LORD FIST – Wilderness Of Hearts

Segundo de esta banda de Finlandia con unos patrones muy estándar de la NWOBHM y algún aporte más épico y más metálico. El disco se abre con “First Morning – Collapse”. Es un tema denso, con sonidos y riffs muy británicos, con una voz adecuada al término con su lírica a lo ANGEL WITCH, dando atmósfera oscura al corte, aunque no está exento de guitarras y solos con feeling y alegría. Una pista corta pero directa.

Le sigue “Arkona Cross II”, con la misma fórmula que la primera; unos riffs pegadizos muy influenciados por la NWOBHM, esta vez más cerca de unos TOKYO BLADE. Tiene mucha más melodía, aunque la producción sigue teniendo un sonido densificado, algún cambio de ritmo más, con estrofas y estribillos muy asequibles y partes instrumentales más heavies, como la que precede al solo, también muy clásico y con cierto olor a MAIDEN primerizos. Por otro lado, “Wings Drawn in our Minds” tiene el aire underground de bandas europeas como GOTHAM CITY o KILLER, con un sonido cavernoso y las influencias de la NWOBHM en muchos pasajes y momentos. Aquí se destapa un poco más la guitarra, con amplios tonos brindándole algo más de sinfonismo y misticismo. “Flying over Tiprinith” ya suena más ochentera, con unos riffs SAXON muy heavies y siempre con esos punteos británicos por detrás. De nuevo, la voz coge la forma de otros grupos como ELIXIR o TYGER OF PAN TANG para britanizar aún más la canción, donde se empieza a ver algo de épica en las instrumentaciones. Las partes de guitarra y solos tienen un buen juego. Es lo que mejor suena de los temas, y aquí se lucen bastante. Seguimos con una intro de 48 segundos llamada “Moonhalo”, que nos lleva al tema “Sisters”. También más Heavy, con unos riffs más endurecidos y unos punteos muy MAIDEN siempre apareciendo y desapareciendo. Vocalmente, del palo NW melódico. Una tesitura más a lo DARK STAR, acompañado por la lírica de unos SARACEN. Otra vez, un cambio de ritmo más Heavy, muy de SAXON, donde las guitarras se llevan el protagonismo final, como en casi todos los cortes. Y, bueno, parece que se acelera la cosa, y en “Princess of the Red Flame” casi parece otra banda, con unos riffs densos sin espacios y poderosos. Vamos, una especie de Power/NW, donde la voz también muestra un grado más de amenaza y agresividad, cambiando el tono que, por cierto, le sale muy bien, y se aleja de la misma tonalidad que lleva en todo el disco. Los punteos y solos son buenísimos, más elaborados, uno detrás de otro. Ha tenido que pasar casi el disco entero para saltar de la silla. Ya con “Aurorae” recuperan el tono NWOBHM, pero también con más cercanía al Metal. Esta vez te recordarán a los DIAMOND HEAD. La base vocal es clavada, y esas instrumentaciones más elaboradas se acercan bastante a la épica de los cabeza de diamante. En cambio, “Tigers of Snow” tiene una entrada más épica. Más marcial. Con un tono más guerrero, al igual que la voz, con unas partes más a modo de himno, pero siempre con ese tono a la británica. Los solos son demoledores. Me gusta el sonido que le otorga la guitarra, tan clásico y melancólico, a la vez que tan melódica y Heavy. Y acabamos con “Wilderness of Hearts”. También con unos riffs muy épicos, que incluso recuerdan a los primeros MANOWAR. Muy  clásicos, y con esa cabalgada que lo hace místico. El registro vocal sigue en la tesitura de siempre; modulando los finales de frase a lo UK y con unos pasajes y momentos muy MAIDEN, pero ya de la época ochentera, con mucho bucle y buen gusto. Y es que me repito, pero las partes instrumentales son lo mejor de este trabajo.

En conclusión, no es mal disco; son temas cortos y pasa rápido, tarda quizás en enganchar, y cuando te has enganchado, quedan solo 3 o 4 temas.

High Roller Records (2020)

Puntuación: 7/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin