CLAYMOREAN – Eulogy for the Gods

¡WOW! ¡Ya me había encandilado el adelanto que nos ofrecieron meses antes, pero es que el resto de composiciones que componen este lanzamiento son igualmente apabullantes! Claymorean es una agrupación formada en 1994 en Lazarevac, Serbia, por el guitarrista y letrista Vladimir Garčević, conocido también como Vlad Invictus. Como han pasado un sinfín de músicos por sus filas, me centraré en explicaros cuando se unieron sus miembros actuales.En 1998 entró en la banda su hermano Goran como bajista. Estuvieron en activo hasta 2003, cuando se separaron tras lanzar su disco debut, The First Dawn of Sorrow. En 2012 decidieron reunirse, ya con Dejana Betsa Garčević, esposa de Vlad, en el rol de vocalista. No es hasta 2014, cuando cambian su nombre a Claymorean, ya que inicialmente se llamaban Claymore, en honor a la famosa espada escocesa, que se blandía a dos manos. En 2015 empezaron a contar con los servicios de Uroš Kovačević como guitarrista líder.Tras haber pasado serios problemas para encontrar un baterista, se les unió el jovencísimo Marko Novaković en 2020.

Cuatro años después de la publicación de su anterior entrega, Sounds From a Dying World, han sorprendido a propios y extraños con este majestuoso Eulogy for the Gods, distribuido a través del sello underground Stormspell Records. La portada es obra de Igor «Jimmy» Stanić, bajista y guitarrista de Superhammer, donde también se encuentra Dejana como cantante. La producción, uno de los puntos fuertes del disco, ha sido realizada porBoris Šurlan, en el Midnight Studio. ¡Sin mayor dilación, pasemos a escuchar las joyas que conforman esta grabación!

May be an image of 5 people, people standing, people playing musical instruments and indoor

De izquierda a derecha: Marko, Uroš, Dejana, Goran y Vlad.

Con una distorsionada guitarra empieza el sencillo promocional del disco, Hunter of the Damned. Lo primero que recuerdo de la primera vez que lo escuché fue lo impresionado que me dejó la exhibición vocal deDejana, como la más aguerrida de las valquirias. El tema es quizás el más pegadizo de este sensacional elepé, con dos brutales solos de guitarra, primero de Uroš y luego de Vladimir, con quien comparte instrumento en una perfecta sincronía. Battle in the Sky es un poderoso medio tiempo que nos prepara para una dura contienda en las alturas. Cabe destacar la atronadora batería de Marko, quien le otorga la dosis extra de potencia que le pide la composición, así como los gritazos de nuevo que se marca Dejana en el coro, siempre afilada como una daga, sin olvidarnos del trabajo en la base rítmica de las cuatro cuerdas de Goran.

La formación demuestra su amor hacia la vertiente americana del power, con una acertada versión de The Burning of Rome (Cry for Pompeii), uno de los temazos más conocidos de Virgin Steele, clásico indiscutible del género. Entre Claymoreany los chicos de Eternal Winter, debe estar muy satisfecho el bueno de David DeFeis, tras comprobar orgulloso como existen formaciones recientes que continúan llevando la antorcha del metal tradicional bien alto.

Deciden seguir homenajeando a sus ídolos con la sensacional Lords of Light, canción dedicada a la memoria del míticoMark “The Shark” Shelton, máximo exponente del metal épico junto a su legendaria agrupación, Manilla Road. Se trata quizás de la composición más lenta del álbum, con clara influencia del doom. Cuenta con nada más y nada menos que tres solos, ya que Goran se une a las guitarras de Uroš y Vlad.Los aficionados más avezados habrán notado el guiño que le hacen a uno de los himnos inmortales que nos dejó el hechicero, Metalström, en la frase: “NOW ARISE ALL YE FAITHFUL TO THE SWORD!”

La banda decide desatar su furia eléctrica con Spirit of Merciless Time. A pesar de ser un tema muy directo a la yugular, también presenta un taimado cambio de ritmo bien avanzada su duración, en el cual podemos escuchar a Dejana en su vertiente más melódica, donde también se desempeña con soltura, para volver a avasallarnos con otro solo de Uroš.Deciden recuperar su faceta más contundente con Mystical Realm (Deorum in Absentia), canción que presenta en mi opinión su mejor apartado coral. Al tratarse de su composición más extensa, pasa por varias fases que le otorgan distintos matices. Destaca el solo a las seis cuerdas de Vlad, ejecutado tras los alaridos de desesperación de Dejana. El solo que cierra la canción es obra de Vladimir Novaković, músico invitado, quien se convirtió recientemente en miembro oficial del conjunto, por lo cual cuentan ahora con tres virtuosos guitarreros

Proseguimos esta heroica travesía con In the Tombs of Atuan, pista que dedican a Ursula K. Le Guin, prestigiosa escritora de ciencia ficción y fantasía, conocida por sus sagas de la federación Ekumen y el misterioso mundo de Terramar. A pesar de ser la canción más corta de la grabación, sin llegar a superar los tres minutos, los dos solos de guitarra de Uroš y de Novaković son sencillamente apoteósicos.

Con un inicio propio de una power ballad, que contrasta con el resto de composiciones, nos introducen Blood of the Dragon, regrabación del sencillo que sacaron en 2019 junto al guitarrista Cederick Forsberg, más conocido por su trabajo en las formaciones Blazon Stone y Crystal Viper, quien se encargó asimismo de su letra. Como en el caso del cover de Virgin Steele, su temática hace que no desentone con el resto de canciones, destacando los brillantes solos de guitarra de Forsberg. No se me ocurre mejor manera de despedir esta joyita de elepé, que dará mucho que hablar.

Nada más que añadir por mi parte. Sin lugar a duda, nos encontramos ante un firme candidato a mejor disco del año, que rebosa epicidad. No sería nada extraño verlos en el cartel de alguna futura edición del Keep It True alemán, el festival de metal oldschool por excelencia.

Stormspell Records (2021)

Puntuación: 9/10

Pere Guiteras

pere@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin