SANDSTORM – Time to Strike / Desert Warrior

Desde la helada Vancouver, en Canadá, nos llegan Sandstorm, una banda que hace un heavy clásico de gran calidad. La agrupación fue formada en 2017 por la baterista P.J. «The Butcher» La Griffe, junto al guitarrista y cantante Stevie «Broke» Whiteless y el bajista y cantante Reptile Anderson. Tras lanzar en 2019 su primer EP, Time to Strike, no han tardado en regresar este año con su segundo EP, Desert Warrior. Si bien su debut ya apuntaba maneras, en este segundo EP ha incluso mejorado sus prestaciones musicales, con el acertado uso del sintetizador en varias de las composiciones. En esta ocasión, han contado con la ayuda del sello Dying Victims Productions, después de estrenarse de manera independiente. La grabación ha sido realizada por Josh Wells. A continuación, os ofrezco mis impresiones acerca de estas dos grabaciones.Al tratarse de dos EPs distintos, no me extenderé en exceso en cada canción.

De izquierda a derecha: Stevie, P.J. y Reptile.

Comenzaremos pues con su debut, Time to Strike. Con un sintetizador onírico y las suaves líneas de guitarra empieza Death is Near. Si algo caracteriza a este power trio, es su capacidad innata para hacer temas pegadizos y de estructura sencilla. Os dejo a continuación su algo cutre videoclip, con esos orbes azules de electricidad que rodean a los integrantes.

Me encanta el gritazo inicial con el cual inicia Whips And Chains. El dúo vocal formado por Reptile y Stevie se compagina a la perfección en este medio tiempo macarrero. Destilan esa aura tan NWOBHM, como la que nos transmitían clásicos como Saxon o Demon. Llegados a la mitad del tema, tras varios alaridos agudos, nos regalan una sucesión de solos de guitarra. El bajo de Anderson, protagonista en esta canción, nos introduce Witchman, Sorcerer Of Satan. Resulta interesante ese ritmo de cabalgueo, si bien su estructura es algo repetitiva. El misterioso sintetizador como si fuera un órgano eclesiástico y una voz narradora dan paso a Denizen Of Hell. No tardan en golpearnos con su habitual sonido clásico, coronado por un atractivo solo de guitarra, antes del coro final.

Un adictivo riff de guitarra, que nos recuerda irremediablemente al clásico Rock Bottom de UFO, da comienzo a Hymn To The Hell Knights, con la batería de La Griffe marcando la cadencia a seguir. Siguiendo una estructura muy hardrockera, más adelante deciden bajar revoluciones, mientras escuchamos unas voces que parecen estar tramando algo oscuro. Después de eso se encadenan un par de solos a las seis cuerdas. En el fragor de la batalle parece encontrarse Lucia, Warrior Of Light, envuelta en un aura de misticismo y épica. Probablemente la mejor composición de este disco de corta duración, junto a la canción inicial.

Después de analizar este primer EP, pasaremos a desentrañar su reciente Desert Warrior, lanzado al mercado el pasado 26 de febrero. Con una especie de sonido de sirena, al cual no tarda en unírsele el teclado y el resto de instrumentos, se nos presenta la homónima Desert Warrior, un buen medio tiempo metalero. Llegados al tercer minuto de duración, deciden incrementar el ritmo, poco antes del solo guitarrero.Por su parte, la siguiente Eat Me Alive, que nos trae a la memoria el icónico himno ochentero de Judas Priest. Tiene un comienzo mucho más guitarrero. Nuevamente, el estribillo resulta muy pegadizo y notamos una buena sincronía entre los instrumentos.

Empieza de manera mística Evil Wins, en forma de power ballad emotiva, con la voz de Reptile esta vez relajada. Sin embargo, no tarda en coger carrerilla el tema, con esas buenas vibraciones que les caracterizan, lo cual contrasta con la temática algo pesimista de la canción. Ese breve solo de guitarra, que representa la batalla entre el bien y el mal, acompañado del sintetizador, es sencillamente brillante.Quizás la mejor composición del disco. Con unas hipnóticas líneas de guitarra empieza Power of the Pyramids, canción que cierra este segundo disco de corta duración. Parece que quieran llevarnos de viaje por el antiguo Egipto, en especial con el solo de guitarra de Whiteless junto a las cuatro cuerdas de Reptile. Una gran manera de poner el punto final a esta nueva entrega.

En resumidas cuentas, está claro que Sandstorm no hacen nada del otro mundo. Algunas canciones pueden resultar simples y repetitivas, bastante menos inspiradas que otras, hecho que deben mejorar. Sin embargo, la entrega que demuestran en estas composiciones, que rezuman heavy metal añejo, es encomiable.Se nota una progresión interesante entre ambos trabajos, hecho que augura grandes expectativas para un próximo lanzamiento de larga duración.Debo aplaudir asimismo la temática de varias de sus letras, muy a lo ciencia ficción. En este caso, la puntuación ha sido un global de mi experiencia con ambos EPs.

Dying Victims Productions (2021)

Puntuación: 7/10

Pere Guiteras

pere@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin