CRÍTICA: Draugurinn – Minningar úr undirheimum

ENGLISH VERSION HERE

Con una escena extrema que se remonta a los 80 con los trabajos rompedores de Bathory y hasta los 90 con Entombed y Dissection, Suecia no es un desconocido para sus habitantes artísticxs que exploran los mundos más oscuros de la música y que muestran oscuridad a través de una expresión aural. Pero, mientras una gran mayoría de las bandas se han centrado sobre todo en conceptos satanistas o de terror, hay una serie de artistas que eligen quedarse más cerca de las raíces nórdicas de su tierra natal y penetrar en un mundo que la sociedad actual ha dejado atrás. Y, en mi opinión, nadie lo hace mejor que Draugurinn.

Debutando en 2019 con Dauðadá, desde entonces Draugurinn han estado creando parte de la música más hipnótica que he escuchado en mi vida. Un foco dinámico en el ritualismo chamánico, un ambiente oscuro y una atmósfera perturbadora brindan una energía ancestral adentra al/la oyente en fascinantes vibraciones de oscuros rituales paganos bajo un cielo sin estrellas mientras los fuegos ceremoniales iluminan las sombra contra las parees de cavernas de aquellxs danzando al ritmo del tambor del chamán.

Su más reciente ofrenda, Minningar úr undirheimum, es el mejor ejemplo de esta vibración espiritual. Compuesto con la intención de ser un ritual en vivo en 2020, desafortunadamente lo tuvieron que cancelar por la pandemia y, en su lugar, se le ha dado vida como el sexto álbum de la ya exquisita discografía de Draugurinn. Minningar úr undirheimum, que significa “recuerdos del inframundo”, es una obra que abarca por completo el significado de su título. Con una atmósfera muy profunda y meditativa, los flujos y reflujos de este trabajo te transportan a un turbio estado de conciencia. Un estado como de trance de confort dentro de la oscuridad, más que de temor a esta oscuridad. Los angustiados cánticos actúan como los espíritus de lxs muertxs hablando desde el otro lado del velo, y el ritmo de la percusión zumbando como el propio latido de Hel.

En este disco hay algo muy de Magia ancestral y marchita que se vuelve aparente a medida que, poco a poco, se arrastra y ondula a lo largo de su duración. El minimalismo dice mucho, demostrando que la variación en una temática, más que apilarse todo lo posible, crea un impacto mucho más memorable. A Draugurinn no les espanta el hipnotismo, sino que lo abrazan. Mientras para algunxs esto pueda parecer monótono, creo que, en vez de eso, es una herramienta crucial y excepcional para crear un ambiente zumbante y ritualista. Permite a la música arremolinarse y devorar revelando, poco a poco, sus secretos con el tiempo, requiriendo la atención de su oyente hasta el más mínimo detalle.

Minningar úr undirheimum es un disco que realmente emana Magia chamánica pagana al más alto nivel posible. Mientras que habrá otros grupos en estos tiempos que interpreten para públicos mayores bajo la etiqueta de “Folk nórdico”, verdaderamente nadie encarna el espíritu primario humano en conexión con la Magia de nuestro mundo y más allá mejor que Draugurinn.

10/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Highslide for Wordpress Plugin