KABBALAH – The Omen

Ya hace tiempo que me fascina el ocultismo, en sus diferentes vertientes musicales. Desde el triunvirato de los ‘70 formado por Black Sabbath, Coven y Black Widow, pasando por la escena italiana de Death SS, Black Hole o Mortuary  Drape, así como otras bandas contemporáneas. Entre las nuevas formaciones que llevan con orgullo la antorcha de este mundillo, tales como Blood Ceremony, Jex Thoth o Jess and the Ancient Ones, se encuentran las protagonistas de este artículo.

Kabbalah es una agrupación navarra que fue formada en 2013 tras la disolución de la banda Las Culebras, quienes decidieron separarse después de haber grabado tres álbumes. La batería Carmen y la bajista Marga buscaban realizar algo totalmente distinto en su nuevo proyecto, más oscuro y setentero. A su primer EP homónimo de 2013, le siguió otro EP en 2015: “Primitive Stone”. Este disco fue grabado junto al guitarrista Germán, quien abandonó el grupo poco después. Conocieron entonces a Alba, guitarrista que se encontraba tocando con “Prehistoric Mermaid”. Entró en la banda para el lanzamiento de su EP “Revelations”, que vio la luz el año siguiente. Desde entonces, mantienen una formación estable y produjeron en 2017 su primer elepé, “Spectral Ascent”. Este power trio ha decidido empezar 2021 con el lanzamiento de su segundo disco de larga duración, “The Omen”, cuyo nombre nos trae a la memoria la mítica película homónima de 1976, en la cual el joven Damien Thorn es el profetizado anticristo. Como siempre, han realizado esta nueva grabación con la colaboración de Guillermo F. Mutiloa en la producción.

Image may contain: 1 person, text that says "KABBALAH The Omen"
De izquierda a derecha, presentando el disco: Marga, Alba y Carmen.

Pasaremos a continuación a desengranar las pistas de este discazo, lanzado al mercado hoy mismo, tanto en formato de vinilo (Rebel Waves Records), CD (Ripple Music) y casette (Stoner Witch Records). Sin ningún tipo de interludio previo, solo con un pesado riff de guitarra muy Doom, empieza “Stigmatized”. No tardan en presentarse las hipnóticas voces de Alba y Carmen. Los fantasmagóricos coros, fusionados con los instrumentos, contribuyen todavía más a la lúgubre atmosfera. Finaliza el corte con un outro que recuerda a los clásicos del terror de la Universal. Algo más accesible resulta “Ceibas”, uno de los adelantos que nos ofreció la formación, en particular en el apartado coral. Especialmente interesante resulta aquí la combinación entre las líneas de guitarra y bajo, que parecen compenetrarse a la perfección, así como el breve solo en las seis cuerdas. Os dejo a continuación su maravilloso videoclip, realizado por David Bermúdez, en el cual podemos ver a estas tres artistas en forma de tenebrosas figuras, que parecen acompañar con su música a la mismísima muerte, en una sangrienta noche de caza.

Con la percusión de Carmen inicia la esotérica “Night Comes Near”, el otro tema que nos regalaron como anticipo al lanzamiento del disco. Esta composición transmite un sentimiento de nostalgia al oyente. Merece la pena hablar asimismo del apartado compositivo, algo compartido por las tres compañeras de banda. Con el siguiente verso, parecen querer sumergirnos en un nocturno trance del cual no podremos despertar, como si nos hechizara el influjo de la luz lunar:

“Dark wings are flying,

a full moon is shining.

Dark omen rising,

the rays of sun are dying.”

El contundente riff inicial de “The Ritual” es pura oscuridad. Me encanta ese cambio de ritmo hacia la mitad de la canción, que decide impregnar la guitarra de Alba, acompañada por el bajo de Marga. La perfecta compenetración entre las voces de Carmen y Marga es una clara demostración de la evolución musical que ha conseguido esta agrupación.Inmersos en una lúgubre ambientación, la tenebrosa “Lamentations” sacude nuestros oídos, con su estructura cercana al Doom. Su siniestra letra encaja como un guante con el apartado instrumental, que eriza irremediablemente nuestro vello corporal.

A continuación, accedemos temerosos en la elaborada telaraña de la lisérgica “Labyrinth”. Bien avanzada la canción, deciden bajar las revoluciones y nos regalan un lento y crujiente solo de guitarra, fielmente acompañada por las líneas del bajo y la percusión.

Es seguida por la desértica “Duna”, en la que nuevamente está presenteuna clara influencia psicodélica. Sin embargo, contrasta con la oscuridad del anterior tema, dibujándose en nuestra mente un onírico paisaje. Como ellas mismas nos cantan en su letra, un horizonte rojo de montañas de arena. De nuevo nos regalan otro solazo de guitarra estilo Stoner, bien avanzada la canción.

Una cadencia lenta de la batería de Carmen y las cuatro cuerdas de Marga, como si fuera una especie de marcha militar, nos dan la bienvenida a “Liturgy”, la mejor manera de cerrar este enorme disco. En palabras de la propia banda, en su reciente entrevista para “Stoner Witch Radio”, se trata de una emotiva balada Doom. Resulta difícil la elección, pero es quizás la mejor composición del elepé, con una exhibición de las tres integrantes de Kabbalah.

En conclusión, claramente estas artistazas han dado un gran paso adelante en su propuesta musical. Se merecen de sobras recibir más reconocimiento en el panorama nacional, ya que por ahora parece que son más apreciadas en el extranjero. Espero poder verlas actuar en la ciudad condal, si la situación actual nos lo permite. Me encantaría que regresara el añorado festival Day of Doom, para que pudieran formar parte de su cartel.

Rebel Waves Records/Ripple Music (2021)

Putuación: 8/10

Pere Guiteras

pere@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin