FIFTH ANGEL – The Third Secret

La legendaria banda americana que tan buenos dos discos nos dejó en los 80, FIFTH ANGEL, vuelven a la carga con un nuevo trabajo, con un sonido más actual pero con la esencia de aquellos años. Eso sí, en mi opinión sin llegar ni siquiera a igualarlo, aún así es un buen álbum, con temas como “Stars are Falling” y “This is War”, que tienen un ritmo muy Hard ande Heavy, al igual que la voz, con unos riffs pesados de sonido más actualizado, semi-mecanizados pero efectivos. Contienen unos buenos pasajes de corte místico que recuerdan a sus mejores tiempos, y los solos son de una factura limpia y Heavy.

 

Por otro lado, “Dust to Dust” también tiene esos riffs semi-mecanizados pero, en general, un corte más orientado al Metal USA, con una voz, unos solos y ritmos más metálicos. Aunque para heavies quizás las canciones “Shame of You” y “Hearts of Stone” son los más indicados. Aquí se gana en velocidad. Los riffs están menos mecanizados y suenan speedicos y sin fisuras. La voz también coge un tono más metalizado, apenas hay cambios notables, y los solos tienen su punto de virtuosismo y clasicismo que le da a estas pistas quizás el aire más ochentero de la placa. “We will Rise” y “Third Secret” te devuelven a esos medios tiempos Hard and Heavies “made in USA” tan característicos. Tienen su punto melódico y a la vez épico, unos estribillos que se quedan a la primera, con un buen juego vocal de voces tanto en los mismo como en el resto del tema, donde a veces la crudeza recuerda en mayor o menor medida a Ronnie James Dio. En cambio, “Queen of Thieves” también tiene ese tono a medio tiempo, pero esta vez de riffs más pausados, con acordes sueltos y matices de misticismo, y una voz más dramática y teatral, donde sigue apareciendo el espíritu DIO. “Can you Hear me” es esa Power Ballad que se va agigantando a todos los niveles con un registro vocal y rítmico lleno de pomposidad y sentimiento. Contiene subidas y bajadas que le dan un aire más clásico. Como siempre, solos pulcros y cuidados que le brindan la elegancia necesaria. Lo mismo ocurre con “Fatima”, que empieza con una eclesiástica y lenta pieza musical, para dar paso a una subida más rimbombante, con una voz casi narrativa que le otorga ese toque más oscuro. Una pista bastante lineal pero adictiva.

En conclusión, es un buen regreso. Es Hard and Heavy. Quizás me sobra tanta superproducción en algunas fases muy mecanizadas, pero es un buen disco. Y si tenéis la oportunidad de verlos en vivo, gozaréis.

 

Nuclear Blast (2018)
Puntuación: 8/10

Paco Gómez
Paco@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin