CRÓNICA: Angelus Apatrida poniendo el broche de oro a la gira ‘Indoctrinate’

Seguimos su gira durante todo el verano y tuvimos la oportunidad de poder asistir a sus conciertos en Potenzia Fest en La Junquera y en el Leyendas del Rock de Villena, y seguimos toda su gira por los U.S.A a través de sus redes sociales, pero aún no habíamos podido verlos en nuestra casa.

La noticia de que los días 20, 21, 27 y 28 de enero acabarían su gira de ‘Indoctrinate’ en las salas españolas nos llegaba hace meses, y la fecha se ha hecho esperar, colgando carteles de SOLD OUT muchos meses antes incluso antes de acabar el mismo 2022. Pero por fin llegaron esos días y por fin lxs fans pudimos disfrutar de ellos en un formato más pequeño. En nuestro caso, la Sala Salamandra de Hospitalet completaba el aforo de 820 personas.

Con la ola de frío en pleno apogeo, la cola en la puerta de la sala se comenzó a formar hacia las 19:20h, cuando ya una decena de personas se arremolinaba, mientras se iba acercando la hora de apertura de puertas. El camarógrafo de la banda salió a tomar unos planos de la cola y de la puerta y de sus fans ansiosxs y muertxs de frío que ya querían entrar.

Esta fue un poco incierta, pues por un lado podíamos ver que abrían a las 19:45h y por otro, a las 20h, e incluso podía oír las conversaciones de los porteros que los habían citado a abrirlas a las 19:30h. Aún así, entre y 45 y las 20h, las puertas abiertas dieron paso al flujo de fans que cada vez se hacían mas presentes.

Una sala sin foso auguraba la cercanía de la banda con el público e incluso el temor de que hubiera un sinfín de gente subiéndose al escenario, cosa que más tarde averiguaríamos.

Mientras se iba llenando la sala y cada vez el espacio entre la gente era más reducido, a poco más de las 20:15h la música y la luz se aflojaban y salía la banda que llevaba toda la carga de la noche, los que tenían que calentar el ambiente y el público congelado y exigente de Barcelona.

Estos fueron los portugueses Toxikull. Esta banda de la ciudad de Cascais lleva activa desde 2016. Y de sus cuerdas sale Thrash Metal al puro estilo ochentero. Con sus pantalones pitillo, sus deportivas blancas, correas de tachuelas en los bíceps y motes para cada uno de los integrantes, abrieron la noche con ‘Sacred Whip‘, de su álbum ‘Cursed and Punished ‘ del 2019. El grupo solo contempla un CD y dos sencillos, uno de ellos ‘I Will Rock Again ‘, de este último 2022, que también interpretaron sobre el escenario.

Las voces iban intercambiándose entre su bajista y su guitarra-cantante. Casi diría que la voz del bajista me gustaba mucho más que la del cantante principal, que ocupaba el puesto central del escenario. No podía faltar el momento en memoria de Lemmy y Motörhead con una versión de ‘Killed by the Death‘. Y acabaron sus aproximadamente cuarenta minutos de concierto con dos canciones que, podría decirse, fueron las que más me gustaron del combo y del repertorio de la noche, ‘Metal Defender‘ y ‘Cursed and Punished‘. Agradecieron encarecidamente al público y a un buen grupo de compañerxs portugueses que se habían movido hacia Barcelona expresamente para poder disfrutar del concierto y que, sin duda, animaron la noche haciendo moshpit y moviendo al público, que entró antes en calor.

Poco tiempo entre una banda y otra. En lo que retiraban el telón del fondo de los Toxikull y Víctor se colocaba los platos de su batería en su sitio, pasadas las 21:15h daba inicio una intro que se nos hizo más bien larga mientras el escenario se llenaba de humo.

Potenzia Fest y el Leyendas del Rock nos habían enseñado cómo eran ya los conciertos de Angelus así que, como era de esperar; el escenario se cargaba de humo y las luces rojas a contraluz se encendían. El enemigo de lxs fotógrafxs, pero todo esto pasaría en algún momento así que, ni corta ni perezosa, pero con mi cámara en mano, disfruté como una loca de los primeros temas de los albaceteños, ‘One of Us’, ‘Vomitive‘ y ‘Of Men and Tyrants‘.

Era emocionante ver cómo las primeras filas de la sala se completaban con gente que no superaba la mayoría de edad, incluso el chico que tenía a mi derecha, dándolo todo con su grupo de amigxs, portaba un cartel donde decía que ese mismo día cumplía 15 años.

Guillermo no lo dejó pasar desapercibido y lo hizo subir al escenario para que todo el público le cantara el cumpleaños feliz, y aprovecharon todos los miembros de la banda para regalarle sus púas y pedirle al público que lo hicieran surfear por la sala.

Momentos después el chico volvía emocionado a su posición y Guillermo disfrutaba viendo cómo cada vez lxs fans más jóvenes se enganchan a su música.

Con motivo de la reedición de su disco del 2015, ‘Hidden Evolution‘, fuimos honradxs con este tema que porta el mismo nombre del disco y que hacía muchos años no tocaban en directo. Casi 10 minutos de auténtica obra maestra por parte de la banda, que ya habían entrenado el día anterior en su concierto y del que querían sorprendernos siendo la «primera vez» que lo tocaban.

Podemos destacar de su repertorio mis favoritas, ‘Violent Dawn‘, o el tema que grabaron en plena pandemia desde sus casas, ‘We Stand Alone‘, con enfado por toda la situación que estaba pasando la cultura en general, donde Guillermo recalcó que estuvieron apunto de tener que disolver la banda pero que, gracias a sus fans, a su público, que reventaron la web de compras de discos y merchan, pudieron mantenerse a flote esos casi tres años en que las salas se han visto afectadas por los cierres, las giras de conciertos canceladas y la cultura muerta.

Como en todas sus actuaciones, antes de dejar que el tiempo se escape, toman su foto finish con el público y aún nos dedican un chorro más de potentísimos temas para acabar. En estos, su disco del 2013 tuvo una mayor presencia en lo que le siguió del setlist de la noche, pudiendo disfrutar también de los tcortes en los que no pudo faltar un buen wall of death con ‘Give em War‘, ‘Versus the World’, ‘Thrash Attack’ y el que culminó la noche en su último bloque tras los bises, ‘Domination’.

Como era de esperar, aunque menos de lo pensado, algún y alguna espontáneo/a subió al escenario para alzar los brazos y tirarse enseguida al público mientras viejxs conocidxs de la banda, fans de toda la vida, organizaban los circle pits desde abajo.

Sin duda, fue un conciertazo que nombre y olor a fin de gira. David y Guille acabaron tirándose sobre el público y los demás con sonrisas de oreja a oreja.

Angelus Apatrida se despide de los escenarios por unos poquitos meses en los que entran a estudio para grabar su nuevo disco, pero ya lps tenemos confirmados en varias fechas por los festivales veraniegos que esperaremos ansiosamente para poder disfrutarlos de nuevo y ver qué nos traen de fresco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Highslide for Wordpress Plugin