TESTAMENT – Titans of Creation

Decimotercer trabajo de los titanes de la Bay Area, en el cual nos ofrecen una serie de temas donde apreciaremos buenas notas de lo que representa la banda en toda su carrera, desde aquellos principios de los 80. Y, sin más preámbulos, nos metemos de lleno en el trabajo con cortes como «Children of the Next Level». Es un arranque de cabalgada Thrash bastante clásica y constante, sin alteraciones, solo en los cambios de ritmo, donde las estrofas vocales se vuelven más melódicas. Recuerda mucho a discos como el «Practice…»; mucho groove y misticismo en las guitarras.

Lo mismo ocurre en «False Prophet», recordando a esos TESTAMENT de los inicios, con esos punteos tan característicos de la Bay Area, acompañados de unos riffs muy old school y no exento de melodías en las guitarras, y esa alteración de Chuck con la voz cruda/melódica en estrofas y estribillos. Y otra que podría caber en ese trío de canciones es «Code of Hammurabi», con una buena entrada de bajo acompañado de esos punteos tan místicos y esas reminiscencias clásicas de la old school, y en el aspecto guitarrero dándonos una muestra de virtuosismo extra, con unos acordes desde el Jazz al Prog que le da un empaque más clasicista. «WW II» entra en otra escala thráshica, con un sonido más poderoso y un clasicismo de los primeros álbumes y también cercano a formaciones como EXODUS y OVERKILL. Es decir, unos riffs con mucha energía, muy metálicos, quizás un poco sobreproducidos, pero suena limpio y contundente, también con esas estrofas tan clásicas, con su punto melódico a la vez que salvaje. Del mismo palo es «Ishtar Gate», pero esta con más lucimiento y vistosidad. También contundente, pero con unos pasajes más místicos y unos solos más enrevesados y metálicos. Mientras que en «The Healers», con un sonido algo más mecanizado, tiene algo de ese Speed Metal clasicote, con momentos más crudos y pasajes más Doom, cercano al Death e incluso al Black, pero sin abusar. Lo mejor; los solos limpios y adictivos que tiene. Aunque para Speed Metal está «Curse of Osiris». Quizás el tema más Heavy del disco. No tiene nada nuevo que no hayamos escuchado ya, pero tiene esa velocidad híper speedica, con unas pausas que siguen a otros riffs aún más rápidos, siempre con una voz, esta vez más gutural, que lo hace más agresivo. Más a lo SLAYER. «Dream Deceiver» tiene un sonido pesado y contundente, pero alternado con dosis melódicas, ya sea rítmica o vocalmente. Es como aquellos temas del «Low», con un cierto toque oscuro, pero también con unas estrofas y estribillos más asequibles, aparte de unos solos más hard rockeros. También, en cambio, «Night of the Witch» nos devuelve al Thrash más agresivo y sucio, estilo Bay Area de los inicios. Una serie de riffs sin espacios, con punteos que van y vienen con ese estilo tan clásico, y un Chuck totalmente entregado en la canción. Con «City of Angels» viene un tema algo diferente; tiene potencia, con unos riffs que van in crescendo, transformándose en un medio tiempo bastante lineal, pero con mucha contundencia y actitud, cortado por unos pasajes oscuros y místicos, tanto a nivel vocal como instrumental, con algún toque de psicodelia añeja en las guitarras. También en «Symptoms» encontramos un medio tiempo con mucha agresividad y oscuridad, pero sin apenas cambios. Eso sí, acompañado de unos solos muy sentidos y envolventes. Y acabamos con «Catacombs», una outro de corte épico y marcial de unos dos minutos, solo acompañada por unos coros que le dan un buen final al trabajo.

En fin, a mí me ha gustado, tiene buenas cosas y no se me hace pesado como alguno de los últimos lanzamientos. Un buen disco.

Nuclear Blast (2020)
Puntuación: 8/10


Paco Gómez
paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin