NIGHT – High Tides – Distant Skies

Cuarto disco ya de esta banda que practica un Protometal como si en el puente entre el Rock y Meral estuviera, y lo hace extraordinariamente bien. Y así, empieza el disco con “Shadow Gold”, un tema excelente de finura musical alternando el Rock setentero con el Protometal en su versión más melódica, unos riffs limpios y suaves pero con esa pizca eléctrica que los hace rockeros con unos solos igual de limpios y clásicos. Además de la voz, muy inspirado en la NW más melódica de SARACEN o PERSIAN RISK.

Le sigue “Burning Sky”, con un riffs más Heavy pero sin abusar, con unas melodías muy armónicas mas con la línea de ese Rock melódico. Y, aunque contenga esos elementos propios de la NW británica, también se me parece a grupos como HEAVY LOAD o HITTMAN, con ese punto underground. Con “Crimson Past” se produce una mezcla chulísima; es un corte con un ambiente muy a lo BLUE ÖYSTER CULT, y se puede apreciar cierto parecido a veces en alguna estrofa con el “Don’t Fear the Reaper” y un sonido cristalino puro, de guitarra a lo Maek Knopfler con DIRE STRAITS, y apenas descoloca en el álbum por su variedad de matices tan bien colocados. “Falling in the Black” mantiene el puente entre el Rock y el Metal. Y es un lujo cómo interpretan el Protometal sin salirse por ningún sitio. Una canción con un ambiente setentero pero con esa fuerza que, por ejemplo, ya tenían los SCORPIONS en el “Tokyp Tapes”. Vocalmente con más fuerza, pero manteniendo una melodía que recuerda mucho a la formación inglesa GRAND PRIX. Y unos pasajes creando atmósfera en las pausas. En cambio, “Running Awy” tiene un punto comercial radiofónico. Una pista suave, rockera, melódica, con unos buenos riffs, solos y, sobre todo, estribillos facilones y pegadizos. Aquí las teclas también juegan y, junto a los coros, aportan su granito de arena para que suene cómo debe sonar. “Here on my Own” es JUDAS PRIEST época “Stained…”/”Killing Machine”. Se acerca ya al Metal más tradicional, con unos riffs cabalgantes entre “Diamonds and Rust” y “The Green Manalishi”. Solos priestalizados y una voz más metalizada, con más registro, siempre con tono británico, que le da ese plus melódico a la vez. Vamos llegando al final y nos encontramos con “Lost in a Dream”, que contiene un riff parecido al tema “Owner of a Lonely Heart” de YES, con unos contrastes del Rock aquel ochentero de unos QUEWN o los mismos YES. Y ambientes más del Rock clásico setentero como THIN LIZZY o URIAH HEEP. También “Give me to the Night” tiene ese toque setentero con un ritmo vacilón chulesco t contagioso a lo TED NUGENT, donde el vocalista va jugando con la voz y la instrumentación, dándole rapidez y energía en, quizás, el tema más rockero y salvaje dentro de lo melódico que es el redondo. Y acabamos con “Under the Moonlight Sky”. Un corte que suena añejo pero al estilo del Rock de un ERIC CLAPTON. Y es que si antes hubo Mark Knopfler en una canción anterior, esta te recordará a CLAPTON. Una pista llena de frescura, con cierto aire comercial que entra de lujp.

En definitiva, un muy buen trabajo. A estas alturas alguien que aún se mantenga en el Protometal y lo haga bien, es admirable.

The Sign Records (2020)

Puntuación: 8/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin