Into the Forest Tour – 09/04/2017 (Sala Salamandra 2)

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Domingo nueve de abril, la temperatura ya es más suave y los días más largos y acogedores desde la reciente celebración de Ostara. Ese día nos desplazamos a Hospitalet, en concreto a la sala Salamandra dos, que se encuentra en la cuenta atrás de su existencia. En ellas, nos esperaba adentrarnos en un viaje por las raíces culturales de Europa y Asia “The Moon and the Nightspirit” y nuestros archiconocidos “Trobar de Morte” como principales anfitriones de la velada.

 

 

 

Comenzaron con un leve retraso de unos quince minutos. A esas alturas, la pista estaba llena a la mitad aproximadamente. Desde el escenario, los húngaros “ The Moon and the Nightspirit” abrieron la noche con el primer tema de su nuevo trabajo “Metanoia”, que ya conocía en profundidad por haberle hecho la crítica. Como era de esperar, la mayoría de instrumentos tradicionales venían pregrabados, pues su número y variedad lo hace

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

indispensable en éste caso. En escena, se mostraron tímidos y distantes, aunque Mihaly nos presentó alguno de los temas. Durante las canciones se mecían suavemente al son de los compases.

Ágnes Tóth tocaba el violín en un ángulo bastante vertical. Toda ella era menuda y frágil, incluyendo las manos y los dedos con los que pulsaba las notas de su instrumento. Era como una criatura feérica de la Europa más sombría con una voz delicada e hipnótica que contrastaba con los tonos más profundos de Mihaly Szabo, quien tocaba la guitarra. La formación se completaba con Gergely Cseh y Gábor Végh, dos músicos que, si bien no toman parte en la composición y la grabación, les apoyan en los directos. El sonido fue claro y limpio, y la iluminación tenue acompañaba el misticismo que reflejan en sus álbumes, a juzgar por la descripción que acompaña a su lanzamiento más reciente.

Sus setenta minutos en escena estuvieron, en bastante medida, marcados por su nuevo álbum aunque pudimos disfrutar de canciones de sus trabajos anteriores. Puedo destacar “ Az Első Tündér Megidézése “, que resulta igual de cautivadora e intensa que en el CD.  Nos sumergimos en las incógnitas de “Mysterion Mega”, el tema preferido de Mihaly Szabo. “Tűzben Születő “, mucho más rápido y propio del folklore de su tierra logró activarnos con su fuerza y su arraigo. Y “Tavashozó” resultó feérica y envolvente. “Regő Rejtem” tenía matices más europeos y fue la preferida de los asistentes.

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Para resumir, fue una actuación tranquila e introspectiva, marcada por una oscuridad dulce y acogedora. Con una ejecución muy decente en la que hubo un leve muro de cristal entre el escenario y la pista que dividía un público satisfecho y unos músicos cómodos pero retraídos.
A Hajnal Köszöntése
 Az Első Tündér Megidézése
Alkonyvarázs
Mysterion Mega
Éjköszöntő
Kilenc Híd
A Fény Diadala
Tűzben Születő
Kristálymezők
Tavaszhozó
Metanoia
Regő Rejtem
Holdtánc

 

 

 

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Tras un cambio de equipo muy breve, llegó el turno de Trobar de Morte y de una de las puestas en escena más visuales y teatrales que he podido contemplar. Entre multitud de hiedras y flores salieron dos bailarinas encapuchadas a las que no se veía el rostro portaban cuencos de incienso, como si fueran dos sacerdotisas depositando una ofrenda, mientras la banda entraba y todos ellos ocupaban sus posiciones. El sonido seguía siendo impecable y se notaba la comodidad y el disfrute de cada uno de ellos. Hablaron de cansancio, pues era el final de su la gira europea, pero éste no se hizo presente durante la hora y cuarto en la que nos acompañaron.

Ya son muchos años los que llevo viviendo los cambios de la banda, su evolución y su profesionalización. Hace tiempo la variedad instrumental era menor y la música tenía un arraigo bastante importante en el medievo europeo y en el mundo celta. Dos de los componentes que enriquecieron mucho la formación fueron el gaitero y flautista Üri Bokskog y el tremendo percusionista Sined Zulim, que forma parte del sonido más oriental y arábigo que han adquirido más recientemente. También han incluido la mitología nórdica en sus letras, ausente en sus primeros cds.

Lady Morte, ha tenido una verdadera transformación. Hace tiempo la veíamos contonearse bajo pesados vestidos de terciopelo y satén. Sin embargo, ahora luce trajes más ligeros y reveladores que le permiten más comodidad en el escenario a la hora de ejecutar las danzas tribales que ha aprendido en el transcurso de su proyecto. Éstas incluyen alas de Isis negras y un sable. También incorporó la zanfona, un instrumento europeo del siglo XII. Y no sólo eso, en este concierto ha conseguido por fin vencer su timidez y hablar más con nosotros. Se nota que esta última gira europea le ha ido muy bien.

Y, dejando atrás la nostalgia, vuelvo al nueve de abril. Durante el transcurso de su actuación, aprovecharon el espacio en el escenario para bailar, interactuar entre ellos y pasarlo muy bien. Se notaba muy buen ambiente, ellos derrochaban energía y entrega y el público les correspondió. Fue, en todo momento, un espectáculo muy estético gracias a la escenografía, la claridad del sonido, la iluminación, la calidad de la interpretación de todos sus componentes, la simetría de las danzas con las que las bailarinas y Lady Morte adornaban algunos de los temas.

Foto: Alfredo Rodríguez Espada

Comenzaron con la meditativa y ritual “Summoning the Gods”, el single de “Ouroboros”. Hubo un momento más devocional con el emotivo tema dedicado a la diosa “Idunn”, la siempre joven, el cual contiene una esperanza atávica y salvaje. Y me pregunté si, siguiendo esa línea, algún día sonaría el tema con el que reverencian a Morrigan, la del negro manto. La instrumental “Samhain” trajo el bosque, a sus animales y la sensación de renacimiento que acompaña a esa festividad. Sonaron clásicos que me hicieron olvidar el trabajo, bailé y coreé como la marcial y conmovedora “Ordo Militum Christi”, de su primer E.P. También, otro más reciente “The song of the stones”, colorido y electrizante. Y la sala se llenó de movimiento con “Cuncti simus concanentes” y “Bear’s dance”.

En conclusión, es emocionante verlos crecer en cada concierto.
Summoning the Gods.
While the field is green.
Idunn.
The Wolf.
Riding the wheel.
Yggdrasil
The song of the stones.
 Morgana.
Samhain.
The Mystic path.
 Sorceress.
In laudem Bacchi.
Cuncti simus concanentes.
 Ordo militum christi.
Bear’s dance

 
Y con esto acaba mi resumen de tan mágica velada donde se conjugaron tradición y arte. Agradezco a Rising Moon Prod la acreditación y la posibilidad de entrevistar a The Moon and the Nightspirit y la amabilidad a las bandas.
Nos vemos en la próxima

 

 

Noelia Montalbán
Noe@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin