CONCRETE WINDS – Primitive Force

Desde que en 2013 VORUM se presentaran en sociedad con su disco debut, “Poisoned Void”, seguí los pasos de la banda muy de cerca. En 2015 lanzaron el que fue su último trabajo, el EP “Current Mouth”, que los veía hundirse en un sonido primitivo y completamente demencial, más caótico y extremo que nunca. Ahora hace tiempo que escucho a diario “Primitive Force”, el debut de CONCRETE WINDS, una nueva banda formada por componentes de los difuntos VORUM. Una vez la muerte vuelve a la vida y lo hace hediendo a azufre y locura. Y hasta ahora no me había animado a escribir sobre ella, porque más que una escucha es una experiencia. Una experiencia, además (al igual que su sonido) muy difícil de describir.

 

 

“Primitive Force” desata en solo 25 minutos la furia más salvaje envuelta en un halo de blasfemia y oscuridad. Riffs frenéticos, a la velocidad de la luz dentro de la densidad del Death Metal sin dejar de lanar elementos de Black Metal, sobretodo en la actitud, que roza casi el Punk. Una peineta a todos los estereotipos, al Metal técnico, cuidado, limpio. Una personalidad casi nihilista y una presentación puramente underground en todos los elementos. 25 minutos en los que quieres destrozar todo a tu paso, en los que no dejan de destruir, o de crear destrucción. Menos de media hora en las que percibes todo tipo de sensaciones. El caos se empieza a desatar con “Infant Gallow”. Un tema a piñón fijo, como todos. Retorcido y honesto, directo con riffs pegadizos que me hacen pensar en el debut de los suecos DEGIAL y en una combinación entre los temas “Eye of Burial Tempest” y “Swarming”. Adicción y asonancia. Violencia sónica. El odio sigue en temas como “White Cut Manifest”. Los riffs iniciales son una locura. Indescriptibles. ¿Dónde habéis escuchado algo así? ¿Y qué hay de “Tyrant Pulse”? Ritmo (y batería) de aire casi Industrial acelerado. Un tema con cambios (igual que “Death Transmission”, con ese pasaje solemne y pesado) tan inesperados, tan retorcidos, que lo convierten en uno de los temas más siniestros de la placa. Los temas se suceden sin piedad, sin descanso, similares entre ellos, con un protagonismo indudable de las guitarras y de los riffs personales y ultra veloces. Una obra que no dista mucho de la esencia de aquel “Current Mouth”, pero sin tantos elementos Thrash, sin tanto protagonismo de la batería y los platillos, con menos groove y la misma melodía, es decir, ninguna. Es caos demoledor que te hace sentir una especie de angustia del primer al último riff. Una sensación claustrofóbica, en ocasiones incluso te da taquicardia. No dan un respiro y lo hacen literalmente. Durante toda la escucha sientes como si una mano te agarrara firmemente del cuello y no te soltara. Te falta el aire. No es fácil crear este tipo de sensaciones mientras resultas adictivo (algo deliciosamente sádico), y tampoco lo es crear un sonido tan personal dentro de los parámetros del Black/Death con aire de la vieja escuela. Es imposible compararlos con otras bandas, quizás, como he mencionado, se podría comparar con el primer disco de DEGIAL, hay pinceladas de NECROVORE y a nivel emocional, de las emociones que transmiten y de la demencia general que habita en este redondo, con SADISTIK EXEKUTION.
CONCRETE WINDS son portadores de sufrimiento e ira. Te destrozan los huesos pero tú solo quieres más. “Primitive Force” es lo que dice su título. Y es de lo más extremo, podrido, demencial y caótico que podéis escuchar en los últimos tiempos. Con ese nivel de locura sin refinar, y sin atmósfera, crean un ambiente macabro, siniestro y terrorífico. Quizás porque sientes que es honesto y puro, que está hecho desde el corazón, desde las tripas o desde dónde algo tan enfermizo como esto pueda salir. Y solo te imaginas a un grupo de tíos riendo histéricamente mientras componen estas monstruosidades que varían poco entre ellas, pero eso las hace resultar más efectivas. Ayudan a que el impacto del “todo” sea mucho más devastador e histérico, como si se tratara de un mantra frenético intentando evadirte de la realidad.

Tanto la banda como este primer disco son corrosivos. Son brutales y demoledores. Son el infierno desatado. Vomitan sobre todas las reglas y conformismos. Son clásicos en cuanto a suciedad y el enfoque directo. Son puros, honestos, pasionales. Pero, sobretodo, son simplemente CONCRETE WINDS. Esto no es ni Death ni Black Metal. Es Metal muerto.

 

Sepulchral Voice Records (2019)
Puntiación: 9/10

 

Tania Giménez
tania@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin