KANSAS – The Absence of Presence

Nos encontramos ante un nuevo disco de KANSAS. Esta vez, con cambios en las voces a cargo de Ronnie Plat, nos presentan un trabajo impecable de una producción cristalina y unos temas de escándalo, que se abren con “The Absence of Presence” que ya es, de entrada, la canción más larga y progresiva del álbum. Un corte de casi nueve minutos don de KANSAS sientan cátedra, alternando esos sonidos de teclas con violines, pasajes sinfónico-celestiales… Mágicos. Lo mismo que en el aspecto vocal, donde el nuevo cantante, Ronnie Platt, encaja perfectamente, dando un juego melódico y místico tan característico del grupo, y donde los cambios de ritmo son de una limpieza y pulcritud asombrosa.

Le sigue “Throwing Mountains” con un punto de dureza melódica, siendo un Hard AOR muy suave, a fuego lento, pero con el contraste tan Folk que le da el sonido del violín y, de nuevo, juegos instrumentales que van y vienen, dándole esa nota prog/sinfónica tan envolvente, esta vez con unos solos muy heavies y elegantes con el acompañamiento de las teclas. El siguiente tema es “Jets Overhead”, con un inicio de piano bar seguido del violín. Tenemos una pista más asequible. Podría ser un hit single por esos destellos radiofónicos o comerciales. Una canción melódica, con unas vocalizaciones limpias y perfectas que entran de lujo. Los solos sí son más enrevesados, siempre buscando ese juego Prog donde los instrumentos van y vienen y encajan. “Propulsion 1” es juna instrumental de menos de tres minutos donde el combo se regala, se gusta, y seguro que se divierte. Aquí puedes volar y escuchar cómo eran esas bandas sinfónicas de los 70; miles de ritmos, en ocasiones arrítmicos, pero todo en una conexión cósmica que hace las delicias del oyente. En “Memories Down the Line” nos metemos en la balada del disco. Una balada a conciencia, con ese tono de los 70 que tenían estas bandas a la hora de hacerlas. Suena a melancolía, tiene esos puntos de guitarra pomposos que introdujeron en el Rock melódico gente como BOSTON. En definitiva, una belleza sonora. Con “Circus of Illusion” y “Animal on the Roof” KANSAS nos vuelven a llevar a esos temas clásicos de los 70. Aquellos que estaban en discos como “Lear Overture” o “Point…”. Unas secuencias de melodía, tanto vocales como instrumentales, con un ambiente sinfónico, y esas tonalidades progresivas que le dan tanta clase a la banda. Son temas bien medidos, bien trabajados, y que nos muestra que cuando se hacen bien las cosas, siempre sale de lujo. Y, para acabar el disco tenemos dos temas; otra balada llama “Never” que, sinceramente; no hacía falta. Y, aunque está bien, con ese sentimiento de nostalgia y esa instrumentación tan amplia y pomposa en ocasiones, no llega a la altura de la anterior. Terminamos con “The Song the River Sang”, una pieza donde canta el teclista y, bueno, suena diferente a nivel vocal, pero en la instrumentación hay mucha clase y, sobre todo, un final con ritmos disonantes, al estilo ZAPPA pero sin abusar, aunque dándole desde un aire cósmico a un aire oscuro en un cierre de disco sorprendente.

En definitiva, cuando una banda es legendaria y buena, aún con cambios de formación tienen claro lo mejor que saben hacer, y aquí está la prueba.

InsideOutMusic (2020)

Putuación: 9/10

Paco Gómez

paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin