Dead Tyrants Tour – Sala Razzmatazz 25/11/2011

Sin duda, TÝR no es una banda que se deje ver a menudo por tierras españolas, y exactamente lo mismo ocurre con los fineses MOONSORROW. Dos formaciones con grandes trayectorias pero que, a excepción de en algún que otro festival, en contadas ocasiones podremos verlos por nuestro país. Por ello, si juntamos a dos reconocidas bandas del Viking Metal en una misma gira, cualquier concierto que forme parte de ella se convierte en una cita imprescindible para los amantes del género, pero si además sumamos al cartel a CRIMFALL, con un elemento bastante original dentro del estilo como es tener también una voz femenina y a HAMFERD, el único grupo que rompe con la tónica y sonido habitual de la gira, obtenemos un cóctel imposible de perder… Y el nombre de ese cóctel era “Dead Tyrants”.

Sin lugar a dudas expectativas eran altas, muy altas.

HAMFERD, compatriotas de los cabezas de cartel, TÝR, fueron los encargados de abrir la velada en Barcelona con su Doom Metal, para contrastar en una noche llena de Viking. Desafortunadamente, por motivos ajenos a nuestra voluntad, no pudimos disfrutar del concierto de esta banda el cual, por cierto, prometía mucho. Quizás algo qué ver tuviera el hecho de que su debut lanzado el año pasado, “Vilst er Sista Fer”, es sencillamente, una obra exquisita dentro del género, de hecho incluso han llegado a ser considerados por la prensa los nuevos SKEPTICISM, y muy pocas bandas contemporáneas pueden alardear de ello, o incluso alardear de poder compararse con la legendaria y pionera banda. No obstante, esperamos poder presenciar a HAMFERD en directo en otra ocasión y, si este combo recibe la atención que merecen, estoy seguro de que esa ocasión no tardará en llegar.

 

A la banda que sí pudimos ver sobre las tablas fue CRIMFALL, los fineses que en este 2011 han lanzado, a través de Spinefarm, su segundo “The Writ of Sword”.

Estos jóvenes, que se caracterizan especialmente por contar con una vocalista femenina y un vocalista masculino, empezaron fuertes con “The Crown of Treason”, tema que formaba parte de su álbum debut, “As the Path Unfolds…”. Siguieron descargando su Viking Metal sin demasiada originalidad con títulos como “Ascension Pyre”, “Son of North” o “Wildfire Season”, mezclando
pistas de sus dos trabajos editados hasta la fecha. Los chicos de CRIMFALL intentaron animar al público que poblaba la sala Razzmataz 2 y, ciertamente, lo lograron. Lo lograron con una correcta puesta en escena e interacción y el dinamismo suficiente, además de con un estilo y actitud sin demasiada originalidad (y una actuación, en general, simplemente correcta) pero que, por otra parte, era lo que buscaba la mayor parte del público (por lo general, bastante joven) barcelonés: Viking/Folk Metal sin experimentos ni aditivos, solo buenas melodías, guitarras sin pausa en mano, mucho cuero y pinturas de guerra… aunque, eso sí, también cierta dosis de sinfonía.

Los chicos de CRIMFALL calentaron los motores de la audiencia, que ansiaba más del estilo.

 

Y ese “más” lo dieron, sin duda, los chicos de MOONSORROW.

Los finlandeses empezaron su concierto con “Tähdetön”, corte que abre su más reciente obra. Con ella ya dieron una clase magistral de cómo interpretar auténtico Viking Metal sin tonterías. Es increíble la forma en la que estos tipos transportan al directo sus enormes atmósferas y te adentran por completo en sus ambientes, eso sin dejar de lado su gran técnica y sus elaboradas composiciones. Eso fue algo que volvieron a dejar patente con “Kylän Päässä”, de la cual extrajeron toda su frialdad para plantárnosla en la cara sobre las tablas. Siguieron con “Raunioilla”, ese corte de pura épica de más de 13 minutos que, gracias a una ejecución magistral, se pasó en segundos. Mientras iban sonando pistas como “Köyliönjärven Jäällä (Pakanavedet II)”, ningún componente de la banda dejó de cumplir con creces su labor, con un Ville Sorvali especialmente brillante a las voces. Una lástima que Henri no acompañe en directo a ninguna de sus bandas, especialmente a MOONSORROW ya que, aunque el trabajo de Janne Perttilä (su sustituto en directo, también componente de formaciones como BARREN EARTH RYTMIHÄIRIÖ entre otras) fuera bueno, sobretodo a las 6 cuerdas, en numerosas ocasiones no llegaba a algunas de las notas vocales de Henri. A pesar de ello, realmente no podemos encontrarle “peros” a su actuación.

No pudieron faltar canciones como la magistral “Jotunheim” o “Sankaritarina”, con las cuales tampoco bajaron su listón, de hecho mantuvieron el nivel igual de alto de la primera a la última canción de su concierto, y viendo su maestría no podamos decir que sea algo especialmente fácil de conseguir en directo y con unas pistas, por lo general, tan largas como las suyas, con unas composiciones y estructuras tan intrínsecas que nos encandilaron a todos. Los detalles y lo cuidado de sus canciones tampoco supuso inconveniente alguno para que la banda, además de cumplir en sus puestos, dejaran de moverse por todo el escenario.

Dejaron para el final una gran “Kuolleiden Maa”, un final épico para una actuación apoteósica, dejando también claro que en su repertorio no se olvidaron de ninguno de sus cortes imprescindibles y dieron un buen, pero breve, repaso a su discografía, no tan solo centrándose en su último disco. Afortunadamente, la respuesta del público estuvo a la altura del gran show que habían dado los fineses aquella noche.

Sin duda, todos aquellos que fueron buscando ritmos alegres y melodías fáciles posiblemente no lo encontraran en MOONSORROW, pero todos aquellos que esperaban auténtica calidad y atmósferas elaboradas, los fineses les cautivaron con su más de una hora de exquisita actuación.

 

Una actuación así era algo duro de superar, lo cierto es que se lo pusieron muy difícil a los de las Islas Feroe. Aún así, son dos formas de entender e interpretar el mismo estilo musical, y TÝR defendieron su forma de ver el Viking Metal.

Dieron el pistoletazo de salida a su actuación con el tema que da nombre a su último disco, “The Lay of Thrym”, el cual fue sucedido por el gran “Shadow of the Swastica”, una de las pistas más potentes (aunque también más polémicas) de su último compacto. Desde el primer momento la banda se mostró receptiva a su público, especialmente Gunnar, al que no se le borraba una enorme sonrisa del rostro e intentaba animar a la audiencia en todo momento, y lo consiguió con toda facilidad, además el buen rollo entre los componentes del grupo pareció también contagiar a los seguidores que coreaban todas sus canciones. Canciones tan bien recibidas como “Hail to the Hammer”, con la cual la gente se dejó la garganta y los pulmones cantando el eficaz estribillo, o “Evening Star”. Entre canción y canción Heri no pudo dejar de dar las gracias a su público español, y ellos seguían respondiendo con máximo entusiasmo a una banda que estaba regalando una actuación de notable y que no se estaba olvidando de ningún clásico a la vez que presentaba su disco más reciente.

Siguieron cayendo, uno detrás del otro, temas como “Take your Tyrant (otro extraído de su reciente “The Lay of Thrym” y que promete convertirse en un hit) o los ya clásicos “The Rage of Skullgaffer” y “The Hunt” (ambos de su aclamado “Ragnarok”). Cómo no, no pudieron pasar por alto ese aclamado álbum, pero tampoco podían dejar de lado otro de los pilares dentro de su carrera, “By the Light of the Northern Star”, del cual nos obsequiaron “Northern Gate”, y la gente volvió a volverse loca. Finalmente echaron el
candado a su actuación con “Hall of Freedom”, pocas formas imagino que haya para TÝR de cerrar una actuación. Y más una actuación como la de aquella noche, que calmó las ansias de muchos, también de aquellos que habían recorrido cientos de kilómetros para disfrutar en directo de estos feroeses que venían presentando su último “The Lay of Thrym”.

 

Por suerte la buena acústica que caracteriza a Razzmatazz estuvo aquella noche de parte de todas las bandas. Supongo que de parte de una a la que le augura un prometedor futuro dentro de la escena Doom, así que esperamos verlos dentro de poco en una gira más acorde con su estilo y, por lo tanto, en la que puedan ser mejor recibidos. De parte también de una con pocas ideas innovadoras pero que sirvió para caldear el ambiente y de parte de dos entre las que es difícil saber quién debía ser realmente cabeza de cartel, pero sí estamos seguros de que, tanto por su calidad como por su creciente fama y numero de seguidores, deberían dejarse caer más por la península, especialmente tras ver el éxito de esta gira española.

Sergio Fernández

Tania Giménez


Comparte este artículo




You can Enviar un comentario, or trackback from your own site.

Envía un comentario

Highslide for Wordpress Plugin