MESHUGGAH – Koloss

Tras más de dos décadas de trayectoria musical parece que, hoy en día, la mayor parte de bandas, sin importar su estilo, han sido influenciadas por MESHUGGAH, de hecho muchos grupos, algunos recientes y otros no tanto, han intentado imitar su música pero ninguno ha logrado conseguir ni su sonido ni, sobretodo, su impacto en la escena musical contemporánea. Tal es así que cualquier compacto que lancen los suecos será siempre uno de los más esperados, y ese es también el caso de este nuevo “Koloss”, que sale a la venta el próximo 23 de marzo, 4 años después de sacar a la calle su anterior “ObZen”.

Un trabajo esperado, y no sin motivo, ¿o a caso alguna vez estos chicos han decepcionado a alguien? Y tampoco se da el caso con esta nueva obra que, sin ninguna duda, es un redondo lleno de ira, incluso me atrevería a decir que se trata de su lanzamiento más violento hasta la fecha, y el primer tema, “I am Colossus”, lo demuestra a la perfección. Lo demuestra sin titubeos con una furiosa descarga de guitarra y batería, con un golpeo de bajo agradablemente audible. Como siempre, los cambios de ritmo no faltan, aunque temas como “The Demon’s Name is Serveillance” es un tema más rápido, acompasado y acompañado por unos feroces y veloces riffs guitarreros. Títulos como estos, por otro lado, también dejan patente que MESHUGGAH continúan por su línea habitual. “Do not Look Down” es un corte muy denso, con u ritmo muy marcado por la batería, que en esta obra suena inhumana. “Behind the Sun” es una pista más melódico, e incluso rozando lo experimental en ocasiones. Por otro lado, canciones como “The Last Vigil” (la que cierra el plástico), es también especialmente melódica y apacible, con un sonido bello. Sin duda, una de las más originales para MESHUGGAH. Con ella, tras 10 temas llenos de ira, nos dan un respiro y nos dejan con un buen sabor de boca hasta la próxima escucha. Crea un gran contraste y sensación en el oyente.

En toda la obra la variedad de las guitarras es excelente, pasando de riffs limpios a sonidos con una afinación muy baja, aunque la variedad siempre ha sido sello de la casa en el caso de MESHUGGAH. En todos los aspectos. Por otra parte, la batería es una brutal y auténtica apisonadora sin piedad que no podría estar en mejor comunión con el bajo, de hecho las 4 cuerdas destacan en “Koloss” más que nunca. No es de los mejores pero, como no podría ser de otra forma, se trata de un largo verdaderamente bueno y con personalidad.

 

“Koloss” es un disco que suena seguro, muy compacto y, cómo no, es otro placer para los seguidores del Metal técnico. Estos chicos, en su línea: encantarán a sus fans, más nuevos o más viejos, conseguirán nuevos seguidores y continuarán influenciado a generaciones venideras. Como siempre han hecho.

Nuclear Blast (2012)

Puntuación: 8,5/10

Tania Giménez

tania@queensofsteel.com

Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin