ACCEPT – Symphonic Terror – Live at Wacken 2017

Nos encontramos ante esta grabación en vivo, titulada “Symphonic Terror”, que ACCEPT interpretó en el festival de Wacken en el 2017. Un disco en vivo dividido en tres actos, donde se alterna el Metal y la orquesta en buena parte del mismo. Y así, el concierto empieza con “Die by the Sword”, de su último trabajo, “The Rise of Chaos”. Un tema compacto. Duro. Con agresividad controlada. Y al que le sigue el clásico “Restless and Wild”, bien manejado, como siempre, con ese tempo y riffs metálicos. Y una voz cruda tirando a UDO, menos en los estribillos, aunque ahí lo que mandan son los colores.

 

“Koolaid”, del último álbum, es el siguiente corte. Es un medio tiempo muy a lo ACCEPT del “Russian Roulette”. Sinuoso. Misterioso. Con golpes de riffs y cambios más duros sin salir del tono, con unos estribillos y coros muy bien puestos. En cambio, “Pandemic” tiene ese aire pistero y bailable para hacer “airguitar” al unísono con tu colega y entonar los estribillos brazo en alta. Y con “Final Journey” acaba la primera parte del show. Una pista también de la época Tornilla, exactamente del “Blind Rage”. Una canción speedica, con esa añoranza del Metal alemán, y con unos cortes y solos con más clasicismo y virtuosismo. La segunda parte del espectáculo es la llamada “Headbanger Symphony”, y da comienzo con “Night of the Bald Mountain”. Otro tema del “Blind Rage”, donde la orquesta hace su aparición a modo de intro, con un ritmo in crescendo, dándole pomposidad inicial hasta el momento en que los riffs del tema entran como apoyo a la orquesta. Y ya la unión de la instrumental con el clasicismo, le da una épica brutal. La verdad, muy parecido a lo que hace la TSO. Le sigue “Scherzo” y “Romeo and Juliet”. Temas que Wolf Hoffmann tenía en solitario, con mucha guitarra, no exento de potentes riffs y solos heavies y, sobretodo, con el apoyo orquestal, que lo magnifica totalmente. “Pathetique” es una pieza del maestro LV Beethoven, también muy a la TRANSIBERIAN. Una pieza clásica con su parte orquestal y su acompañamiento metálico bien puesto y estructurado por partes, ortigándole todo el clasicismo posible y saliendo de lujo. Y de un maestro a otro, esta vez el “Double Cello Concerto en G Menor”, de Vivaldi, mezclando épica con virtuosismo, unos buenos riffs y partes de guitarra a lo MALMSTEEN. Y como no hay dos sin tres, le toca el turno al “Smyphone no 40 en G Menor”, de Mozart, donde aún suena más clásico si cabe. Me recuerda a las piezas clasicistas de ROYAL HUNT. Un tema sobrio a la vez que elegante, con esa marcad y conocida melodía de la pieza. Y ya con este pack acabamos el se4tgundo acto y nos introducimos en el último y tercer acto, llamado “Accept with Orchestra”, donde empiezan con “Princess of the Dawn”, tema ya conocido que no vamos a explicar ahora cómo suena pero que, en este caso, cuenta con un apoyo más clásico en los riffs de la canción, colándose piezas orquestales entre ellos. Le sigue “Salingrad”, que ya como su nombre indica, y teniendo en sí el tema partes clásicas, el apoyo orquestal y los coros aún le regalan más majestuosidad y épica a la soviética. “Dark Side of My Heart”, “Teutonic Terror” y “Dying Breed”, del “Blind Rage”, mantienen el medio tiempo metálico e hímnico, pero con partes orquestales más suaves en “Dark Side…” y un poco más endurecido en “Dying Breed” y “Teutonic Terror”, dándoles una buena combinación de clasicismo metálico. Lo mismo ocurre con “Breaker”, un clásico que mantiene su esencia original, también con esa partes y tonos sueltos que la orquesta introduce para darle, al igual que el anterior corte, un clasicismo metálico increíbl3e. Y de nuevo una canción del “Stalingrad”, llamada “Shadow Soldier”. Una powerballad ya en sí con mucho toque clásico, donde la orquesta se encarga simplemente de copiar los riffs para darle aún más ese enfoque. “Fast as a Shark” empieza como siempre; esa intro del “Aidi Aido Aida” cantada por los 80.000 metaleros que allí estaban y, la verdad, que esta sí la han cambiado bien. La base rítmica es speedica, pero alrededor de todo el tema no dejan de sonar partes nuevas introducidas por la orquesta, con piezas rápidas, virtuosas y muy melódicas. Y llegamos a “Metal Heart”, una pista ya de por sí con partes clásicas, como el tono de canción “Para Elisa”, de Beethoven, y que aquí se magnifica aún más por parte de la orquesta. Y acabamos con “Balls to the Wall”, un himno que para mi gusto, debe tocarse tal y cómo es. La orquesta le brinda otro tono, aunque la base está ahí. Sinceramente, aquí no destaca mucho, pero bueno, tiene esos momentos y parones que tanto gustan a la audiencia.

En definitiva, no es un mal disco, no les ha salido tan mal gracias a que las melodías de ACCEPT se prestan a ello, y a que Wolf Hoffmann es un sabido fan de la música clásica.

 

Nuclear Blast (2018)
Puntuación: 7/10

 

Paco Gómez
Paco@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin