WITCH CROSS – Angel of Death

WITCH CROSS no necesitan presentación alguna. Son de los grandes del Heavy Metal danés. Lo han sido desde principios de los 80. Fueron una de esas bandas que desaparecieron tras lanzar un único álbum y que regresaron en los 2000. En 2013 editaron su segundo disco, primero después de su reunión, y en este 2021 nos vuelven a deleitar con su nuevo “Angel of Death”. Una obra que toma todos los elementos del Metal de los 80, alguna que otra pincelada de Hard y una producción ligeramente más actual.

Este nuevo álbum abre con “Tempus Mori Est”, una intro ceremonial con coros de monje que nos lleva a “Angel of Death”, un tema con un aire cósmico y oscuro, con unos riffs y solos muy metalizados con cambios de ritmo aún más metálicos. Vocalmente es muy Heavy del palo US Metal, al estilo de unos SHOCK PARIS, con tonalidades a lo METAL CHURCH, mientras que en los estribillos es más melódico, acompañado de unos buenos coros. Le siguen otros como “Marauders” o “Siren’s Song”. Unos medios tiempos con unos riffs muy distorsionados rasgando bien las guitarras para darle un ambiente épico/oscuro y muy metálico a la vez, con una voz continuamente Heavy con varias tonalidades según los cambios y pasajes dando interpretación y teatralidad al corte, sobre todo en “Siren’s Song”, donde hay un pasaje ambiental con voz gótica femenina. Por cierto, que en ambas canciones esos riffs me recuerdan muchísimo a SCORPIONS. En cambio, en “Evil Eye” y “Eye of the Storm”, siguiendo con esos riffs distorsionados y desgarrados, son pistas más melódicas, con un tono vocal con más chulería propia del Hard. Los cambios de ritmo también tienen ese punto vacilón y rockero pero, como decimos, sin dejar la distorsión tan metálica. Aunque no siempre es así, ya que nos encontramos también con un pasaje más ambiental rodeados de unos buenos solos en “Evil Eye” y unos coros más heavies en “Eye of the Storm”. Con “Last Rites” tenemos otro medio tiempo de riffs durísimos pero con un tono más melódico. Al igual que la voz, tan poderosa y épica, con melodía, también con esos patrones de temas a medio tiempo de bandas como PRETTY MAIDS o PICTURE. Quizás con una producción más distorsionada, con más dosis de melodía en los solos, la voz y en pasajes más místicos con efectos vocales. Lo mismo pasa también en “The Chosen One”, que me recuerda a esas canciones de PRETTY MAIDS o PICTURE que tienen un inicio a lo powerballad que se va engrandeciendo hacia unos riffs melódicos pero speedicos, con esos parones y pausas donde entran solos con mucho juego y melodía. Mientras que vocalmente también tiene ese rollo melancólico metálico de unos PRETTY MAIDS o PICTURE. Y si faltaban estilo clásicos, en “Phoenix Fire” tenemos la NWOBHM con unos punteos iniciales muy sonido UK: unos riffs rapiditos pero con ese juego británico y la voz muy en la onda BLITZKRIEG/CLOVEN HOOF, sobre todo en los estribillos, dándole ese rollo épico callejero. Además de unos solos con un tono MAIDEN que le ponen la guinda a uno de los mejores temas del disco. Y acabamos con “Warrior”, un corte más ambiental en cuanto a pausas y momentos más atmosféricos, sin dejar nunca la distorsión, pero con más épica y momentos álgidos que engrandecen la canción a base de solos híper heavies, buenos estribillos y unos coros que se ajustan muy bien.

En definitiva, así da gusto sacar discos, sin calentarse la cabeza y usando todo aquello del Metal de los 80. Eso sí, con un pelín de distorsión más actual.

High Roller Records (2021)

Puntuación: 8/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin