Ragnard Winter Night – 05/02/2017 (Sala Upload)

ragnard-music-nightsSábado 5 de febrero. Cerca del ecuador de un invierno muy amable ascendimos la ladera de la mística montaña de Montjuic para ver a dos bandas que querían hacernos partícipes de su misterio. La entrada principal del pueblo español estaba dedicada a un evento más mundano así que seguimos adentrándonos en un camino que bordeaba el bosque para acceder a Upload por una pequeña entrada mucho más clandestina donde líder de “Trobar de Morte” recibía a los asistentes con su habitual sonrisa.

 

En este evento abundaron las sorpresas. La primera fue la caída de cartel de Immorgon por indisposición de uno de sus miembros. Ante ese imprevisto, Avenc ocupó su lugar en el cartel. Más tarde, y ya en la sala, hubo más acontecimientos que no esperábamos. El primero fue el retraso de las actuaciones, las cuales comenzaron a las 20:35. El segundo, el orden de las bandas, pues Selvans serían los encargados de abrir la velada. Se hizo de esta manera para que las dos bandas extranjeras no se viesen perjudicadas por el retraso.

 

 

 

Foto: Noelia Montalbán

Foto: Noelia Montalbán

 

 

Según la información que he podido recabar, parte del retraso se debió a complicaciones de las pruebas de sonido, las cuales finalizaron a las 20:00. Después de la primera incidencia, la organización retrasó media hora la salida a escena de la primera banda. La consecuencia de todos estos inconvenientes hizo que, dado que el evento debía finalizar como máximo a las 23:00, los chicos de Avenc se quedaran sin tocar. Circunstancia extraña a la par que decepcionante.

 

Y ahora vayamos a las actuaciones.

 

Como he indicado antes, los italianos Selvans, fueron los primeros en pisar el escenario. Tuvieron una entrada impactante con Selvans Haruspex ataviado con una máscara de lobo. Aunque poco después se la quitó, pareció que estuvo imbuído con el espíritu del animal durante toda su actuación. Fue impresionante ver como llenaba el escenario. Sus movimientos eran elásticos y salvajes y, además de cantar, no dejaba de interpretar como un digno sacerdote de Luperca en un ritual oficiado en la gruta junto a Ruminalis con sus compañeros de formación como acólitos. Los rostros de todos ellos estaban maquillados en blanco, negro y rojo para resaltar su fiereza. Un apunte curioso es que el vocalista vació una botella de vino tinto durante el show.

 

En cuanto a sonido podía escucharse todo. Aún así la batería estaba demasiado alto y ahogaba en ocasiones a las guitarras. A pesar de ello pudimos disfrutar de la experiencia envolvente de su atmospheric black metal. En la sala había unas cincuenta personas que, pese a la notable puesta en escena, se mantenían quietas y distantes. Respondían cuando Haruspex les llamaba la atención y poco más, se les veía atentos pero tímidos. A penas se atrevían a acercarse a tomar unas cuantas cosas para después regresar a su sitio.

 

Su setlist era variado y original y sus temas, compuestos de manera muy cuidadosa, estaban llenos de giros y sorpresas. Eran largos, pues su directo duró sesenta minutos y sonaron a penas cinco de ellos. Empezaron con “Lupercale”, cuyas sonoridades envolventes y misteriosas transmitían fuerza y furia animal. “Hirpi Soriani” estuvo precedida de una pequeña intro pregrabada con órganos que sonaba bastante épica e inundó la sala de un misticismo solemne. Las distorsiones de la guitarra semejaban aullidos en medio del bosque. He de decir que el trabajo de Sethlans Fulguriator y Stolas a las cuerdas fue notable.

 

Foto: Abel Valdevira www.laestadea.com

Foto: Abel Valdevira
www.laestadea.com

“O Clitumne!” añadía teclados e instrumentos de viento que, si bien le daban mayor profundidad y colorido, estaban  sampleados. Fue una veneración apasionada al dios fluvial “Clitumne”, de la región de la Umbría. “Clangores Plenilunio” fue un tema marcial que evocaba una marcha de soldados en el que destaca la expresividad de las guitarras. Cerraron la actuación con “Pater Surgens”, un tema del álbum colaborativo que hicieron con “Downfall of Nur” y, en mi opinión, el mejor de su repertorio.  Era tribal y atávico e hizo rugir a los asistentes con sus percusiones semejantes a los latidos humanos. La actuación tuvo un final impresionante con Haruspex tocando el tambor con dos fémures bajo una gélida luz azul mientras los demás permanecían en silencio.

 

En definitiva, Selvans es una propuesta técnica y emocionante a la vez, con una potencia más misteriosa que brutal. Echamos a faltar que el líder de la formación nos hablara un poco más y más implicación de un público que se mantuvo alejado del escenario, correspondiendo de forma moderada al espectáculo. Se trata de una banda muy recomendable que conquista en pista y en directo.

 

Setlist de Selvans

Lupercale
Hirpi Sorani
O Clitumne!
Clangores Plenilunio
Pater Surgens

 

Khors

 

Foto de: Abel Valdevira www.laestadea.com

Foto de: Abel Valdevira
www.laestadea.com

Desde Ucrania vino un grupo más oscuro y tenebroso a pesar de que llevan el nombre de una deidad solar. Estoy hablando de Khors, los encargados de cerrar la noche. Se presentaron con vestiduras y abrigos tachonados de metal y con escamas en los hombros que parecían partes de armadura. Su procedencia o su menor experiencia en las tablas hacía que resultaran fríos y distantes. Salieron con la cara lavada, sin necesidad de ocultar sus rasgos eslavos.

 

El público no aumentó ni se mostró mucho más animado en la recta final de la noche. La batería seguía estando alta y, en ocasiones, no se escuchaban las guitarras, lo que le quitaba complejidad a un estilo bastante lineal. En las ocasiones en las que se podía distinguir, disfrutamos de la ejecución de Helg y Jurgis. La habilidad de Kaoth a la batería era bastante remarcable y junto a Khorus ofrecían un buen sustento a las voces y demás cuerdas.

 

La temática de esta banda también es pagana. El ucraniano en el que Helg canta le da un carácter más nativo y arraigado pero también hace que no llegue a poder apreciar el significado y las referencias que ocultan sus letras. También se trata de una banda de temas largos, cuyo setlist que duraba cerca de una hora estaba compuesto por siete canciones, una de ellas instrumental y de menor duración.

 

La propuesta que presentaron era más repetitivo y plano a nivel de composición. “Black Forest’s Flaming Eyes” fue un tema correcto pero redundante, un poco flojo para comenzar una actuación. “Dead Birds Valley” resultó oscuro y misterioso, a la par que simple y directo. No lo pude disfrutar completamente debido a que las guitarras fueron inexistentes en toda su duración. Con “Mysticism”  todo empezó a mejorar. Sus percusiones pesadas, sus guturales profundos y la sensualidad de la guitarra de Helg despertaron un poco a los asistentes.

 

Foto de: Abel Valdevira www.laestadea.com

Foto de: Abel Valdevira
www.laestadea.com

“My Cossack Way” sonó más animada y ágil, fue su tema más guerrero. “Following the Ways of Blood” era contundente pero tenía más matices que sus predecesoras. Seguía resultando algo simple pero tenía gancho. “Through the Rays of Fading Moon” sirvió como interludio instrumental, en mi opinión fue la pieza más elaborada y colorida de todo el show . La misteriosa seducción de sus melodías la hizo sobresalir entre las demás. Finalizaron “Raven’s Dance”, un tema emocio cuyas progresiones provocaban y mantenían la atención. Después se marcharon tras una despedida breve y silenciosa en la que Jurgis le dio un buen trago a la botella mientras hacía el típico gesto cornudo de “maledetto” tan popular entre el público metalero.

 

En resumen, Khors es una banda que convence pero que necesita mejorar en el directo. Su composición es directa y simple, pero sin ser monótona y aburrida. El público estaba un poco más despierto durante su show, pero igual de distante. Un par de detalles de su performance fueron que iniciaban algunos temas con Helg de espaldas y en silencio para añadir teatralidad, y que Jurgis tenía una guitarra con una forma muy poco habitual que podía tocar en vertical.

 

Setlist de Khors

Intro + Black Forest’s Flaming Eyes
Dead Birds Valley
Mysticism
My Cossack Way
Following the Ways of Blood
Through the Rays of Fading Moon Raven’s Dance

 

Y aquí acaba el resumen de lo acontecido en el Ragnard Winter Night. Los problemas organizativos ensombrecieron un poco la velada pero las bandas supieron hacer resurgir el entusiasmo con sus actuaciones. Espero poder tener la oportunidad de disfrutar de Avenc en alguna fecha futura para poder hablaros de ellos. Agradezco a Rising Moon Prod la acreditación y a Chroma Nation la ayuda que me dispensaron para obtenerla.

 

Nos vemos en la próxima

 

 

 

Noelia Montalbán
Noe@queensofsteel.com

Please follow and like us:

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin