THE WIZARDS + ELECTRIC MONOLITH – 22/09/2017 (Rocksound Music Bar)

En estos tiempos en los que todo lo “revival“, todo lo añejo y lo “vintage” vuelve a ser parte del presente, en ocasiones no queda clara la diferencia entre lo retro y lo atemporal, si lo fresco es compatible con lo clásico. Pero hay momentos, proyectos, bandas, que nos ponen fácil discernir. Y es que solo leer los nombres de los grupos Electric Monolith y The Wizards ya puedes hacerte una idea de por dónde van los tiros. Años setenta, algo de Sabbath, algo de Doom… En definitiva. Rock. Rock en estado puro. Sin aditivos.

 

Y eso era precisamente lo que nos esperaba el pasado viernes 22 de septiembre en la barcelonesa sala Rocksound. Un bar musical con fotos de Johnny Winter y carteles de conciertos de Lynyrd Skynyrd. Escenario bajo y ambiente cercano. El enclave idóneo para este tipo de veladas que te transportan directamente al pasado entre una amalgama de voces cálidas de inspiración bluesera y riffs densos. Los encargados de abrir eran los locales Electric Monolith (podríamos decir que formados de las cenizas de Twin Wolf) con una propuesta cercana al Proto-Doom y aires Blue Cheer con un sonido que cobra diversidad en directo, con diferentes texturas y colores. El trío ofreció un concierto lineal, sin presentaciones, sin pausas, solo descargar sus temas sin llenar realmente el escenario, pero sin decepcionar. Un concierto correcto y sin incidencias, con el aliciente de que lo cerraron con una versión de “Wicked Woman”, de Coven, para la cual subió el vocalista de The Wizards al escenario para cantarla, pero que no cautivaría al, todavía escaso público como lo haría el del quinteto bilbaíno.

The Wizards saltaban sobre las tablas poco después con una energía arrolladora, y que no bajaría la intensidad ni un segundo. Una formación que con su nuevo “Full Moon in Scorpio” empieza a conquistar territorio fuera de nuestras fronteras, y no es sin razón. Nos ofrecieron un concierto dinámico, de sonido impecable, de una precisión exquisita y una base rítmica tan compacta que nos destrozó los tímpanos. Un concierto de pura pasión  y sudor entre Blues eléctrico y Doom Rock con ramalazos Danzig en el que volvieron loco al respetable. Conexión banda-público en una comunión casi mágica. Interacción intensa. El vocalista haciendo crowdsurfing y bajando a cantar entre los asistentes. Y cuando parecía que todo iba a terminar, llegó el clímax con una versión de “Sign of the Wolf”, de Pentagram, y “Soul on Fire”, de Danzig, intercaladas con temas propios en la recta final como “Stardust” para alargar al máximo esa sensación casi de nirvana. Crearon una atmósfera intensa. Pura. Crearon fuego. Y nos transportaron sin necesidad de experimentos ni imaginería vacía a su mundo esotérico, maldito.

Y así nos quedó claro que no importa lo clásico, lo sencillo, lo directo que sea tu Rock, solo necesitas una cosa para hacerlo relevante: pasión.

Tania Giménez
Tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin