(DOLCH) – III – Songs of Happiness, Words of Praise

Si por algo se ha caracterizado siempre Ván Records (además de por sus cuidadas presentaciones), ha sido siempre por fichar a algunas de las formaciones más oscuras, sin importar el género que practiquen. Uno de esos grupos es (DOLCH), que parecen encontrarse en continuo auge y que lanzan ahora su nuevo álbum, “III – Songs of Happiness, Words of Praise”. Cómo no, un álbum llena de esa especie de ironía, o humor ácido, y cargado de unas letras evocadoras, que te hacen regresar a ellas constantemente.

 

Una vez más, este disco es oscuridad absoluta, y puramente ambiental. Algunos temas utilizan repeticiones y logran crear un mantra, que se tornan en algo casi tétrico con los efectos, los cantos fantasmales que parecen psicofonías y sus perturbadores ambientes (el mejor ejemplo es “Hydroxytryptamin Baby I”). El álbum empieza con un speech, continúa con una intro y el primer tema real es el tercero, “The River”, con un toque industrial obtenido con una bien ejecutada combinación entre su naturaleza primitiva, el prominente bajo y sus guitarras tan crudas (un poco al estilo BURZUM), que se combina con inspiraciones de la escena siniestra de los 80 mientras las dos voces (siempre con la voz femenina como protagonista), resuenan como si tratasen de ecos fantasmagóricos integrados en el sonido. De nuevo, se centran en la atmósfera que crean con cada elemento de su música. Es un todo. Un universo paralelo. Con mucha emoción, siempre tremendamente deprimente, casi nihilista. Los efectos ayudan a realzar esta sensación, en ocasiones casi opresiva, al igual que la sensación de extrañeza, porque cada vez se alejan más del estereotipo simplemente atmosférico o ambiental para crear algo más intrigante, intenso y único, incluso crudo, jugando con los ruidos. La oscuridad es absoluta, aunque se trata que en esencia se basa en los contrastes. Es delicada y sutil, tranquila pero claustrofóbica y agresiva, bella pero inquietante, en una mezcla tan seductora como amenazante, y siempre evocadora. Es inquietante y de principio a fin logran mantener la tensión, a pesar  de las largas composiciones, con unas estructuras bien trabajadas. Por no decir que en realidad son pocos temas, con dos intros y un interludio de entre los 7 que forman el tracklist. La duración justa para no bajar la intensidad.

(DOLCH) nunca ha sido una banda de fácil escucha, tienes que estar en cierto estado mental o emocional para realmente, no disfrutarlos, sino entenderlos. Son evocadoras y hechizantes, envueltos por un halo espiritual que conjuga esa amalgama de Post Punk, Black Metal, Doom, Industrial, todo muy ochenteno. Es música con estética. Con imagen.

 

Ván Records (2017)
Puntuación: 9/10

 

Tania Giménez
Tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin