WARBRINGER – Woe to the Vanquished

Quinto trabajo de la banda norteamericana WARBRINGER, un combo que viene practicando un Thrash Metal de toda la vida pero con matices, dentro siempre del estilo más extremo. Así, tenemos este nuevo trabajo, titulado “Woe to the Vanquished”, que contiene cosas como “Silhouettes”, con un comienzo speedico a lo SLAYER con unos ritmos frenéticos y caóticos pero bien estructurados, unos cambios con unos toques progresivos y en ocasiones melódicos, sobretodo al final del corte con las guitarras, pero siempre dentro de la esencia Thrash. Y vuelta a la rapidez con una voz amenazante y gritona.

 

Otras como “Woe to the Vanquished” y “Divinity of Flesh” mantienen el mismo patrón frenético y asesino, tanto rítmico como vocal, pero con momentos más a riffs de medio tiempo y algún toque Black Metal acelerado combinado con unos solos heavies y algo virtuosos. “Remain Violent” son golpes de riffs a modo lineal pero efectivo siempre. Una canción muy a lo EXODUS o ANTHRAX, con ese sentido bailable a lo headbangingthrash, con buenos coros, guitarras muy heavies y siempre detrás ese mismo patrón que no deja de hacer mover la cabeza Y para eso, mover la cabeza, qué mejor que “Shellfire”: Thrash Metal old school sin concesiones, agresiva, casi gutural, con los ritmos típicos del Thrash entre estrofas, y esos cambios tan heavies rozando el Black y el Death en ocasiones, con toda su melodía. Una pista demoledora, directa a la yugular. De la misma casa podría ser “Descending Blad”, pero esta más Power Thrash y más técnica, al estilo de bandas como WATCHTOWER, TARGET o HADES donde, en ocasiones, algún toque progresivo le da un plus más de calidad al tema. Una canción limpia, ordenada, más medida en cuanto a rítmica y solos, pero con esa voz que le da ese toque asesino pero con clase. “Spectral Asylum” tiene un tempo más oscuro, es un medio tiempo más tirando al Black, pero con unos riffs sin espacios y unos ritmos góticos que le dan ese aire tan dramático. También contiene un buen cambio de ritmo thrashico a mitad de tema, con esas pinceladas progresivas que están metiendo a lo largo del álbum. Y acabamos con “When the Guns Fell Silent”. Son once minutos donde la banda desarrolla un juego de ritmos que define muy bien lo que es este disco. Es un buen epílogo de todo lo escuchado anteriormente, reflejado en once minutos de intensidad, dureza, oscuridad, drama, pasajes lentos, cambios rápidos, sentimientos Black, algo de progresivo y una voz que, esta vez, sigue siendo dura pero en ocasiones sabe bajar el tono para darle majestuosidad a la canción.

En definitiva, un buen disco de estos bestias con un sonido contundente y mucha fuerza vocal que gustará a los amantes de la banda y del género con toda seguridad.

 

Napalm Records (2017)
Puntuación: 8/10

 

Paco Gómez
Paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin