TONY MARTIN – Thorns

Nos encontramos con el último trabajo de Anthony Philip Harfor, más conocido como Tony Martin, aquel cantante que ya nos sorprendió en su etapa con BLACK SABBATH. Y aquí nos deleita con su gran voz y esas influencias, en mayor o menor medida, en un muy buen disco que empieza con un tema llamado “As the World Burns”. Un corte poderoso con una producción alta y unos riffs potentes y contundentes donde Martin desarrolla todo su arsenal vocal con matices desde la épica a la melodía, pasando por la agresividad controlada. Los solos son envolventes, cubiertos de unos riffs durísimos, espesos, y también un pasaje más suave y relajante.

Del mismo estilo es “No Shame”, aunque esta con un punto más Hard Rock, con más desparpajo y chulería. La base sigue siendo muy sabbáthica. Muy protometalizda. Le sigue “Black Widow Angel” con la misma potencia sonora. Más sabbathizado. Con riffs más oscuros y una voz más lírica. Con más interpretación y subidas de tono más dramáticas y épicas. “Book of Shadows” es la joya del disco. Una delicia musical hipnótica y relajante donde la voz de Tony se sale y te penetra en los oídos de una manera sutil y limpia. Un corte muy ambiental, con infinidad de coros durante toda la canción de todas las formas posibles: épicos, celestiales, sutiles, hermosos, lleno de estrofas divinas que te envuelven totalmente. En cambio, con “Crying Wolf” la historia es completamente acústica, de aires melancólicos, con cierto regusto psicodélico. Mientras que con “Damned by you” vuelve la escuela SABBATH, con mucha potencia en los riffs y con cierta influencia Hard también, al estilo de unos WHITESNAKE o RAINBOW. Una pista llena de esencia, con unos solos muy heavies. “Nowhere to Fly” es sinuosa. Relajante. A Fuego lento. Con sonidos agradables y subidas épicas donde la voz de Martin se acomoda de una manera perfecta, pulcra y limpia. En cambio, con “Passion Killer” tenemos un tema más elaborado. Más rítmico. Con varios cambios y más matices instrumentales. También algo progresivo y técnico, al estilo ZEPPELIN en los 70. Siguiendo con el disco y acercándonos al final tenemos un corte como “Run Like the Devil”. Quizás la pista más metalera. Con más velocidad instrumental y vocal. Más distorsión en los riffs. Aunque no deja de tener esa melodía vocal cuando Martin  encaja las piezas. Los solos también son rápidos. Con mucho bucle y juego. En cambio, “This is your Damnation” se sale de lo habitual en un tema muy Southern/Country. Con acústicas, sentimiento Folk con aires setenteros y algún tono más Hard Rock, al estilo RAINBOW. Y llegamos al final con “Thorns”, una balada de corte emotivo al principio, con una voz susurrante pero que más adelante, con unos ritmos intensos, le proporcionan a la canción un plus de dureza elegante.

En definitiva, un buen disco se ha marcado Tony. Y es que con esa voz, no puede salir nada mal.

Battlegod Productions (2022)

Puntuación: 8/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin