Black Label Society arrasa en Barcelona junto con Eternal Psycho

Estás tranquila en casa y te da por mirar las agendas de conciertos que gracias a Google puedes encontrar fácilmente. «Conciertos en Barcelona» pongo, y me sale una larga lista de conciertos… atino un poco más, busco «Madness Live!» ya que pocas de las bandas que traen no hacen que me de un respingo el cuerpo… Black Label Society, no soy la fan numero 1, ni la 10, reconozco que como muchas otras bandas, son de esas que escuchas porque están en una playlist rondado por spotify cuando no sabes que escuchar, pero lo que si reconozco es esa majestuosidad y despliegue de guitarras, cada una única y maravillosa, propias de Zakk Wylde.

Como siempre, cojo inspiración, me pongo a escucharlos, faltan unos días y me decido aventurarme a la suerte de poder acceder a este concierto. Solo dos únicas funciones en toda España, en el Rock Imperium, que al no conseguir acreditación de fotografía he tenido que desestimar la idea de ir, y Sala Salamandra, sala cambiada a las pocas semanas de su actuación, ya que la primera cita se daba en la Sala Razzmatazz 1. Lo primero que piensas… «no han vendido suficientes entradas…» lo siguiente, «Dios mío, gracias por ponerlos en esta sala, porque la acústica, escenario y luces son magníficas»

Así que recibo el correo de que he sido acreditada y me pongo a dar saltos de alegría.

Llega el día citado. Desde que volví a trabajar, todos los conciertos habían coincidido en sabado o algún jueves que podía salir un poco antes de trabajar, pero esta vez sabía que me la jugaba. Llegaba justa, y ansiosa toda la tarde, decido que me cubran a la banda telonera. Eternal Psycho.

Parece que esta banda y yo estamos predestinados a no poder encontrarnos nunca, ya que es la 3a ocasión que han actuado en Barcelona y me los he perdido. Las siguientes líneas se las agradezco a Jaume Estrada de Rock Culture.

Sobre las 20h aparecía en el escenario Beka (cantante), Lucky (guitarra), Jorge (guitarra solista) y Arjan (batería) para saludar al público de Barcelona y acto seguido presentarnos su segundo álbum Trail of Agony.

Crystallized era el tema elegido para abrir la noche de la misma manera que abren su nuevo álbum seguido de Typical of me del primer álbum Your Demons are Real.

En tan solo dos temas el público ya estaba entregado a los madrileños. Sin duda con The living dead y Fire will fire llegábamos al momento culminante de los madrileños.

See the light y Empty Promises bajaban el telón ante un público que aplaudía la breve pero gran actuación de Eternal Psycho en Barcelona.

Aplastados en un pequeño espacio del escenario por todo lo que tenían detrás preparado las grandes estrellas de la noche daban por finalizado su concierto de unos 30 minutos de duración aproximadamente.

Después otra media y un poco más, hacia las 21.30h, algo más tarde de la hora establecida para el inicio del concierto, tras un telón que ocupa todo el escenario con el logo de la banda, empiezan a sonar los primeros acordes de guitarras, y desde nuestra posición podemos ver como Zakk ya esta dándole al molinillo con la cabeza esperando a que el telón caiga mientras ya suenan los primeros acordes de Bleed for me.

Una mano mandante de todo un equipo da la señal, y «ZAS!» cae el telón y, ¡pedazo de escenografía!

De derecha a izquierda, enmarcando la batería de Jeff Fabb que está colocada en el centro y en lo alto, esta todo lleno de amplis, a la izquierda del escenario se encuentra John DeServio, bajista de la banda, a la derecha, Dario Lorina, guitarra rítmico, y en el centro, sobre una plataforma situada estratégicamente al lado de un micrófono lleno de calaveras y una gran cruz de madera con Jesús en ella, se encuentra el Gran Zakk Wylde y cuatro cañones empiezan a soltar aire comprimido para crear unas columnas enormes que inundan todo el escenario de humo.

Se baja de la plataforma y empieza a cantar apoyando su pierna sobre la plataforma, lo que le da un aire mucho mas rudo y potente.

Hay una gran pantalla en el fondo del escenario, detrás la batería donde van proyectando las portadas de sus discos. Apenas sin dejar tiempo entre un tema y otro empiezan a tocar Demise of Satanity.

La sala está hasta los topes y aún en el foso, se nota como la temperatura empieza a subir. Y es que no es para menos. Se podría decir que cada nuevo tema que suena, también Zakk usa una guitarra distinta.

Una intro da paso a Destroy & Conquer y Heart of Darkness.

¿Zakk vuelve a cambiar la guitarra? Seguro que si, le pierdo la pista de cuantas van ya, pero con otra diferente, seguro, tocan algo mas lento, pero igual de pesado, A Love Unreal.

Estoy disfrutando como una enana de este concierto y de cada uno de los temas que suenan, un repaso por toda su discografía. Impresionante su voz, inconfundible, el sonido de las guitarras, la potencia en general, todo es perfecto. Esta canción nos hace perder la cabeza y ponernos ñoños y esa sensación me encanta.

No dejan apenas tiempo que suena la que para mi quizás es más conocida, You Made me Want to live y The Blessed Hellride. Seguimos con esa atmosfera más tranquila, aunque esta vez Zakk se sienta al piano, que hasta ahora creo que ni nos habíamos dado cuenta que estaba en el escenario, pues una bandera americana negra con el nombre de la banda lo tapaba y parecía parte de la escenografía. Ahora tocan Spoke in the wheel y In this river mientras unas fotografías en recuerdo de Dimebag Darrell y Vinnie Paul van pasando por la pantalla. Momento super emotivo para todo el público y la banda. Se me ponen los pelos de punta y creo que más de uno tiene la lagrimita a punto de salir.

Por una vez en todo el concierto me sale a flote las raíces del grupo, y se huelen en los punteos de guitarra de Spoke in the Wheel ese aire americano.

Una mini pausa, nos recomponemos todos y volvemos al ritmo cañero. ¡¡Nueva guitarra!!

Trampled down below y los cañones de humo de nuevo. ¿me lo parece a mi o esto da un subidón increíble al publico?

El show también nos lo da Dario cuando todas las luces de la sala se vuelven azules y se pone a tocar su guitarra con un arco, mientras que DeServio también cambia su bajo por otro que las cuerdas son verde flúor y ambos brillan en la oscuridad. Esta vez el protagonismo es de ellos y Zakk se mantiene de cara a la batería de Jeff. Cuando suena la ultima nota, la siguiente ya es la primera de Set your free. Un montón de pelotas de playa empiezan a aparecer por encima del público y ni siquiera atino a saber de donde salen, pero se pasan un rato dando bandazos de un lado al otro de la sala hasta que creo que el público empieza a darse cuenta de que estas chulísimas y enormes bolas blancas llevan el logo de la banda, así que a medio tema empiezan a desaparecer disimuladamente jaja. ¡Que pena! me hubiera encantado tener una de recuerdo.

El concierto es super dinámico y sin que nos demos cuenta está avecinándose el final del concierto.

Ahora Fire it Up hace que los dos guitarras, Zakk y Dario se suban a la plataforma que durante toda la noche ha servido para que Zakk hiciera unas majestuosas poses de poder y las usara para apoyar su pierna en ella mientras cantaba y tocaba tal y como empezaba la noche. Ahora la comparten y hacen una lucha de guitarras con estas a su espalda. No se los demás, pero yo estoy flipando, porque están sonando limpias y correctas, no están tocando burdamente notas al azar sino que están haciendo el tema correctamente. En esta posición ¡a mi se me hubieran dormido los brazos en 5 segundos!

DeServio no se queda atrás, el bajo suena increíblemente limpio y potente y está ligeramente casi por encima de las guitarras lo que suele ser al contrario en todas las bandas donde casi pasa desapercibido.

Suicide Messiah y Stillborn serán las últimas canciones que suenen en la noche, y con esta última parece que le ha costado todo el concierto, pero a Dario se le ve mas suelto y hacen un pique de solos de guitarra sobre la plataforma que antes compartían los dos. Una muestra de virtuosismo para todos los asistentes esa noche al concierto.

Zakk se quita el chaleco y lo alza desde el suelo al cielo, mientras señala hacia arriba y se besa el puño. Creo que deja claro a quien le dedica sino cada uno de sus conciertos, al menos el de esa noche. Sus viejos compañeros que de una forma u otra siguen entre ellos y la banda.

Sin una sola pausa en toda la noche, finaliza mas de una hora de puro Stoner Doom, un despliegue brutal de guitarras a cada cual mejor y todas con la clara firma de su dueño.

.

Una noche que pocos podrán repetir ya que solo pasarían por Barcelona y el festival Rock Imperium de Cartagena en su gira de este año, y que después de las cancelaciones y los cambios de fecha y sala por fin pudo tener lugar. Me siento una gran privilegiada de haber podido asistir a este concierto y de poderos dejar esta crónica para el recuerdo, ya que pese a que siempre lo diga, ha sido un concierto del que he disfrutado al máximo y espero que con estas líneas quede demostrado.

Crónica y Fotografía por Ruth Gómez

Fragmento de Crónica de Eternal Psycho y Fotografía de Eternal Psycho por Jaume Estrada

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin