JAMESON RAID – Raiderstronomy (reedición)

JAMESON RAID es una de las bandas más desconocidas, o menos conocidas, del underground británico de la NOWBHM. Pues bien, en este disco nos repasan toda su trayectoria, desde que salieron en los primeros recopilatorios, hasta los EPs y demos, cosa que iremos comentando durante la crítica. Y abrimos con el tema “Hard Lnes”, aparecido en el recopilatorio “Metal for Muthas compilation – NWOBHM 1980”. Un tema con un desgarro rocanrolero de guitarras speedicamente orientada a un sonido puro y primitivo de la NOWBHM. Muchos bucles de guitarra, solos sucios, crudos y muy adictivos en una pista donde las teclas le dan un aire psicodélico, y la voz tiene ese timbre tan característico y lírico de la NWOBHM.

Del “Seven Days of Splendour” (EP) de 1979 tenemos varias canciones. Empezamos con “Seven Days of Splendour”, done solo el ritmillo inicial ya prevé el tempo y sonido del corte. Otra pedazo de pista de la NWOBHM, con unos riffs suaves pero con sonido eléctrico. Un título más orientado a la NW más oscura, entre la teatralidad de SARACEN y el ocultismo de WITCHFYNDE. La voz se supera con los tonos clásicos y británicos en un alarde lírico brutal. La siguiente es “It’s a Crime” que, sin cambiar mucho el estilo, sigue teniendo esos riffs tan característicos, aunque esta suena con más chulería. Más hard rockera diríamos. Aunque con unas cabalgadas de riffs y solos metalizados que van apareciendo durante el tema. Y acabamos este EP con “Catcher in the Eye”. Una canción larga. De casi siete minutos que va cabalgando de un medio tiempo a ritmo de reloj a fases más rápidas y crudas donde las guitarras se elaboran un poco más con diferentes sonidos que le van brindando una atmósfera mística en una especie de Proto Metal psicodélico espacial. Y ya, por último, tenemos unos temas que fueron en su EP “End of Part One”, de 1980, que empieza con “The Hypnotist”. Un medio tiempo hard melódico más orientado a un sonido americano, incluso vocalmente cambia esa tesitura británca por otra más chulesca y Hard. No es que sea una gran canción, pero tiene unos riffs que enganchan y unos estribillos y estrofas atractivos. Le sigue “The Raid”, con un sonido eléctrico que recuerda a los primeros discos de MOTÖR, con chulería, suciedad y adicción. Con parones y puentes donde la voz adquiere una teatralidad que recuerda a Phil Lynott, y donde esto en muchas fases del corte hace que te recuerde también a THIN LIZZY. En “Gettin’ Hotter” la cosa vuelva al cauce más metálico y británico desde el inicio con unas sirenas que anuncian unos riffs clásicos y limpios que no te puedes sacar de la cabeza, acompañados por una voz que encaja perfectamente en el estilo, otorgándole mucho protagonismo al corte. Esta vez, con unos solos llenos de efectos especiales que le dan a la canción un aire de persecución policial. Y acabamos con “Straight from the Butchers”, con un ritmo que recuerda a ZZ TOP que va in crescendo, con una voz misteriosa, casi narrativa, pero bien modulada a la británica. Una pista simple. Rockera. Con mucho feeling. Con cambios de ritmo más suaves, pero sin cambiar nunca el riff que, como decimos, es puro ZZ TOP. Por lo demás, el disco tiene tres remixes de los temas “Seven Days of Splendour”, “It’s a Crime” y “Catcher in the Eye”. Suenan algo mejor que los originales, pero a nada a destacar nuevo ni añadido.

En fin, un buen disco para descubrir a una de las bandas más desconocidas de la NWOBHM.

High Roller Records (2021)

Puntuación: 8/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin