VIRGIN STEELE – Seven Devils Moonshine

Nos encontramos ante lo último de VS, un set con tres discos nuevos y algunas reediciones. Lo que aquí nos han mandado son esos tres nuevos trabajos, y eso es lo que vamos a analizar. Estos tres álbumes están divididos en actos. El primero se llama “Ghost Harvest (The Spectral Vintage Sessions) – Vintage 1 – Black Wine for Mourning” y consta de trece temas como “Seven Dead Within”, que tiene un inicio con unos riffs clásicos y metalizados a medio tiempo con la voz de DeFeis en plan épico y amenazante. Un corte sinuoso y elegante, con unos cambios de ritmo de estructuras sinfónicas bien acompañadas por las teclas envolventes dándole una sensación de oscuridad y melancolía.

 

“Green Dusk Blues” tiene un sonido potente pero una estructura rítmica más hard rockera, más cercano a DEEP PURPLE pero con la voz de DeFeis y sus modulaciones épicas dándole mando a la canción. Los solos también son muy eléctricos y rockeros y, como siempre, en cada cambio de ritmo un pasaje musical delicioso a la vez que agresivo. Le sigue “Psychic Slaughter”, que se acelera un poco en el sonido de bajo y batería, pero la introducción de los teclados lo hace más 4envolvente y, acompañado de la voz, en este caso llena de teatralidad y dramatismo, le brinda un contraste épico/sinfónico metálico. “Bonedust” está en su versión orquestal. Una pista casi a capella, aderazada por un piano que le otorga el sinfonismo necesario, aunque no llega a despegar. Es una buena pieza, pero le falta pomposidad para mi gusto. Lo mismo le pasa a “Child of the Morning Star”. Le falta un poco de pomposidad y fuerza y, aunque es menos sinfónica que la anterior, tiene ese punto agradable y adictivo. En cambio “Princess Amy” sí tiene esa rimbombancia que la engrandece por momentos, aunque la pista en cuestión es más simple. “Murder in High-Gloss Relief” es un trozo de pieza a piano y voz que nos lleva a Feral”, con un comienzo a piano hard rockero y una voz en el mismo estilo, rozando a WHITESNAKE según se escuche. Por lo demás, riffs pesados intercalados con momentos suaves, coros y voces angelicales. Lo mismo que “Justine”, “The Gods to Remember” y “Little Wind”. Típicas baladas a lo “Emalaith” sin llegar a ser como esta, pero con ese sentimiento en cada una de sus notas, tanto rítmicas como vocales, regalándole un punto más clásico y Blues en los solos de “Little Wind” y más Metal en “The Gods to Remember”. “Hearts of Fire” es un medio tiempo duro, rocoso, pesado, en plan himno, con unas buenas incursiones guitarreras y unos contrastes vocales de agresividad y melodía marca de la casa. Y acabamos con “Wicked Game”. Es una versión del clásico de Chris Isaak, pero nada destacable para mi gusto. La original es mucho mejor.

Ya entrado en el segundo CD; llamado “Ghost Harvest (The Spectral Vintage Sessions) – Vintage 2 – Red Wine for Warning”, nos encontramos los siguientes temas divididos también en actos, donde tenemos el primer acto formado por “The Evil in her Eyes”; ese temazo del “Noble Savage” ahora lento y orquestal sin épica alguna. Le sigue “Feeling Alright”, un Hard/Blues a lo Coverdale/Hagar con mucho feeling. De lo mejorcito del disco. Y acaba con “Sister Moon”. Más piano y voces apenas rítmica, pero una envoltura oscura. El segundo acto, llamado “Summertime Darkness Suite”, consta de cuatro piezas pegadas entre ellas, de las cuales “Sweating into Day”, “Summertime” y “Black Leaves Swirl Down the Street” se convierte en una dulce pieza, de nuevo con el piano y la voz con un aire muy Blues, pero esta vez con unos solos muy sentidos y adictivos. Y con “Rip Off” cambia el tono y ritmo, pese a ser lento y sinuoso tiene esa esencia épica vocal de subidas y bajadas constantes. Lo que nos lleva al siguiente acto, llamado “The Gods are Hungry Trioptych”, que consta de los siguientes temas, empezando por “The Gods are Hungry Poem”. Un inicio vocal y a piano de nuevo, lo que parece ser una constante en el disco,  que desemboca en “The Poisoned Wound”, donde un largo solo y una instrumentación de guitarra se lucen en una amalgama de sonidos clásicos y envolventes. “The Birth of Beauty” nos vuelve a ese momento balada con ese sentimiento vocal que imprime DeFeis tan clásico. Lo mismo que “Profession of Violence”, donde va siguiendo la tónica del tema anterior pero, de nuevo, destacando el piano. “Rock Steady” tiene un ritmo más metálico, pero son riffs cortos. Un Epic Doom sin abusar. Una canción que parece que va a despegar de un momento a otro, pero ahí queda, dando paso a “Nutshell”, donde de nuevo piano, voz, y algún pequeño solo y punteos hacen lucir el título. Y acaba este disco con “Slow & Easy / Jesus Left Chicago”. Una intro con una pista de sonidos añejos, muy de los 60 o 70. Mucho Blues y feeling. “Late Night Barroom Hoodoo Medley” es el nombre del siguiente acto, formado por cinco piezas juntas. “Soul Kitchen”, “When the Music’s over”, “Craeling King Snake” llevan un ritmo piano y vocal parecido, sin variaciones, cambia un poco con el reprise de “When the Music¡s over (reprise)”, y el final muy a lo QUEEN de “Imhullu”. Y acabamos este CD 2 con el último acto, titulado “The Drained White Suite”, que consta de “After Dark”, “Wake the Dead”, “The Graveyard Dance” y “The Triple Goddess”. Una suite en plan Ópera Rock sin llegar a la grandilocuencia que implica esta definición, pero con las partes bien arregladas en un inicio lento y vocal para desembocar en un tema más Heavy, con buenos solos, más acelerado, con esos toques y tonos de la Ópera Rock, que llegan a un final narrativo vocal y unos coros femeninos que le dan una clausura sinfónica/operística. Y terminamos con dos canciones clásicas de sus “Marriage” grabados en vivo y en acústico. Uno es “Twilight of the Gods”, uno de mis temas favoritos de VS que aquí pierde toda su fuerza y épica. Queda bonito, pero no es igual. Y la otra es “Transfiguration”. Esta queda mejor, ya que en su versión original el tempo es el mismo, pero aquí pierde sinfonía y épica. Nada destacable en mi opinión en estas nuevas versiones acústicas.
Y ya en el CD 3, llamado “Gothic Voodoo Anthem”, nos encontramos con clásicos orquestados y otras piezas, empezando por “I Will Come for You”, la cual no suena tan épica, pero no les ha salido mal la sinfonía y la pomposidad en general. Le sucede “Queen of Death”, con algunas subidas y bajadas de voz que la mantienen en un nivel épico pero muy baja rítmicamente. “The Orfeus Taboo” sigue la tónica de piano y voz y breves espacios sinfónicos. “Kingdom of the Fearless”, otro de mis cortes preferidos, aquí también orquestado y perdiendo la fuerza original, aunque intenta mantener el tipo en una canción épica. Para mi gusto,  no es lo mismo. Y lo mismo sucede en “The Black Light Bacchanalia”. “Zeus Ascendant” es una serie de sonidos vocales a modo de intro para llegar a “By the Hammer of Zeus”, la cual es de las que mejor se puede escuchar; mantiene épica y sinfonismo con una instrumentación bien puesta en su sitio. “Romania Folk Dance”, “Deliirum” y “The Enchanter” forman cuatro cortes pegados en una suite parecida a las anteriores reseñadas, jugando con la sinfonía y la épica, son subidas y bajadas, pero en una línea general lenta y narrativa. “The FIRE & Ice Medley” es el nombre del segundo acto del tercer plástico, y consta de “Bone China”, “No Quarter” y “Bone China (reprise”). Tres piezas intercaladas con el juego de piano, voz, algunos efectos sonoros y unas líneas vocales en plan Robert Plan dentro de una versión muy sinfónico/espacial de LED ZEPPELIN. Y llegamos al último acto, titulado “Passion in the French Wuarter Medley”, donde tenemos “Chloe Dancer”, “Gentle Groove”, Darkness – Dakness”, “Death Letter Blues” y “Spoonful”. Más de lo mismo; una sucesión de canciones pegadas con la base piano/voz y en ocasiones aderezadas con punteos, sinfonismo, y algo de épica vocal sin apenas variaciones, o es que a estas alturas parece que todo sea lo mismo.

En conclusión, esto es lo nuevo de VIRGIN STEELE, un disco que no es malo pero que el amigo DeFeis ha llenado de temas lentos, mucho piano y voz, orquestas pero con poca energía y pomposidad y, no sé, quizás sea algo que le apetecía mucho en este momento, pero yo por lo menos echo de menos esos lanzamientos con alma y espíritu épico sin de4jar de lado esa pizca sinfónica y esos maullidos vocales tan típicos.

 

Steamhammer / SPV (2018)
Puntuación: 6/10

 

Paco Gómez
Paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin