SACRED REICH – Ignorance/Surf Nicaragua/The American Way (reediciones)

Desde Metal Blade nos mandan las reediciones de los tres primeros trabajos de SACRED REICH, una banda legendaria dentro del culto a la old school más extremo, y tengo el gusto de volver a recordarlos. Así, sin más dilación, empezamos por el “Ignorance”. Desco de 1987 y que tiene temas como “Sacred Reich” o “Death Squad” que, a estas alturas, son un clásico, pero en aquella época fueron una bomba. Esos riffs con ese groove Hardcore bien definidos, con chulería y actitud, regalándose en cada nota antes de empezar a asesinar sónicamente con un poderoso Thrash Metal lleno de actitud y violencia, ritmos crudos y guitarras cortantes. Se nota la influencia más Hardcore de unos ANTHRAX con la velocidad de unos NUCLEAR.

Otros como “Violent Solutions” o “Victim of Demis” son otra avalancha sónica de puro Thrashcore. Una mezcla entre SLAYER, DARK ANGEL y DRI. O sea, cabalgadas thrashers con cambios ultra violentos, pausas ambientales oscuras, solos speedicos y asesinos y una voz más amenazante dentro del estilo más Hardcore. En “Layed to Rest” nos metemos en una instrumental de menos de tres minutos. Ambientalmente preciosista y envolvente para llegar al tema título, “Ignorance”, el cual inician unos tambores con un acompañamiento Doom muy oscuro, respaldado de punteos y notas sueltas con sinfonía y armonía para adentrarnos por completo en una descarga de riffs violentos y durísimos, donde la voz esta vez tiene ese punto de cabreo típico en bandas como NUCLEAR ASSAULT y donde, instrumentalmente, tiene una base old school al estilo primeros KREATOR, con esos ritmos caóticos y cambios tan bien encajados. Cosa que no acaba aquí, porque seguidamente, con “No Believers”, ocurre lo mismo. El Speed/Thrash se hace patente en un tema a mil por hora con agresividad, violencia y sin espacios de principio a fin. “Rest in Peace” tiene ese tono inicial oscuro, como las intros de MEGADETH o TESTAMENT. Luego unos riffs también al más puro estilo Bay Area, con mucha actitud y headbanging para, de nuevo, hacer estallar la cabeza con una avalancha de cambios, solos y tempos a cual más brutal y clásico. Y llegamos al corte que da nombre al grupo y acabamos el disco con “Administrative Decisions”. Una pista muy SABBATH, con una entrada de riffs y notas con toda esa influencia y oscuridad, pero que al medio segundo se transforma en un Speedcore brutalísimo, con unos cambios más thrashers y unas guitarras afiladas y elaboradas. Y, bueno, hay un bonus que es la pista “Ignorance” de nuevo, pero en la versión del recopilatorio “Metal Massacre”. Un título con un sonido más hueco. Má thrasher y underground en esta ocasión primeriza.

Y, bueno, después de este álbum llegó un EP llamado “Surf Nicaragua”, de 1988, el cual empezaba por su tema título, “Surf Nicaragua”. Todo un himno a estas alturas. Un tema demoledor. Un clásico que se disfruta en todos sus conciertos, con un ritmo frenético lleno de pausas y cambios tan clásicos del género, con ese tono old school. Y, esta vez, algo de Power US a lo LAAZ ROCKIT. Siempre dejando espacio para ese estribillo ya tan clásico. En fin, una pista con ese toque Hardcore y algún pasaje peculiar y conocido en alguna peli que ahora no recuerdo. Le sigue “One Nation”. Una secuencia de riffs pesados a voz lenta y explicativa, con cambios cortos pero ultra veloces, imprimiendo más agresividad vocal, con unos solos más cósmicos, pero siempre recordando ese Thrashcore de unos NUCLEAR ASSAULT o unos DRI o SOD. Y es que se notan mucho esas influencias. El siguiente corte es una versión. El “War Pigs” de BLACK SABBATHh. La cual está grabada con bastante fidelidad. Y poco hay que añadir. Y terminamos con “Drainin you on Life”, que suena underground, garajera, con ese sonido hueco. Una canción con velocidad y pausas, como es habitual, donde la voz va marcando los tempos a golpes de palabra una detrás de otra y donde, de nuevo, esos cambios de ritmo y esos estribillos suenan poderosos y caóticos, pero bien encajados. Y como buenos nos meten dos clásicos en directo, “Ignorance” y “Death Squad.” Y suenan a lo que suenan en directo: caótico, con un sonido embarullado pero con la actitud necesaria para el momento en cuestión.

Y nos metemos ya en 1990 y su disco “The American Way”. El cual abre con “Love… Hate”, donde el combo aún teniendo esos sonidos tan clásicos entre el Thrash y el Core, han pulido su sonido, dándole fuerza pero también más elaboración en los cambios, punteos, e incluso en la manera de cantar; más depurada, aportándole más oscuridad y lentitud en algunos pasajes más atmosféricos. Al igual que los solos, donde adquieren más finura y elegancia. Le sigue “The American Way” con unos riffs marca de la casa: firmes y paso a paso. Esos riffs que podrían estar sonando una hora y no te cansarías de mover la cabeza. Con una voz reivindicativa que encaja con el mensaje del tema. Una pista bastante lineal, pero con la actitud necesaria. En cambio, con “The Way it is” pisan algo el acelerador en una secuencia de riffs sin espacios. Con una voz más agresiva. Punteos sueltos con tonos discordantes que le dan esa técnica al tema y unos solos más elaborados, donde se nota el tiempo pasado y la madurez desde el primer lanzamiento hasta este. En “Crimes Agaisnt Humanity” los sonidos van entrando de uno en uno. Primero la batería, luego un bajo y la voz acompañando el tempo, más tarde se van incorporando sonidos de guitarra, para acabar configurándolo todo hasta llegar al estribillo. Aunque la cosa se desata a medio tema en un alarde de sonidos y técnica, incluso con algo de aire progresivo, para llegar de nuevo a los compases iniciales. Lo mismo ocurre en “State of Emergency”. Una canción de similares características que la anterior, con los ritmos que van marcando el camino hasta encontrarse en momentos álgidos y veloces con otros más oscuros. Los solos son híper metálicos. Para darse cabezazos sin parar. “Who’s to Blame” tiene ese inicio lírico y baladero de unos METAL CHURCH o VICIOUS RUMORS. Un tema que se va agigantando en un medio tiempo con fuerza. Y así se va manteniendo, con la voz amenazante siempre dando el paso para el cambio de ritmo y encajándola perfectamente, aunque siempre regresando a esos momentos más ambientales, esta vez con unos solos técnicos y limpios. Muy SAVATAGE. Llegando al final tenemos dos pistas; “I Don’t Know”,con un ritmo muy Hardcore aunque con un ambiente industrial, pero a lo VOIVOD, con líneas caóticas, pausas atmosféricas y algún efecto vocal, y “31 Flavors” para cerrar. Una broma musical que nada tiene que ver con el disco, pero donde dan rienda suelta a un Funk/Hop bailable, con instrumentos de viento y la parafernalia que esto implica. Y, la verdad, lo hacen muy bien.

En definitiva, tres trabajos ya clásicos y de culto de una banda que aún sigue en la brecha y que hoy ha sido un gustazo recordar con estos discos.

Metal Blade (2021)

Puntuación: 8/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin