto en esta misma sala, Enrique Villareal, también conocido como El Drogas nos ofrecía una serie de conciertos exclusivos para celebrar sus 40 años de trayectoria en la banda Barricada. Un repaso de más de 20 temas de los más conocidos de la banda, con más de una hora y media de duración. Y es que hasta se hacía raro encontrar un concierto en el que no hubieran teloneros, pero sin duda no hacía falta.

La apertura de puertas estaba programada para las 19.30h de la tarde, y aún habiendo llegado sobre las 20h, la cola se hacía ya desde la esquina de la sala. Al entrar, la sala estaba bien llena, y con un poco de dificultad conseguimos llegar a las primeras filas. El público bien afincado, no tenía intención de dejarnos hueco para intentar capturar buenas fotos, ya que como siempre, en esta sala, nos encontramos con la problemática de que no haya un foso para poder hacer el trabajo como es debido.

Un poco mas tarde de las 20.30h, salían Brigi Duke (batería), Txus Maraví (guitarra), Eugenio Aristu «El Flako» (bajo) y Enrique Villareal «El Drogas» a escena, aunque el público ya llevaba rato vitoreando a la banda para que diera inicio el concierto.

La risa de Enrique daba el comienzo de su primer tema, En la Silla Eléctrica. De golpe la temperatura de la sala subió y el suelo empezó a temblar y a botar bajo los pies de todos los asistentes. Se me pusieron los pelos de punta y pensé si ese suelo resistiría tanto salto.

Pude echar un vistazo al setlist que estaba bien escondido de las miradas del público, y no sabría si deciros si me asustó o me alucinó ver que éste ocupaba dos paginas completas DinA4 y no con una letra grande precisamente… Nos esperaba una gran noche sin duda alguna, Esperando en un billar, Barrio conflictivo, Lentejuelas, Mañana será igual, Okupación, Sofokao, No sé qué hacer contigo, Tentando a la suerte, Problemas y Bahía de Pasaia, fueron el primer tirón de la noche.

Con cada nota la cara de los asistentes se iba emocionando más. Veía alrededor como la gente se iba golpeando y diciendo «esta canción me encanta!» «esta es la nuestra» o simplemente gritaban por que esa canción era mejor que la anterior.

La banda terminaba la nota de una canción y empalmaba con la siguiente. No había tiempo para el descanso, ni para los discursos, querían darnos todo su repertorio y sabían muy bien como hacerlo.

Enrique sacó toda la artillería que tenía.. dos bastones mientras se hacía el viejito, con el tema Sofokao, con un micrófono a la altura de una persona gacha, unas maracas, su guitarra acústica, la harmónica y todo el rock’n’roll que lleva en su cuerpo, demostrando que los 40 años desde su paso en Barricada, como cantante y bajista del grupo, parecen que fueran ayer.

A los demás integrantes también se les veía disfrutar de cada nota que salían de sus dedos, aunque tanto Txus como el Flako se les veía recatados y concentrados, se dejaban llevar de vez en cuando y lo daban todo, cosa que el público también respondía. A toda velocidad, Cuidado con el perro, Pétalos, Sotanas, Tu nombre, Sean bienvenido, Víctima, Ninguna bandera, Animal caliente, Objetivo a rendir, Oveja negra, Todos mirando y En blanco y negro fueron los temas que precedieron el primer bloque de temas de la noche y daban fin a este para dar paso al primer Bis de la noche.

Se me hace difícil poder destacar cosas de cada tema, solo recuerdo estar entre codazos, salvando las cervezas que volaban y casi discutiendo con algunos de los asistentes, que al parecer se les hacía molesto tener un fotógrafo delante durante el concierto. Con dificultad conseguí pasar de un lado a otro para poder tomar tomas de todos los puntos posibles de la sala, y antes de empezar el bis decidí subir a la 2a planta del teatro.

Era alucinante ver como estaba de gente, todos los brazos arriba, de principio a fin no cabía ni un alfiler en la sala. Es emocionante poder volver a disfrutar de conciertos así donde la gente se vuelca tantísimo.

Una vez ya arriba, empezaron las últimas canciones de la noche, La hora del Carnaval, y mi favorita No hay tregua. El grupo se despide, y antes de salir del escenario, la gente empieza a gritar y cantar «Esta noche no es para andar por esas calles» una y otra vez. No hace falta decir lo emocionante que fue ese momento, así que el grupo cogió sus instrumentos de nuevo y dieron las primeras notas de introducción al tema, dando así ya por terminado el concierto con esta canción donde el público tuvo una presencia importante coreándola.

De nuevo se despiden y poco a poco la gente va abandonando la sala, exhausta, sudada, pero feliz.

Una vez más, queda presente el nivel del rock nacional y los grandes seguidores que con un Sold Out a muchos días por delante de la fecha del concierto tiraron a bajo la Sala Apolo, dejando otro concierto para recordar.

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin