CIRITH UNGOL – Forever Black

Quinto álbum ya de esta banda de genuino culto épico-metálico, y el primero desde 1991. Y la vuelta no puede ser mejor, poque han situado el disco en el mismo lugar que los clásicos, dándole esa auténtica épica que tanto nos gusta a los fanáticos del grupo. Y, sin más preámbulos, la cosa comienza con «The Call». Una llamada épica, sobria, de un minuto que nos adentra en «Legions Arise». Un arranque épico-primitivo, de una rocosidad sonora invulnerable, con unos riffs sin espacios y unos solos metálicos, además de la siempre amenazante y cabreada voz, dando el tono de batalla en el estribillo.

Le sigue «The Frost Monstreme», con esos típicos tonos ya conocidos en las introducciones épicas del combo, con ese sonido característico que luego usaron formaciones como OMEN o WARLORD, para desembocar en un medio tiempo con un aire SABBATH, como se aprecia en el riff y en un posterior cambio de ritmo con solos muy adictivos, pero siempre con la esencia CIRITH UNGOL en esa manera de gritar las estrofas y levantar la voz en los estribillos. La siguiente es «The Fire Divine». Tiene ese ritmo Epic/Hard que suele haber siempre en sus trabajos. Un corte de riffs asequibles con un estribillo más melódico. Digamos que es cómo suenan los hit singles de CIRITH UNGOL. Canciones vacilonas, pisteras, bailables, pero con ese punto Epic USA en sus pasajes más místicos. «Stormbringer», en cambio, contiene ese punto inicial lento, épico, que se acelera muy lentamente en una especie de powerballad cercana al Doom, con una lírica y sentimiento muy dramático, unos coros muy agresivos por la forma de entonar. Te recordará a momentos ya clásicos del grupo. Momentos épicos. Momentos solemnes. «Fractus Promissum» es un tema marcado a partes instrumentales y vocales. Se forma a trozos. Hay unos momentos instrumentales muy trabajados, diría que hasta con cierto virtuosismo que luego contrasta con una voz y unos tonos más rockeros, pero siempre con ese grito tradicional. Es una pista de contrastes, pero donde el lucimiento guitarrero es apoteósico, emotivo, y tiene el sonido más limpio del disco, sin duda. Ya llegando al final del redondo nos vamos encontrando con las últimas canciones. «Nightmare» es otra pieza con ese inicio épico underground que se transforma en un medio tiempo, pero muy Heavy, más del lado de MANILLA ROAD. Un tema rocoso y primitivo, con unos pasajes y riffs oscuros, lentos, pero con mucho groove y, como siempre, con un estribillo clásico y épico. El penúltimo corte se llama «Before Tomorrow». Otra piedra de riffs durísimos y voz enérgica. Otra canción con ese Epic Metal tan crudo como limpio y místico en los solos. Un tema constante, pero con sus pequeños cambios. Y acabamos con «Forever Black», que sigue la tónica del medio tiempo épico con punteos muy heavies, a lo BLACK SABBATH de los 80, pero con esa crudeza y tempo épico en los cambios de ritmo, donde se ralentizan el ritmo y la voz, brindándole más dramatismo y oscuridad.

En definitiva, solo decir que CIRITH UNGOL vuelven donde lo dejaron como si nunca se hubieran ido. Discazo, señores.

Metal Blade (2020)
Puntuación: 9/10


Paco Gómez
paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin