DÉTENTE – Decline

Hay numerosas formas de empezar una crítica y presentar a DÉTENTE: “banda de culto de Thrash de los 80, “uno de los grandes grupos olvidados”, “el regreso, tras 24 años, de DÉTENTE”… Y yo me quedo con esta última. “Decline” es el segundo trabajo larga duración de estudio (y deberíamos recalcar esas 3 últimas palabras, ya que han editado varias demos y, en 2008, una recopilación de tanto CATALEPSY como DÉTENTE) de estas leyendas americanas del ¿Thrash? (ya que siempre los he considerado Thrash/Crossover, con mucha influencia Punk, sobretodo en las letras). El segundo desde hace 24 años.
El año pasado esta banda reunida ya dieron algunos conciertos con Ann Boleyn (HELLION) como vocalista y se rumoreó que formaría parte del combo de forma oficial pero, finalmente, reclutaron a una nueva cantante desconocida para la mayor parte de nosotros: Tiina Teal.

Sé que mucha gente no confía demasiado en este regreso ni este nuevo lanzamiento, especialmente los seguidores más acérrimos y, para qué engañaros… yo también me incluyo. Hay diversos motivos por los que no se puede confiar al 100% en esta vuelta pero, obviamente, todos injustos, superficiales, egoístas y se dan antes de escuchar este trabajo: este tipo de reuniones no suelen dar precisamente buenos frutos, han pasado muchos años desde aquel primer disco tan personal y con aquella producción, también especial, y la música, los medios y las modas cambian. Y, lo que seguramente siga haciendo que muchos de vosotros no escuchéis este disco: Dawn ya no está entre nosotros (y ahora no es momento de halagar todas sus virtudes como vocalista que todos conocemos más que de sobra).

Aún así, nada más ver la portada de este trabajo me recordó a la de aquel lejano “Recognize no Authority”, ya que sigue la misma línea y, si lo hacen en este sentido, ¿por qué no iban a hacerlo en cualquier otro? Como, por ejemplo, las letras, ya que el título del lanzamiento junto con la portada nos dejan imaginar que no han cambiado sus ideales.

Y es que, señores, no se puede prejuzgar, porque todo esto se terminó de confirmar en cuanto escuché los primeros segundos del tema que abre el redondo, “In God we Trust”. Parecía imposible que estuviera escuchando un disco lanzado en 2010, y es que tiene el mismo sentimiento y atmósfera que los cortes que compusieron aquel trabajo debut y, lo que más temía: la misma producción sucia.
Lo que notamos desde el primer momento es una enorme descarga de ira y rabia descontrolada, con unos riffs rápidos y una batería macarra incesante (aunque, como siempre, toda la instrumentación de algunos segundos de espacio para respirar en cada tema) que les da su característico aire Punk que, en todo momento, acompañan a la perfección sus letras tan políticas y su fuerte actitud. Algo que queda más que reflejado en el vídeo de “In Goid we Trust”.

Pero vayamos a lo que os intrigará a la mayor parte de vosotros: la nueva voz. Lo cierto es que ha sido la mayor y mejor sorpresa de este “Decline”. Tiina ayuda a transmitir como nadie esa furia tan característica del grupo con unos dotes vocales geniales, dando como resultado una gran variedad de registros (gritos demoledores, voces rasgadas, algunas melódicas…) y un resultado soberbio. Lo sé, es difícil describir su voz sin mentar a Dawn Crosby, pero no quiero limitarme a comprarlas o hacer una lista de virtudes y defectos de cada una; únicamente diré que no la vais a echar de menos en ese aspecto y que la voz de Tiina encaja a la perfección con lo que DÉTENTE necesitan. Y, aunque corra el riesgo de que algunos me apedreéis, encaja mejor de lo que jamás lo hizo la voz de Dawn. Tiina desata el más profundo odio con cada nota. Una fuerza arrolladora.

El resto de componentes del grupo la respaldan con eficacia en todo lo que dura este disco, con una batería y guitarras inconfundibles y un bajo audible (a destacar las líneas de bajo en “Predator” y “Kill Rush”, en esta última también hay que hacer mención a los coros) que a veces aporta unos ritmos galopantes y pegadizos con aire a la vieja escuela (y que, además, le regalan cierta atmósfera de Heavy Metal de los 80).
El guitarrista Caleb Quinn, además de no parar de hacer riffs como si fuera una máquina, también nos deja un agradable sabor de boca con algún pequeño solo aunque, como siempre, sin hacer gran exhibición de ello. Algo que agradezco y que es lo que mejor encaja con su sonido y su carácter.

También mencionar que el corte “Genocida” es una versión de la canción instrumental de su primer disco, “Catalepsy”, al cual le han añadido voz y letras. Sin duda, una gran idea y una gran elección ya que, una vez más, el resultado es excelente y la base es la misma que la de entonces.

Los que esperabais encontraros con una segunda parte de “Recognize no Authority” no estáis del todo equivocados, pero esto no podría ser otra cosa que enormemente positivo. Continúan siendo fieles a ellos mismos en todos los aspectos y, además, parecen haber mejorado todo en lo que fallaron con aquel primer lanzamiento. Y es que absolutamente todo en este compacto es de sobresaliente.
Los que todavía os neguéis a escucharlo, os perdéis, sin ningún tipo de duda, uno de las mejores obras del año; los viejos fans pensaréis que estáis de nuevo en 1986 y a los más jóvenes les servirá de punto de partida para conocer a una gran banda con un gran pasado, un enorme presente y un, esperemos, que todavía mejor, futuro.
También esperemos que ahora tengan la oportunidad de tener una mejor promoción y recoger una merecida fama que no obtuvieron en demasía con su primera etapa.

¿Quién dijo aquella tontería de que las segundas partes nunca fueron buenas?

Cognitive Records (2010)
Puntuación: 9,5/10

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin