El Altar del Holocausto – Homilía de las 9pm

Últimamente, reconozco que no paro de decir que el concierto al que he ido es increíble, el mejor, sin palabras, etc, pero es que cada uno que veo, supera al anterior.

Después de semanas escuchando «Trinidad» en bucle a todas horas, por todos lados, he tenido la oportunidad de poderlo oírlo y sentirlo, sí, sentirlo, porque cada nota que salía de sus instrumentos se pegaba a mi piel a través del increíble sonido de la sala.

No solo han presentado su disco, sino que nos han tocado algo más de 1h de pura maravilla musical instrumental. Obras maestras, una detrás de la otra.

En las afueras de la sala se creaba un poco de cola sobre las 20h pero si que es cierto, que la tarde ya olía a que la gente se acercaría algo mas cercano a la hora del concierto.

En la entrada de la sala, una mesa con el merchandising de la banda da la bienvenida. Seguimos hacia adelante y veo que la gente está cómodamente tomándose algo, y decidimos también empezar la noche con una cerveza.

Empiezan a sonar unos cantos litúrgicos, así que decidimos buscar un sitio frente al escenario. Revisamos que la sala no tiene foso, y vemos que la gente ya está apoyada en las vallas esperando que de comienzo el show.

Me hace mucha gracia, en un lateral de la sala, encontrarme con dos peques, que rondarían los 8 años, uno de ellos vestido con la misma indumentaria con la que saldría la banda al escenario. Nuevamente, recalco la ilusión que hace ver pequeños fans, que pueden acudir a ver a las bandas que más les gustan en salas de discoteca.

Un poco pasadas las 21h, la tela del proyector de la sala que tapa el escenario se levanta y empiezan a aparecer los componentes del grupo.

La escenografía se concentra toda en la parte de atrás del escenario, decorada con cuerdas y flores alrededor de la batería. (Como chica reconozco que me encanta el buen gusto con el que se ha hecho esta decoración)

La banda compuesta por dos guitarras, el bajo y la batería se distribuyen, guitarras ocupando el centro y la izquierda del escenario, y el bajo a la derecha.

Sin ningún micro, la banda, anónimamente, se comunica con su publico con gestos, en varias ocasiones, pidiendo que todos se concentren mas hacia delante del escenario, y a momentos, pidiendo silencio para dar mas énfasis a la entrada de un nuevo tema.

Ellos han venido a presentar su último disco, pero aún así, el setlist de la noche de compone de 10 temas de duración de entre 6 y 8 minutos cada uno, alguno empalmado uno con otro, reconocemos entre ellos Resurectionem, Caridad, Crvcis, Esperanza o El que es bueno…

En un momento, parece que una de las guitarras tiene algún tipo de problema con el sonido, el cable o la misma guitarra, pero se soluciona en lo que transcurre el tema y pasa sin afectar al sonido ni a la canción que está sonando. Aunque el bajista pide silencio y parece que quiere decir algo, el guitarra no se da cuenta y empieza el nuevo tema. ¡Aquí no ha pasado nada!

En uno de ellos, piden hacer un pasillo central y el guitarra suelta su instrumento para bajar a la pista y preparar lo que será un buen «wall of dead», que aunque no es demasiado el público asistente, lo disfrutan como si la sala estuviera llena.

Bajan del escenario para hacer la pausa de rigor que nos da la señal de que el concierto se está acabando, y enseguida vuelven a retomar el concierto para acabarlo con Lucas I

Un sonido nítido, una banda entregada y un público caluroso y que disfruta del concierto es lo que nos queda al final de esta noche, una de esas bandas que no te importaría verlas una y otra vez y disfrutar cada una de las notas que salen de sus instrumentos.

Auténticos músicos, que demuestra una vez más, que la música no tiene por qué llevar letra ni voz para ser increíblemente buena.

Ellos están girando, y pese a los problemas de agendar conciertos, cambios de ubicación que puedan haber tenido, como fue el caso de Barcelona, os recomiendo que busquéis su agenda, y vayáis a verlos. Desde aquí os decimos que no os defraudaran.

Gracias y mil gracias por esta pasada que hacéis, que me deja aún mas alucinada en directo que en el disco.

Crónica y Fotografía por Ruth Gómez

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin