LITA FORD – Living Like a Runaway

Exceptuando un par de hits, nunca he sido una gran admiradora de la música de LITA FORD, y mucho de menos en su carrera. Ello no quiere decir que sienta admiración y respeto por ella a partes iguales, no tan solo por ser una gran guitarrista, sino por haber triunfado durante más de dos décadas en un mundo de hombres, porque la dificultad de conseguirlo no fue ningún impedimento para ella durante sus principios, con THE RUNAWAYS. Y porque, mucho tiempo después, sigue haciendo lo que quiere y cómo quiere, sin importar lo que la gente espere de ella. Moviéndose por su instinto y su pasión, haciéndose notar por su honestidad y dotes musicales.

Con el regreso que dejó patente con su anterior «Wicked Wonderland» y con su cambió de look nos sorprendió (para bien y para mal, es lo que tienen este tipo de cambios) a todos, y ahora vuelve a hacerlo colgándose su inseparable guitarra del hombro y embutiéndose en vaqueros rotos (además con una portada mucho más simple, honesta y rockera) para dejarnos otra obra que dará que hablar, «Living like a Runaway». No os engañéis, a pesar del engañoso título Lita no ha vuelto a sus raíces, sino que sigue por el camino que dejó marcado en su anterior obra. Sigue ese camino contemporáneo pero con un sonido menos «experimental», asonante y en ocasiones caótico. En su nueva obra ha optado por un sonido igual de moderno y denso, pero mucho más rockero y melodioso, con ritmos pegadizos e interesantísimas armonías de guitarra entre Lita y Gary Hoey que hacen recordar a su época dorada (el mejor ejemplo de ello es el medio tiempo homónimo, «Living Like a Runaway»). Lo cierto es que su sonido en algunos momentos (especialmente en el primer tema, «Branded») podría recordarnos al trabajo de BRIDES OF DESTRUCTION con Nikki Sixx. De hecho el afamado bajista ha escrito un corte para este compacto, «A Song to Slit your Wrists by», el cual Lita ha convertido en un desenfadado, directo y descarado tema con tintes industriales. Llegados a este punto, no cabe duda que Lita no se cierra fronteras ni se encierra en el pasado, aunque en este lanzamiento también podemos notar influencias de bandas como HOLE (incluso en el aspecto vocal).

Por otra parte, las letras de este plástico son verdaderamente profundas e interesantes, posiblemente las mejores que nos ha ofrecido la guitarrista/vocalista en bastante tiempo.

Este disco se lanzará tres formatos distintos, y los que tengáis la suerte de haceros con la versión limitada en digipack disfrutaréis de dos interesantes pistas como son «Bad Neighborhood», con el guitarrista de WHITESNAKE Doug Aldrich como invitado, y también una versión de «The Bitch is Back», de Elton John.

 

Con su nuevo «Living Like a Runaway» Lita nos vuelve a mostrar su lado más moderno y crudo, pesado y oscuro, sin llegar al punto experimental de su anterior plástico y sin utilizar aquella ingesta cantidad de efectos. Sin duda, algo que no gustará a gran parte de sus seguidores, posiblemente a aquellos que siempre esperan encontrarse con otro «Out for Blood». Se espere lo que se espere de ella, es admirable ver cómo actualiza, refresca y moderniza constantemente su sonido, arriesgándose y sin caer en el fácil engaño de repetir una vez tras otra lo que ya hizo durante los 80. Además, ha sabido cómo mejorar los errores que cometió en «Wicked Wonderland». A pesar de las críticas esperamos que el regreso que protagonizó con su anterior disco sea estable y nos ofrezca discos tan interesantes y versátiles como este «Living Like a Runaway» porque, a pesar de los cambios, no ha perdido un ápice de su potencial, y sería de estúpidos negarlo.  Simplemente es un álbum puramente LITA FORD en 2012, y no una colaboración con su ya ex-marido Jim Gillette.

 

SPV/Steamhammer (2012)

Puntuación: 7,5/10

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

 

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin