The Triumvirate Tour – 02/04/2017 (Sala Upload)

Foto: Quim Brugada

Montjuic, 2 de abril. Era domingo y la tarde prometía lluvia. Nos resguardábamos de cuatro gotas en las afueras del Poble Español a la espera de la apertura de puertas para asistir al Triumvirate Tour, una gira de conciertos ideada por un grupo de bandas amigas que se conocen durante diez años. El planning era, como poco, curioso, pues se  había embutido a cinco bandas en un espacio de tiempo en el que suelen caber tres. Se sabe que la contratación inicial para la fecha de Barcelona era de cuatro de ellas y que posteriormente se incorporó Skeletoon al conjunto.

 

Fue un evento muy familiar por varios motivos. Durante la actuación de Embersland pudimos disfrutar de la adorable presencia de sus familiares, quienes acudieron a disfrutar y bailar con sus canciones, lanzarles algún besito y mezclarse con los asistentes. Y he de decir que le ponían más entusiasmo que la mayoría de los presentes. Y, en el resto de los shows, pudimos ver a los miembros de las bandas italianas pasándolo tremendamente bien con la música de sus colegas.

Foto: Quim Brugada

Un hecho que ensombreció un poco el buen ambiente general es que no se permitió a Embersland usar la batería de la gira y tuvieron que ir esa misma tarde a buscar una para poder actuar. Afortunadamente todo quedó subsanado y pudimos verles en directo. Otro elemento que acompañó a cada una de las bandas fue la falta de tiempo, pudimos ver cómo la prisa afectó algunas actuaciones y cómo se retrasó la hora de cierre hasta cerca de las doce. Esa circunstancia fue un poco problemática si contamos que era domingo y, al estar en la ladera de la montaña, el metro quedaba un tanto alejado.

En cuanto a sonido y luces, la sala Upload ha mejorado muchísimo gracias al nuevo equipo. Se escuchó todo mucho más nítido. La tabla estaba controlada por un iPad y el técnico revisaba cada rincón para conseguir un mejor equilibrio. Y la nueva iluminación hizo las delicias de los fotógrafos, los cuales hicieron múltiples comentarios acerca de la facilidad que les da para hacer un mejor trabajo. He de decir que con estos cambios la sala Upload ha subido bastantes posiciones en mi ranking y, seguramente, lo hará en el de muchos.

Embersland abrieron la velada a las siete y media. Tenía ganas de volverles a ver, pues me habían gustado en la anterior ocasión. Y en ésta estuvieron a la altura de mis expectativas. La formación había cambiado. Tenían nueva cantante femenina y un batería con el que habían compartido unos pocos directos. Iniciaron de forma potente frente un público que ocupaba la mitad de la sala y estaba más quieto de lo que merecían. Mostraron presencia y conexión en el escenario pero un poco más de timidez que las bandas posteriores. También fue la actuación más melancólica, por sus letras  y por la luz azul que bañaba el escenario.

Foto: Quim Brugada

Es cierto que en el metal sinfónico a veces cuesta diferenciarse, pero ellos lo logran gracias al trío tan conseguido de voces, completado con los coros de Xavi, y a Luka, su nuevo fichaje en la batería, quien demostró su talento con el doble pedal y quedaba integrado en el conjunto pese al poco rodaje con sus compañeros. El altísimo Will se cernía sobre los asistentes mientras alternaba lírico y gutural y Clara reflejaba entusiasmo mientras su voz derrochaba expresividad. También se turnaron para hablarnos, presentar los temas y agradecernos nuestra asistencia. Su tiempo en escena fue de unos cuarenta minutos.

En cuanto a los temas, puedo destacar “Kidnapping”, cuya sensación de rabia e impotencia se ve acrecentada por los guturales de Will. En “Where are you” el juego de voces  hace viajar. La de ella  eleva, la de él devuelve a tierra firme. En “Hope”, el single del Dark Ages, nos volvieron a contagiar de fuerza y optimismo y ganaron protagonismo durante un breve interludio. En cuanto a la guitarra, me quedo con los riffs misteriosos con los que nos hipnotizó Jimmy en “Closer”

En definitiva, los barceloneses Embersland dejan en buen lugar la escena local y nacional y tienen un panorama prometedor. Se disfrutan en pista y en directo.
Why
When I die
Closer
Kidnapping
Where are you
Hope
Sunrise (part 2)

 

Tras un cambio que duró un cuarto de hora les relevaron SkeleToon, quienes nos sorprendieron con la intro de “Ghostbusters“. Su entrada fue divertida y rápida y les faltó espacio para entregarse al público, así que invadieron una pequeña plataforma que había frente al escenario para acercarse más. Tomi Fooler bromeó con nosotros y se identificaron como “nerds” por su afición a los cómics. Además, cuando nos dijeron que si estábamos preparados para el metal y nuestros gritos no les convencieron, dijeron que no se habían referido al pop, lo que hizo que nuestras voces subieran de volumen para responderles. Andy llevaba un curioso atuendo, una guitarra verde bastante psicodélica y unos pantalones de rayas que recordaban a los de Beetlejuice.

Foto: Quim Brugada

Su música recuerda un poco a las bandas sonoras de series de TV y de animación, y sus puesta en escena contagian entusiasmo y energía. Lograron despertar un poco al público y que se mostrase más cercano. Sobretodo después de un cover de “The trooper” de Iron Maiden, con una ejecución tremenda que no desmereció al original. La interacción en el escenario era cómplice y graciosa, y el setlist, aunque breve, era lo suficientemente variado. Fab le aportaba dinamismo con sus rítmicas, y Charly y Henry dotaron al directo de solidez.

Contaron con a penas veinticinco minutos de actuación y nos hicieron notar que se les había hecho corto al presentar su última canción “Heavy Metal Dreamers”, trepidante y contundente, puro power metal. El solo de Andy fue impresionante, así como la garra que demostraron. Otro tema a remarcar fue Joker’s Turn, que nos transmitió determinación y espíritu guerrero.

SkeleToon es una banda que, pese al poco tiempo que disponía y a ser desconocida en España, supo ganarse al público con un proyecto con un toque de humor pero trabajado con seriedad.

 

Dreamland
Mooncry
What I want
The trooper (Iron Maiden cover)
Joker’s Turn
Heavy Metal Dreamers

 

 

Tras un cambio un poco más lento en el que se evidenciaron unos pequeños problemas de sonido, entraron a escena Trick or Treat con mucha fuerza, potencia vocal y mucha cercanía con el público. Ya había visto actuar a su líder, Alessandro Conti, junto a Luca Turilli, pero fue un absoluto cambio de tercio. Se despojó de la solemnidad de su papel de tenor en Rhapsody y trajo una propuesta más cercana, fresca y divertida. Aún así, le pude ver más serio de lo que le esperaba y eché en falta la guitarra hinchable y las manos de Pato Donald que añadían un extra de risas al show.

Foto: Quim Brugada

Al parecer, con su nuevo trabajo le ha querido dar una dimensión más seria a la banda y acercarla al power metal más clásico. Pero de esa manera pierde algo que la diferencia. De todas maneras, el proyecto cuenta con músicos de nivel con talento y buena formación y resulta muy convincente en el escenario. La sala seguía llena a la mitad y el público no terminaba de implicarse pese a que los esfuerzos del quinteto y de las bandas anteriores bien lo merecían. A nivel musical, todos ellos dejaron el listón muy alto. Guido Benedetti y Luca Venturelli se complementaban muy bien e hicieron un gran directo. Leone, el más bromista del show, y Luca Setti demostraron ser una sólida base rítmica.

Los temas tuvieron dos vertientes, una más divertida y otra más seria. En la primera podemos destacar la efervescente “Loser song” y una versión power de “Girls just wanna have fun” de Cyndi Lauper muy divertida y bien ejecutada. En la segunda, encontramos “Rabbit’s hill“, más potente, profunda. Inspira valor y apasionamiento. También “The great escape”, más rápida y directa. Y finalizaron con “United“, una canción que da un sentimiento de fraternidad y estuvo grabada con la colaboración de Toni Kakko. En esta ocasión, Conti tuvo que cubrir todo el apartado vocal. Durante la misma me permití dejar mi trabajo de lado y ponerme a saltar y disfrutarla como parte del público.

Trick or treat es una banda con una puesta en escena planificada y juguetona en la que sus miembros se lo pasan bien y muestran una ejecución bastante notable en los cerca de cincuenta minutos que estuvieron con nosotros.

Inlè
Cloudrider
Loser song
Evil needs candy too
Girls just want to have fun
Rabbits’hill
Like donald duck
Great escape
United

 

 

Foto: Quim Brugada

Tras un rápido cambio de apenas doce minutos, por compartir backline todas las bandas italianas, la noche dio paso a Secret Sphere. Siguieron con el power, al que aportaron unos toques electrónicos en la intro. Esta vez vinieron con Marco Luppi, quien es un tremendo vocalista en directo y en pista. Aldo Lonobile, fundador de la banda, era el único guitarra. Se notó la ausencia de Marco Pastorino, pero éste ha decidido dedicarse a sus otros proyectos: Light & Shade y  Temperance. Veinte años avalan a esta formación.

Aldo es un guitarrista que hace unos solos que ponen la piel de gallina. Gabriele Ciaccia estremece con su trabajo al teclado. Y Andrea Buratto y Marco Lazzarini, una bestia al doble bombo, le dan la potencia y la sujeción al conjunto. Aparte de su gran talento vocal, Michele es muy divertido. Hablaba y bromeaba con el público de forma distendida. Y, en un momento dado, secuestró mi libreta y se puso a cantar como si leyera de ella la letra y a asignar adjetivos a todos los miembros de la banda como si los hubiera apuntado yo, que no podía hacer otra cosa que reírme desde la pista junto a compañeros de otros medios. También bromeó con sus compañeros y con el fotógrafo de la gira.

Se sentían muy cómodos en escena mientras interpretaban sus temas. Me quedo, por ejemplo, con la vibrante y melancólica “Union“, la cual Michele llena de matices con el colorido de su voz. También con “Lie to me”, una balada  intensa y dulce en la que pudimos disfrutar de la interpretación vocal de Aldo. Y también la apasionante y rabiosa “The scars that you can’t see”, el tema que más me impactó de su repertorio.

Durante sus tres cuartos de hora Secret Sphere nos regaló una actuación cálida, veloz y melódica donde se mezclaron el talento, la sensibilidad y el sentido del humor.

 
Intro
Healing
Union
The Fall
Lie To Me
Legend
The Scars That You Can’t See
Lady Of Silence

 

Y la noche finalizó con su vertiente más técnica de la mano de DGM. El orden de las bandas no es definitivo en esta gira, se alterna en cada fecha. Esa circunstancia les perjudicó entonces, porque el reloj avanzaba inexorable y parte del público marchó para asegurarse de coger el último metro. Si bien es la banda que más deslumbró con  su virtuosismo, menos conexión me transmitió, sin contar el asombro por la técnica de la parte instrumental del show. Tal vez fue el cambio de una dinámica más fluida y potente, el caso es que se notó el salto.

Foto: Quim Brugada

Por una parte, admiré sus canciones, llenas de cambios y con los solos interminables y complejos que tanto me gustan, el dominio de los instrumentos de Emanuele Casali , Andrea Arcangeli, Simone Mularoni  y el sustituto de Fabio Costantino a la batería fue impecable, y también la parte más conmovedora del show. La voz de Mark Basile era una buena mezcla de formación y técnica,  pero no me acababa de encajar, me llamó más la atención el trabajo de sus compañeros. Seguían igual de implicados con los asistentes que los grupos anteriores y haciendo disfrutar a sus compañeros de gira.

Su actuación dio comienzo con “Secret”, cuyas dos partes sumaban quince minutos donde movimientos  electrizantes y pasajes más melancólicos se entrelazaban con maestría. “Reason” fue capaz de bloquear mis pensamientos por su intensidad  trepidante y por la interpretación fuera de serie de la que fui testigo. Repay tuvo una dulce intro al teclado y fue más tranquila y reflexiva.”Fallen” evocaba desengaño y furia. “Ghost of insanity“, tema que grabaron junto a John Englund de Evergrey contagia una intranquilidad positiva, tal vez fue por eso que Andrea Buratto abordó el escenario como espontáneo.

En resumen, Secret Sphere tienen una instrumentación acojonante, apta para los más exigentes.

Secret pt. 1
Secret pt. 2
Animal
Reason
Repay
Fallen
Ghost of Insanity
Hereafter

Como conclusión puedo decir que pude asistir al show de cinco bandas que no olvidaron en ningún momento que estaban en un escenario y mostraron una gran entrega y mucha simpatía cuando se encontraban en la pista. El sonido fue bastante limpio, sin grandes fallos que remarcar. Todas dejaron una impresión positiva.

Ahora bien, debo remarcar que, pese a haberse remontado la asistencia con las ventas en taquilla, cuando conocí este evento, me esperaba una mayor asistencia, ya que albergó bandas conocidas internacionalmente con buena calidad musical y un desempeño notable en directo. Además, el público no les correspondía el talento y la entrega incondicional que demostraron en todo momento. En ocasiones me giraba para comprobar, decepcionada, como la mayoría les miraba quietos. No sé qué hace falta para que la sangre circule por las venas del respetable Barcelonés, pues más no pudo hacer el quinteto de bandas que contemplamos.

Agradezco a Chroma Nation la acreditación y la amabilidad con la que me suelen tratar y a los músicos las bromas y la cercanía con la que me trataron, ese tipo de actitud resulta agradable y dota al trabajo de una dimensión más humana.

Nos vemos en la próxima

 

Noelia Montalbán
noe@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin